Dietas & Nutrición > Dietas

8 alimentos que nos generan más hambre

8 alimentos que nos generan más hambre
Algunos ingredientes y comidas nos dan más deseos de seguir comiendo que otros, como por ejemplo en el caso de los carbohidratos y las grasas. Aquí enumeramos ocho alimentos que siempre te dejan con ganas de más.

El hambre es la sensación de necesitar ingerir algún alimento.

Los alimentos son combustible, pero no todo lo que comemos tiene el mismo efecto en nuestro cuerpo. El efecto saciante de un alimento es una compleja interacción de factores mecánicos y hormonales.

Conocer cómo se comunica el intestino para alertar a su cerebro que usted tiene hambre de nuevo en respuesta a su última comida sigue siendo relativamente un nuevo en las investigaciones médicas.

1- Pan blanco

La harina de trigo refinada no dispone de fibra, que permite un efecto saciante y dispara los niveles de insulina.

Los carbohidratos refinados pueden desencadenar antojos, no muy diferentes a los que experimenta un adicto con las drogas, según informo un estudio del 2013 en el American Journal of Clinical Nutrition. Mucho de esto se debe al jarabe de maíz de alta fructosa (otro de los ingredientes que dan hambre) que los compone.

Los investigadores especulan que esto no sólo puede activar el hambre, sino también los centros de recompensa y adicción en el cerebro, provocando que queramos más y más alimentos procesados.

2- Comida rápida

El azúcar, las grasas saturadas o trans y la sal son los tres ingredientes base de cualquier comida rápida. Este resulta una combinación que provoca deshidratación y subidas de insulina que te generan ganas de comer nuevamente, aún después de haber terminado ya tu hamburguesa.

3- Comida china

El glucamato monosódico o E-621 (MSG) es una sustancia química añadida a la comida china para mejorar su sabor, pero puede causar un efecto yoyo en tus niveles de hambre. Según los investigadores de la Universidad de Sussex, Reino Unido, encontraron que las personas que comieron alimentos con este saborizante químico tenían un incremento importante de apetito una hora más tarde de haber comido.

Según otro estudio español, realizado por Jesús Fernández-Tresguerres, director del departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense en Madrid, indica que aumenta la voracidad en un 40%.

4- Chicles

Mascar chicle tiene un efecto que los científicos han descrito como "un engaño al estómago". Al masticarlo, generamos saliva que termina en nuestro estómago, el cual reacciona pensando que hay comida para digerir y, por tanto, activando la sensación de apetito.

5- Edulcorantes artificiales

Los endulzantes artificiales pueden engañar nuestro cerebro que codifica que estamos consumiendo azúcar cuando, en realidad, no es así. Esto provoca que un desajuste neuronal que podría estar relacionado con la sensación de hambre.

Los alimentos light por ende pueden provocarnos hambre, según indica un estudio, los edulcorantes pueden afectar la función del páncreas, y esto llevar a un descenso de glucosa, generando la respuesta normal del cuerpo traducido en hambre. Aunque faltan más investigaciones, lo más recomendado es que controlemos el consumo de productos dietéticos con edulcorantes y usemos los productos regulares en menor cantidad.

6- Jarabe de maíz de alta fructosa

El jarabe de maíz de alta fructosa se encuentra en la mayoría de los alimentos procesados que usualmente consumimos como galletas, cereales, jugos comerciales, gaseosas, yogures enteros, comidas prehechas, snacks, mermeladas, kepchup, postres de bebe, alfajores, hamburguesas, salchichas, aguas saborizadas y muchos productos más.

Este ingrediente afecta el metabolismo y por ende afecta nuestro apetito, dando sensaciones de antojos difíciles de controlar. El jarabe de maíz de alta fructosa reduce la secreción de la hormona leptina en el organismo, encargada de activar la sensación de saciedad y avisarnos que es hora de parar de comer. Verifica en las etiquetas nutricionales de los alimentos la existencia de este ingrediente y trata de descartarlo de la dieta diaria.

7- Sal

Actualmente se discuten aún su efecto adictivo. Este condimento es el más popular a la hora de sazonar y también nos abre el apetito. Es importante usarla con moderación para evitar problemas de salud como la hipertensión y la retención de líquidos entre otros padecimientos relacionados.

8- Mostaza

Nos da un rico sabor pero también estimula la producción de saliva y ácidos gástricos lo que genera que se dispare el hambre!

Dato adicional: Los medicamentos y el hambre

Tomar medicamentos puede cambiar tu apetito.

Algunos medicamentos de uso regular afectan nuestra sensación de hambre. Este efecto secundario es raramente mencionado, cuando los médicos entregan recetas, tal vez porque no es peligroso para la vida y por lo general desaparece cuando se deja de tomar el medicamento.

Algunos ejemplos son ciertos antidepresivos (elevadores del estado de ánimo), antihistamínicos (pastillas para las alergias), diuréticos (medicamentos que hacen orinar con más frecuencia), esteroides (medicamentos que combaten la inflamación) y tranquilizantes (calmar las drogas).

También existen los reductores del apetito como algunos antibióticos, medicamentos contra el cáncer, medicamentos anticonvulsivos, medicamentos para bajar la presión arterial y bajar el colesterol.

Volver arriba Volver al Inicio