Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Colon irritable: dieta para cuidarse

Imagen digitalizada del cuerpo humano: colon y sistema digestivo
Estrés, malos hábitos, dietas poco equilibradas, son algunos de los desencadenantes del colon irritable. ¿Como combatirlo y mejorar esta dolencia?.

El síndrome de intestino irritable, colon irritable o colon espástico es una afección muy común, su origen no se ha podido determinar con exactitud y los hábitos o alimentos que lo causan cambian de una persona a otra, entre sus síntomas están: diarrea, estreñimiento, gases y dolor abdominal, algunas veces se experimentan uno o todos los síntomas a la vez.

Aumente su ingesta de fibra:
La fibra es más eficaz en personas que tienden al estreñimiento y a heces pequeñas y duras, pero también puede ayudarle si padece de diarrea.

• Aumente el consumo de alimentos ricos en fibra: pan integral, frutas con piel y verduras.
• La mejor fibra que puede agregar a su dieta es la del tipo no soluble, la que se encuentra en el salvado, granos enteros, frutas y verduras.
• Utilice suplementos de Salvado de Trigo: 4 a 8 cucharadas al día, mezclados con líquidos o alimentos.

En ocasiones su médico le puede prescribir medicamentos del tipo: Plantaben®, 1 sobre cada 8 ó 12 horas disuelto en un vaso de agua, ó Cenat®, 2 cucharaditas cada 12 horas con una vaso de agua.

Modifique sus hábitos

1. Haga una dieta "pobre en grasas" y "rica en proteínas" (carnes y pescados).

2. Coma despacio y procure masticar bien.

3. Evite comida copiosas, son preferibles comidas más frecuentes y menos abundantes.

4. Evite los alimentos que usted note que le desencadenan o empeoran sus síntomas. Los que con más frecuencia le perjudican son: especias, alcohol, tónica, sopas de sobres, cacao, derivados lácteos, quesos, yogur, bollería, pasteles, helados, mantequilla.

5. Si lo que predomina es la diarrea evite los derivados lácteos, café, té y chocolate. Puede tomar leche vegetal (de almendras).

7. Evite las bebidas con gas y los alimentos flatulentos como: col, coliflor, habas, garbanzos, lentejas, coles de Bruselas, cebollas, puerros, guisantes, frutos secos y en conserva.

8. Aumente la ingesta de agua (de 1.5 a 2 litros diarios), sobre todo si predomina el estreñimiento.

9. Procure mantener un horario fijo de comidas, e intente evacuar siempre a la misma hora y sin prisas, preferiblemente después del desayuno.

10. Realice ejercicio físico, caminar, nadar,...

11. El dolor abdominal se puede aliviar aplicando calor local suave.

12. Evite el uso de laxantes.

Estrés y colon irritable

• Tome las noticias con calma. Hay una fuerte conexión entre la tensión y un intestino irritable. Especialmente durante los ataques de dolor abdominal, es importante tomar una respiración profunda, pensar en lo que está sucediendo. Reconocer que ha sucedido antes y que pasará así que trate de estar lo más relajado que pueda.

• Vuélvase una persona más relajada. Las técnicas de relajación como meditación, autohipnosis o biorretroalimentación son beneficiosas para tratar este síndrome.

• Lleve un diario de su tensión. Las personas con intestino irritable tienen un sistema intestinal que reacciona con el exceso de alimento, la tensión y los cambios hormonales. Así que si experimenta un ataque, trate de determinar que lo originó y evite este tipo de situaciones.

• Salga a correr. El ejercicio fortalece el cuerpo, ayuda a aliviar la tensión y libera las endorfinas que le ayudan a controlar el dolor. Debido a esto el ejercicio regular calmará su intestino irritable; pero debe tener cuidado de no excederse, pues demasiado ejercicio puede producir diarrea.

Plan de Dieta

Desayuno y merienda:
• Leche de almendra, infusión de té o café.
• Azúcar.
• Pan integral.
• Margarina.
• Frutas: manzana, pera, banana o plátano,... Jugo o zumo natural de frutas.

Comidas principales:
• Caldos y sopas de vegetales o carnes, no grasos.
• Pastas, papas o patatas cocidas o al horno. Arroz.
• Carnes sin grasa (ternera, pollo, pavo, cerdo, cordero) cocidas, al horno o plancha. No fritas.
• Pescados de todos los tipos, no fritos.
• Huevos.
• Todas las verduras excepto las arriba indicadas.
• Ensalada de lechuga, escarola, tomate.
• Frutas: manzana, pera, banana o plátano, manzanas al horno, jaleas y compotas.
• Pan integral.

Complementos:
• Aceite (oliva, girasol, maíz): dos cucharadas al día.
• Bebidas: solo agua o zumos naturales de frutas.
• Puede condimentar con sal, salvo que no esté indicada por otras enfermedades (hipertensión,...)

Volver arriba Volver al Inicio