Cocina & Salud > Fitoterapia

Aceites esenciales para aromaterapia

Aceites esenciales para aromaterapia
La palabra aromaterapia significa terapia que usa aromas.

Estos aromas provienen del reino vegetal (flores, árboles, hierbas y arbustos). Se procesa la parte pertinente del ser vegetal mediante la destilación, en la cual se capta la sustancia odorífera volátil: esto es lo que se llama aceite esencial.

La aromaterapia constituye una disciplina terapéutica verdaderamente holística que ha dado muchos frutos a través de su desarrollo. Si bien milenaria, fue redescubierta en este siglo, y es en la actualidad uno de los pilares de la medicina y la cosmética no convencionales.

Los aceites esenciales son "el alma de la planta", y constituyen el medio por el cual se transmiten sus propiedades naturales; son sustancias aceitosas volátiles; son extractos vegetales altamente concentrados, que contienen hormonas, vitaminas, antibióticos y antisépticos. Constituyen la forma más concentrada de energía herbaria. Muchas plantas producen aceites esenciales, los que también son responsables de las fragancias de las mismas.

Su facilidad de absorción en la piel permite que los componentes activos penetren directamente en el organismo, equilibrando y armonizando todo el sistema, a través de los meridianos energéticos, la circulación sanguínea y linfática, las células, los tejidos, los órganos, los aparatos y los sistemas.

Ninguna reconstrucción sintética es capaz de constituir una réplica total de un producto natural, debido a ello es importantísimo emplear aceites esenciales genuinos, puros y naturales.

Orígenes de la medicina naturista



Los aceites esenciales pueden utilizarse en:

Masajes:
Diluidos en un aceite portador.

Baños de inmersión:
Se agregan 10 ó 12 gotas diluidas en una cucharada de leche en polvo, de crema de leche, de algas microestrelladas o de shampoo neutro, dentro de una bañera llena de agua y se toma el baño inmediatamente. Se logran efectos relajantes, energizantes, terapéuticos y se favorece la suavidad de la piel.

Inhalación:
Se agrega 1 gota de aceite esencial por cada 10 cm3 de agua caliente y se hace una inhalación durante 1 a 3 minutos.

Colgantes y vasijas:
La porosidad del material con que están hechas estas piezas permite que el aceite penetre, y por ello transmiten permanentemente el aroma natural. Se le agregan de 7 a 8 gotas.

Difusor de aromaterapia:
Se agrega agua al cuenco y 3 a 5 gotas de aceite esencial. El calor de la vela va vaporizando el agua con los aceites esenciales en el aire, logrando la aromatización del ambiente.

Nebulización:
Se coloca una gota de la fórmula prescripta en 10 cm de suero fisiológico.

Ingestión:
Se coloca una gota de la fórmula prescripta en una cucharadita de miel o crema de leche.

Pediluvio:
De 5 a 10 gotas de aceites esenciales, según la afección, durante 15 minutos en un recipiente con agua tibia.

Volver arriba Volver al Inicio