El zinc es esencial para múltiples funciones celulares, como la inmunidad. Muchos investigadores han usado suplementos de este micronutriente para lograr efectos sobre varias enfermedades.

Los efectos buscados fueron orientados a mejorar la inmunidad a través de la suplementación o midiendo el zinc disponible en sangre.

En una revisión publicada recientemente por la revista Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care, muestra resultados positivos de la suplementación con zinc en diversas enfermedades, tales como: diarrea de los niños, hepatitis C crónica, shigelosis, lepra, tuberculosis, neumonía aguda, resfrió, y la leishmaniasis.

Se considera que el uso de zinc es eficaz en disminuir el estrés oxidativo y la generación de citoquinas inflamatorias como el TNF-a e IL-1b en las personas de edad avanzada.

Zinc e inmunidad

Zinc afecta múltiples aspectos del sistema inmunológico:

Es esencial para el normal desarrollo y la función de mediación celular inmunidad innata,los neutrófilos, y las células asesinas naturales.

Minerales para la belleza: Zinc y Selenio



Su deficiencia afecta:

•Los macrófagos
•La fagocitosis, la muerte intracelular y la la producción y secreción de citocinas
•El crecimiento y la función de células T y B
•El zinc es necesario para la síntesis de ADN y la transcripción del ARN, la división celular y la activación de las células.
•La Apoptosis (muerte celular programada) está potenciada por la deficiencia de zinc.
•Las funciones del zinc como un antioxidante es estabilizar las membranas.
•Efectos terapéuticos de los suplementos de Zinc

Varios estudios han demostrado los beneficios de la suplementación en las personas.

A continuación se detallarán los efectos comprobados:

Infecciones virales:

•Resfrío común
•Infección HIV
•Hepatitis C
•Otras infecciones: herpes simple y rinovirus.

Infecciones bacterianas:

•Diarrea
•Shigelosis
•Lepra
•Helicobacter Pylori

Enfermedades autoinmunes:

Artritis reumatoidea

El zinc es una molécula de señalización intracelular y juega un papel importante en células inmunes y funciones el estrés oxidativo. El zinc también es un agente anti-inflamatorio.

Estas propiedades únicas de zinc pueden tener importantes beneficios terapéuticos en diversas enfermedades en los seres humanos.

En muchas enfermedades concurrentes la deficiencia de zinc puede complicar las características clínicas, inmunológicas, aumentar el estrés oxidativo y el aumento de la generación de citoquinas inflamatorias.

Se cree actualmente que el estrés oxidativo y la inflamación crónica puede jugar importante papel causal en muchas enfermedades crónicas, incluyendo la aterosclerosis, varias malignidades, neurológicos trastornos y enfermedades autoinmunes.

Por lo tanto, es importante que el estado del zinc se evalúe y corregir la deficiencia en estas enfermedades crónicas.

Una dieta pobre en zinc aumenta el riesgo de sufrir hipertensión

Fuente: Diario La Nación – Argentina

Una dieta pobre en zinc durante la niñez y la adolescencia aumenta el riesgo de sufrir hipertensión arterial en la vida adulta. Esto es lo que sugiere un estudio realizado por investigadoras de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires (UBA), cuyos resultados publicó Pediatric Research, la revista de la Sociedad Americana de Pediatría, de Estados Unidos.

"En estudios realizados con ratones mostramos que la deficiencia moderada de zinc a partir del destete y durante el crecimiento induce un aumento de la presión arterial a valores compatibles con los de la hipertensión arterial", dijo la doctora Cristina Arranz, investigadora independiente del Conicet, actualmente a cargo de la Cátedra de Fisiología de la citada facultad.

Los hallazgos del estudio adquieren relevancia a la luz de una reciente encuesta realizada por el Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (Cesni) que reveló que, en la Argentina, el 50% de los chicos menores de 3 años reciben una dieta pobre en zinc. Este micronutriente presente en grandes cantidades en la carne, es fundamental para el buen funcionamiento del sistema inmunológico y para la cicatrización de las heridas.

Alteraciones precoces

En su búsqueda de factores nutricionales capaces de inducir el desarrollo de la hipertensión arterial, la doctora Arranz -junto con sus colegas Analía Tomat, Ana Balaszczuk y María Costa- decidió estudiar los efectos del zinc, un mineral necesario para la formación de ciertas enzimas que participan en la regulación de la presión arterial. "Los experimentos los realizamos en ratones durante los 60 días posteriores al destete, ya que una vez pasados esos 60 días alcanzan la edad adulta -explicó Arranz-. La mitad fue sometida a una dieta con un moderado déficit de zinc."

Durante los 60 días que duró el estudio, la investigadores pudieron observar cómo aumentaba la presión arterial de los ratones con dietas pobres en zinc. Una vez alcanzada la edad adulta, comentó la investigadora, "el valor promedio de la presión arterial de estos ratones era compatible con la hipertensión arterial".

Además, Arranz y sus colegas pudieron observar que los ratones hipertensos presentaban alteraciones en el sistema de producción de óxido nítrico, una sustancia fundamental para la salud cardiovascular.

"Cuando falta oxido nítrico hay mayor riesgo de que ocurran procesos trombóticos que obstruyan las arterias, las paredes de los vasos sanguíneos pierden elasticidad y, además, tiende a haber mayor presión arterial", explicó Arranz.

Estudios posteriores demostraron que la alteración del óxido nítrico no es la única que padecen los ratones que crecieron con un déficit de zinc. "Al estudiar los riñones de estos ratones observamos que tenían una menor cantidad de ciertos conductos llamados glomérulos, y a menor cantidad, menor capacidad de filtrado de la sangre, lo que constituye otro factor que repercute sobre la presión arterial."

Una marca imborrable

Uno de los aspectos más inquietantes de los estudios de Arranz es que las alteraciones causadas por una dieta pobre en zinc durante el desarrollo no pudieron ser revertidas en la vida adulta. "Cuando suplementamos con zinc la dieta de los ratones adultos hipertensos, no logramos revertir el problema", comentó la investigadora.

"Creo que debemos tener una verdadera conciencia del entorno que le damos al chico para que crezca, ya que estudios como éste muestran que hay factores nutricionales que los pueden marcar para su vida adulta -concluyó Arranz-. De lo contrario, estaremos dejando marcas en los chicos que más adelante no vamos a poder solucionar."

Referencias:

- Ananda S. Prasad. Zinc: role in immunity, oxidative Estrés and chronic inflammation. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care 2009, 12:646–652 - Prasad AS. Clinical, immunological, anti-inflammatory and antioxidant roles ofzinc. Exp Gerontology 2008; 43:370–377. - Overbeck S, Rink L, Haase H. Modulating the immune response by oral zincsupplementation: a single approach for multiple diseases. Arch Immunol TherExp 2008; 56:15–30. - Bao B, Prasad AS, Beck FWJ, et al. Zinc supplementation decreases oxidative Estrés, incidence of infection, and generation of inflammatory cytokines insickle cell disease. Translational Res 2008; 152:67–80.

Volver arriba Volver al Inicio