Cocina & Salud > Salud & Alimentos

La uvaterapia

La uvaterapia
Podría pensarse que es un tratamiento psicológico para los adictos al buen beber, pero, en realidad, la vinoterapia es el último grito en materia de curas de belleza.

Además de rejuvenecer, el sopor de un gran tonel de hidromasaje con toques de vinos famosos como Chianti, Lambrusco, Cabernet o Merlot, provoca una sensación de relax incomparable.

Contiene Vitaminas que combates el Envejecimiento de la Piel

En Italia y Mendoza, el vino hace furor en tratamientos y curas de belleza. Lo incluyen en máscaras, aceites, masajes y baños con aguas termales.

Si Penélope y Cleopatra, según la leyenda, tomaban baños de leche para embellecerse y mantener la piel hidratada y sedosa, bien puede ser el turno del vino, varias de cuyas cualidades curativas para el alma y el cuerpo, a decir de los expertos, ya se conocían en la época de los romanos.

Son sabidas las recomendaciones de algunos médicos en cuanto a que un vaso de vino tinto al día ayuda al sistema cardiocirculatorio. Sin embargo, según los expertos, los granos de uva contienen además polifenoles y vitaminas que combaten el envejecimiento, y elementos hidratantes que contribuyen a que la piel se mantenga joven y elástica.

Rica en fibra

La uva, por su contenido en fibra es un laxante suave. En caso de estreñimiento, se recomienda consumir las uvas sin pelar y con pepitas, ya que es ahí donde se encuentran las sustancias que favorecen la motilidad intestinal y ayudan a regular su funcionamiento. Para quienes sufren de estómago delicado, lo más conveniente es consumir el zumo de la uva o mosto. Por la riqueza en azúcares de las uvas, las personas con diabetes y exceso de peso pueden tomarlas pero controlando la cantidad.

El contenido moderado de ácido fólico o folatos, vitamina imprescindible en los procesos de división y multiplicación celular que tienen lugar en los primeros meses de gestación, hace que el consumo de uvas resulte interesante para las mujeres embarazadas para prevenir la espina bífida, alteración en el desarrollo del sistema nervioso (tubo neural) del feto.

Debido a su particular composición, estas frutas poseen un efecto diurético beneficioso en caso de hiperuricemia o gota y litiasis renal (favorece la eliminación de ácido úrico y sus sales), hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.

El ácido oxálico que contienen las uvas negras puede formar sales con ciertos minerales como el calcio y formar oxalato cálcico, por lo que su consumo se ha de tener en cuenta si se padecen este tipo de cálculos renales, ya que se podría agravar la situación.

Los polifenoles y los taninos, sustancias abundantes en las variedades rojas pueden desencadenar migraña en personas propensas.

¿En qué Consiste y cuales son sus Propiedades?

La vinoterapia consiste en una serie de tratamientos, para los que se utilizan distintos tipos de uva, de mostos, de vinos o de aceites derivados de la uva, que tienen la virtud, entre otras, de reducir el abdomen, afirmar los glúteos, rejuvenecer los músculos y la piel y tonificar los senos.

Pero se le atribuyen también cualidades para la relajación, mediante masajes con pulpa de uva fresca y aceites esenciales, o con vinos Sauvignon o Merlot. Mientras un masaje con vino Cabernet permitiría liberar la piel de células muertas, otro a base de Lambrusco le daría vitalidad al suministrarle sustancias minerales.

Hay quien asegura que una máscara con extractos de uva u otra al aceite de semillas de uva reduce las arrugas. Mientras, otros afirman que para la circulación no hay nada mejor que un hidromasaje con extractos de uva y sales biológicas.

Los más osados, y en estos los italianos están a la vanguardia, dicen que no existe mejor cura contra el estrés que el hidromasaje con agua termal y vino tinto y los masajes con vino caliente y extractos de semillas de uva.

El Origen de La Vinoterapia y sus Aplicaciones

Aunque los inventores de los centros de vinoterapia fueron dos franceses, Mathilde Cathiard y Bertrand Thomas, que inauguraron el primer establecimiento cerca de Bordeaux, las beauty farms o "granjas de belleza" que incluyen tratamientos de vinoterapia se difundieron rápidamente en Italia.

En un país donde mujeres y hombres gastan varios miles de euros al año en productos de perfumería y en el cuidado del cuerpo, los italianos han sabido adaptar las "granjas de belleza" a los recursos locales, como las aguas termales tan difundidas en la península y los vinos más característicos, como el Lambrusco o el Sangiovese, este último componente principal del Chianti.

Así por ejemplo, en la región de Emilia Romagna (centro este del país) —tierra del vino tinto Lambrusco—, y en las termas de Salvarola se combinan las aguas termales con los masajes de uva Lambrusco apenas cultivada y se hacen aplicaciones de mosto fresco de Trebbiano.

En Toscana (centro del país), más precisamente en la zona denominada Chianti, algunos hoteles ofrecen la vinoterapia como complemento de una estadía en contacto con la naturaleza, pero esta vez usando agua gasificada mezclada con vino Sangiovese para un hidromasaje relajante.

Establecimientos que practican la vinoterapia hay para todos los gustos y en casi todas las regiones de Italia, país que por lo demás es el principal exportador de vinos del mundo y cuya producción representa el 21 por ciento de la producción mundial.

Volver arriba Volver al Inicio