Warning: embed_me.html could not be embedded. Los Transtornos Digestivos, Bombas de Tiempo Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Los Transtornos Digestivos, Bombas de Tiempo

.
1
Subtítulos
Este resultado lo arrojó un estudio local basado en el sondeo de la Organización Mundial de Gastroenterología. Las mujeres son las más afectadas. El estrés, la principal causa.

Según las estadísticas obtenidas se destacan el tránsito lento, la indigestión, la pesadez, la acidez y la hinchazó. Este tipo de inconvenientes está relacionado con la incomodidad y los conflictos personales, y atentan directamente contra la calidad de vida de los que los padecen.

"Los trastornos digestivos funcionales son alteraciones predominantemente del funcionamiento gastrointestinalque se producen en ausencia de una lesión o de daño estructural". Es decir, no existe enfermedad orgánica demostrable en ellos.
El especialista agregó que "habitualmente, la intensidad de los síntomas depende en mayor o menor medida del estrés emocional".

El método más eficaz para mejorar la salud digestiva es una dieta sana y el ejercicio físico. "Es importante promover conductas y hábitos que tiendan a mejorar el estilo de vida, tales como mantener una buena alimentación baja en grasas saturadas, pobre en hidratos de carbono y rica en fibras vegetales. También hay que asegurar un tiempo para el esparcimiento, promover la resolución de las dificultades emocionales y realizar ejercicio físico sistemático para poder manejar los trastornos digestivos".

Los lácteos con probióticos son recomendados por los gastroenterólogos en estas situaciones, ya que "tienen impacto terapéutico, particularmente en algunos trastornos funcionales y mejoran el ecosistema bacteriano y las defensas inmunológicas del intestino".
Ricardo Mastai, presidente de SAGE, aseguró que los trastornos digestivos "son condiciones prevenibles y absolutamente tratables si las personas adoptan dietas más sanas y realizan consultas con los especialistas"

La Organización Mundial de Gastroenterología indica

1) Comer con más frecuencia y menor cantidad en cada comida, sin aumentar la ingesta total de calorías.

2) Es preferible comer menor cantidad de comida cinco veces al día, que dos o tres comidas abundantes.

3) Deben incluirse fibras en la dieta y consumir cinco porciones de frutas y verduras al día, aumentando la ingesta diaria de cereales y legumbres.

4) Aumentar el consumo de pescado entre tres y cinco días por semana y reducir las comidas ricas en grasas y frituras.

5) Incorporar a la dieta alimentos lácteos con fermentos, especialmente probióticos con beneficios comprobados sobre la salud digestiva.

6) Se deben elegir carnes con menor contenido graso como pollo, pavo, conejo o cortes magros de vacuno, cerdo o cordero.

7) Beber al menos dos litros de agua diarios y bajar el consumo de bebidas con cafeína, alcohólicas o azucaradas.

8) Tomarse el tiempo necesario para comer y masticar bien los alimentos.

9) Llevar un estilo de vida saludable, incluir la ejercitación regular y no fumar.

10) Debe mantenerse un índice de masa corporal saludable, porque los obesos suelen sufrir más desórdenes digestivos.

Las molestias digestivas más comunes

Indigestión

La digestión es un proceso muy lento que se alarga cuando se ingiere demasiada comida o alimentos excesivamente ricos en grasa o fibra. Al producir más ácidos para ayudar en la digestión, el tracto intestinal se hincha. Otra forma de indigestión es la que produce hinchazón del abdomen, que se manifiesta cuando el estómago se siente demasiado lleno y que suele producir flatulencia.

Para disminuir estas molestias:

  • no abusar de carnes, fiambres y embutidos, alimentos ricos en proteínas y grasas.
  • sustituir el café por infusiones digestivas (manzanilla, menta, hinojo, comino o salvia).
  • si sabemos de antemano que tendremos una "comida especial", debemos compensarlo realizando el resto de comidas del día más ligeras de lo habitual.

Nauseas y vómitos

Ya sea por consumo de alimentos en mal estado o por exceso de alcohol, el vómito es síntoma de que el cuerpo trata de liberarse de un elemento tóxico. Tras los vómitos y para evitar la deshidratación, resulta fundamental asegurar un adecuado aporte de líquidos, pero conviene esperar un poco antes de tomar cualquier bebida. A medida que los vómitos cesan se puede iniciar la ingesta de alimentos sólidos. Se toleran mejor los alimentos secos: tostadas, galletas sencillas...

Flatulencia

Exceso de gases en el intestino que causa espasmos intestinales y distensión abdominal (se hincha el abdomen). Cambios bruscos en la alimentación, comer deprisa y tragar demasiado aire mientras se mastica, un consumo excesivo de hidratos de carbono (arroz, pasta, patata, pan, cereales, galletas, etc.), el empleo de antibióticos que desequilibran la flora intestinal y la ingesta de alimentos flatulentos (alimentos productores de gas y formadores de olor) pueden originarla.

Para prevenir esta incomoda molestia se recomienda:

  • masticar bien los alimentos, comer y beber despacio
  • no realizar comidas copiosas o de condimentación fuerte y emplear hierbas aromáticas que ayudan a la digestión (romero, salvia, tomillo, hinojo, toronjil, alcarevea, ajedrea de verano).
  • evitar los alimentos o platos muy grasos y salsas fuertes.
  • cocer bien la pasta, no comer pan recién horneado tipo baguette ni verduras y legumbres flatulentas (ajo, cebolla y pimientos crudos, coles, alcachofas, etc.).
  • sustituir café, descafeinado y té por infusiones de menta, salvia o de hinojo, o añadir unos granos de anís verde, hinojo o comino a una infusión de manzanilla, ya que ayudan a la digestión, y de hierbabuena, que relaja los músculos del colon (intestino grueso), lo que ayuda a aliviar las molestias del exceso de gases.
  • El yogur contiene bacterias que ayudan a equilibrar la flora del intestino por lo que están especialmente recomendados.
  • Comer despacio y de manera relajada, dedicando como mínimo 20-30 minutos a cada comida.
  • Masticar bien los alimentos; la digestión de muchos de ellos (cereales, patatas y legumbres) comienza en la boca.
  • No utilizar condimentos (especias fuertes, mostaza...) que irritan la mucosa gástrica y aumentan la acidez estomacal. Los alimentos pueden sazonarse con hierbas aromáticas digestivas (granos de anís, alcaravea, hinojo, tomillo, salvia, comino, cardamomo...). También se pueden tomar infusiones digestivas o relajantes de manzanilla, melisa, espino blanco, tila, regaliz e hinojo...
  • No conviene beber mucho durante las comidas o justo después de las mismas, ya que se diluyen los jugos gástricos y se retrasa la digestión.
  • Evitar raciones grandes, comidas y bebidas muy frías o muy calientes, alimentos fritos, tabaco, el abuso de alcohol y de bebidas excitantes (café y té) y el exceso de azúcar. No ingerir fármacos que irritan el estómago.
  • Si no se puede vencer la tentación de comer determinado plato o postre, hay que ser razonable y no hacer más que una concesión por comida compensándolo por otro lado: si el entrante es graso o muy calórico, hay que escoger para después pescado a la plancha o al horno acompañado de ensalada o verduras, y de postre, fruta fresca.
  • No acostarse inmediatamente tras las comidas. Cuanto más vacío esté el estómago antes de tumbarse, mejor.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-