Dietas & Nutrición > Nutrición

¿Por qué existe la suplementación natural?

¿Por qué existe la suplementación natural?
Cuando se habla de salud, con frecuencia no se piensa en la comida diaria. Sin embargo, muchas de las enfermedades más frecuentes tienen su base en una inadecuada alimentación.

Según la ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD (O.M.S.) las tres causas principales de mortalidad prematura en los países desarrollados son:

•Patología cardiovascular (infarto agudo de miocardio, Síndromes Coronarios Agudos, etc.).
•Los accidentes cerebro vasculares y patología asociada
•El Cáncer
•Más del 50% de las causas de estas enfermedades se ve muy relacionada a nuestros malos hábitos alimenticios (favorecedores de la Hipertensión Arterial y Diabetes).
•Se da la paradoja que, en los sectores de población más desarrollados, teniendo a disposición más comida que nunca, padecen los mayores desequilibrios nutricionales.

Diferencia entre comer y nutrirse

Comer con sabiduría es adentrarnos al maravilloso mundo de los alimentos, el alimento es la base de la vida, es la materia prima con la cual el organismo va a realizar sus funciones. Si el alimento es adecuado estamos propiciando que sus funciones lleguen a ser correctas, pero éstas pueden ser deficientes si la persona no se alimenta convenientemente. Nutrir al cuerpo es darle los alimentos necesarios para que los utilice en el mantenimiento de sus funciones y en el crecimiento y renovación de sus componentes.

"La salud entra por la boca" o "Somos lo que comemos", sin duda alguna hay una estrecha relación entre el alimento y en la salud. Para comprender la importancia que tiene una buena nutrición, es necesario conocer las substancias nutritivas y su función dentro del organismo. Los nutrientes están en los alimentos que la naturaleza nos da, pero ninguno de ellos contiene todos los elementos que necesitamos para una buena nutrición. Una nutrición adecuada implica ingerir alimentos necesarios para tener un nivel óptimo de salud.

Si tenemos una dieta correcta, tendremos una buena alimentación. La dieta correcta debe tener las siguientes características: Completa: Todos los nutrientes. Suficiente: para edad, peso, talla, actividad, etc. Equilibrada: Los nutrientes en proporciones adecuadas. Inocua: Libre de bacterias. Variada: Que esté integrada por los alimentos de los diferentes grupos de alimentos.

Que ponemos en el plato...

Comemos pero no nos nutrimos. Nuestra comida industrializada tiene:

Excesos: Grasas, sal y Hidratos de carbono refinados...CALORÍAS

Carencias: micro-nutrientes, fitonutrientes, vitaminas, minerales, oligoelementos, proteínas de alta calidad.

¿Por qué nos llegan los alimentos tan deficientes?

Porque la forma más barata de hacer más "volumen" de alimentos es agregando grasa e hidratos de carbono al producto.

Además hay varios factores que se suman: agricultura intensiva, cosechas precoces, maduración en cámaras de los alimentos, largos períodos de transporte, utilización masiva de fertilizantes y pesticidas, polución ambiental, inadecuados métodos de procesamiento y cocinado de los alimentos, agregado de colorantes, saborizantes, conservantes (nitritos cancerígenos), congelación/descongelación, alimentos cocinados industrialmente (Ej.: "la hamburguesa lista"), etc. Todos estos procesados eliminan los nutrientes.

¿Cuál es el resultado?

Una epidemia de sobrepeso mal nutrida. Padecemos grandes excesos y deficiencias nutricionales.

Con los años estos desequilibrios se traducen en síntomas tales como cansancio, estrés, falta de rendimiento y concentración, y el desarrollo de las enfermedades arriba mencionadas. Uno de los síntomas más corrientes es el incremento del apetito, acompañado de ansiedad oral y ganas de “picar” a cualquier hora.

La falta de nutrientes desencadena en el hipotálamo la señal de hambre, de aquí que muchas personas padezcan "Hambre permanente” o necesidad de "comer cosas dulces a cada rato".

¿Con que saciamos esa hambre?

Con más comida industrializada, o alfajores, quenques, golosinas, gaseosas, etc. Nuevamente azúcares rápidos, una descarga de insulina que produce lipogénesis (fabricación de grasa) que desencadena en el aumento progresivo de peso y el desarrollo de enfermedades relacionadas (Hipertensión arterial, diabetes entre otros).

La reacción de no comer

Muchas personas reaccionan tratando de controlar su peso. Lo primero que hacen es “ponerse a dieta”....Sin ningún tipo de asesoramiento profesional, en un intento de reducir las calorías ingeridas. Sea cual sea la dieta hipocalórica, ésta conlleva un recorte en la ingestión de alimentos y, por tanto, de vitaminas, minerales y oligoelementos, aumentando aún más las deficiencias ya existentes.

Resultado:

Más y más hambre, disminución de energía, nerviosismo, irritabilidad, debilidad de las uñas y el pelo, cansancio, aumenta la ansiedad, se pierden las esperanzas de continuar con la dieta, finalmente se abandona la dieta y a menudo se sube más peso que el que se había perdido. Se bajan los excesos, es verdad, pero también aumentan las carencias...

La adecuada suplementación

Mediante la incorporación de concentrados alimenticios (llamados habitualmente suplementos alimentarios) altos en nutrientes y bajos en calorías, podemos asegurar todos los nutrientes y micro nutrientes que nuestro cuerpo necesita a diario, lo que nos hace sentir saciedad, energía y vitalidad, eliminando los riesgos que suelen tener las dietas hipocalóricas, mientras asegura nuestra salud y el control definitivo del peso.

Los suplementos son vitaminas, minerales

, hierbas y otras sustancias que se utilizan para mejorar su dieta. Pueden encontrarse en forma de pastillas, cápsulas, polvos y líquidos.

Los resultados son muy buenos, nuestros la persona controla su peso y mejora su salud de forma natural, dándole al cuerpo simplemente lo que el cuerpo pide: Comida Nutritiva.

Bajan los excesos (ya que estamos haciendo una dieta saludable) y se anulan las carencias (pues estamos complementando con un suplemento nutricional).

Consejos para el uso inteligente de suplementos

La FDA así como profesionales de salud y sus organizaciones reciben muchas preguntas relacionadas con la salud; especialmente sobre suplementos dietéticos. No cabe duda que las personas que complementan su dieta con vitaminas, minerales, suplementos botánicos y otras sustancias, desean estar más informados sobre los productos que eligen.

Dada la abundancia y naturaleza conflictiva de la información ahora disponible sobre los suplementos dietéticos, es posible que necesite separar la información confiable de la dudosa. A continuación ofrecemos varios consejos e información que esperamos le ayuden a ser un usuario inteligente de suplementos dietéticos.

Puntos básicos a considerar:

¿Necesito tener en cuenta mi dieta?

Si. Los suplementos son para complementar su dieta. Los suplementos no reemplazan las comidas en una dieta balanceada y saludable. Es cierto que se necesita una variedad de nutrientes, pero tomar excesivamente una vitamina o planta medicinal puede causarle efectos negativos en su salud.

¿Necesito una evaluación médica de mi doctor o proveedor de salud antes de usar suplementos dietéticos?

Esto es aconsejable, especialmente para ciertos grupos de la población. Los suplementos dietéticos pueden presentar riesgos para personas con determinadas condiciones médicas. Por ejemplo: si usted esta embarazada, lactando su bebé, tiene una condición crónica como diabetes, hipertensión, o enfermedades del corazón, debe consultar antes de utilizar los suplementos. Las vitaminas y minerales son ampliamente consumidos, y generalmente se consideran seguros para los niños. Sin embargo es conveniente consultar al especialista antes de darle suplementos dietéticos a su hijo. Si usted piensa utilizar los suplementos en lugar de medicinas o en combinación de estas, hable primero con su doctor.

•Muchos suplementos interactúan con medicamentos recetados o sin receta.

•Tomar una combinación de suplementos o utilizarlos con medicamentos, puede producir efectos adversos. Sea cauteloso con las advertencias de los suplementos, ya sea tomándolos solos o en combinación con otras medicinas. Por ejemplo: el Coumadin (medicamento recetado), el ginkgo biloba (suplemento botánico), la aspirina, (medicamento sin receta), y la vitamina E (suplemento vitamínico) tienen efectos anticoagulantes, y si se toman juntos se aumentan las probabilidades de sufrir hemorragias internas.

•Algunos suplementos pueden tener efectos negativos durante cirugías electivas.

•Es importante que informe al doctor de todas las vitaminas, minerales y botánicos que ha tomando mucho antes de la fecha de su cirugía. Es posible que 2 a 3 semanas antes de su operación usted tenga que dejar de tomar sus suplementos. Esto es para evitar cualquier interacción peligrosa entre los medicamentos y los suplementos durante la cirugía; por ejemplo, cambios en la frecuencia cardiaca, en la presión arterial, o una hemorragia que puede ser mortal durante el procedimiento.

•¿Quién es responsable de garantizar la seguridad y la eficacia de los suplementos dietéticos?

Bajo las leyes, los fabricantes de los suplementos dietéticos son responsables de asegurar que sus productos son sanos antes de llevarlos al mercado. Son también responsables en determinar la veracidad de las declaraciones que contienen las etiquetas.

Volver arriba Volver al Inicio