Cocina & Salud > Fitoterapia

La silimarina: poderosa substancia del cardo mariano

La silimarina: poderosa substancia del cardo mariano
Silimarina, principio activo de la planta Silybum marianum, popularmente conocida como Cardo Mariano, es una de las sustancias más poderosas y protectoras que se conocen.

Se ha utilizado durante más de 2,000 años. Durante la Edad Media la semilla del cardo mariano fue usada normalmente para tratar las enfermedades del hígado. Los ingredientes activos de cardo mariano son químicos llamados flavonoides. Los flavonoides en el cardo mariano son silibina, silidianina y silicristina. Juntos estos se llaman silimarina.

La silimarina tiene efectos anti inflamatorios, hepatoprotector, y anticarciogenico. Juega un rol importante contra el daño oxidativo inducido por el entorno toxico.

Efectos reconocidos

• Regeneración Hepática
Quizás el efecto más interesante de la Silimarina sobre el hígado sea su capacidad de estimular la síntesis de proteínas. Esta estimulación favorece la capacidad del hígado para reemplazar las células dañadas por las nuevas, pero también es interesante saber que la Silimarina NO produce el mismo efecto estimulatorio sobre los tejidos malignos.

• Glutatión para una larga vida
Silimarina aumenta más de 35% los niveles de glutatión en el hígado. Este aminoácido es necesario para desintoxicar la sangre de las sustancias nocivas que se toman con los alimentos, como el alcohol, sustancias contaminantes, medicamentos y hormonas que a largo plazo pueden causar mayores daños. Glutatión neutraliza los radicales libres, además de los residuos metabólicos y hormonales y actúa como poderoso antioxidante, sobre todo en combinación con el selenio, para formar la potente enzima glutatión peroxidasa. Mantener unos niveles óptimos de esta enzima, sería la clave para una larga vida.

• Antioxidante
La Silimarina es por lo menos 10 veces más potente en su actividad antioxidante que la vitamina E.

• ¡Basta de inflamación!
Otra manera en la cual el hígado puede ser dañado es por la acción de los leucotrienos, componentes producidos por la oxidación de los ácidos grasos poliinsaturados, catalizada por la enzima lipoxigenasa.

Silimarina es un potente inhibidor de esta enzima; por lo tanto, previene la formación de los leucotrienos dañinos que suelen conducir a la inflamación durante una enfermedad o en la presencia de químicos tóxicos.

Usos principales

1. Usos claves:

Enfermedades Hepáticas: Visto lo efectivo que es la Silimarina en los ejemplos arriba mencionados, no cabe duda de que ejerce un efecto un tanto protector como regenerador sobre el hígado. Por lo tanto, vale la pena considerarla como apoyo principal frente a las enfermedades hepáticas como hepatitis vírica, cirrosis, esclerosis e ictericia.

Silimarina puede mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico en personas con cirrosis hepática gracias a su acción protectora y también provoca una mejoría general en el funcionamiento del hígado.

Sirve siempre de apoyo cuando uno se ve obligado a tomar medicamentos, incluyendo la píldora anticonceptiva, evitando así muchos efectos secundarios, además de posibles daños irreversibles.

Cálculos Biliares: Gracias a su capacidad para aumentar la solubilidad de la bilis, Silimarina puede ayudar a prevenir o tratar los cálculos biliares.

En estudios científicos, un tratamiento con Silimarina condujo a una reducción significativa del colesterol a nivel de la vesícula biliar.

Psoriasis: La psoriaris es una enfermedad inflamatoria y la mayor parte del problema reside en el hígado. La presencia de toxinas intestinales (endotoxinas) causa un desequilibrio entre el AMP y el GMP cíclico (responsables de la maduración y la replicación de las células).

Si existe una insuficiencia hepática, el hígado no es capaz de filtrar las toxinas, ni siquiera metabolizar correctamente las grasas, lo cual conduce a altos niveles de endotoxinas que activan los procesos inflamatorios y crean al mismo tiempo un desequilibrio:
- GMP en exceso
- AMP en desequilibrio

¿El resultado? Psoriasis.

Otro factor en esta enfermedad es la excesiva producción de leucotrienos. Sin embargo, Silimarina resuelve ese problema con mayor facilidad.

La mayoría de los efectos se centran en corregir la proporción AMP y GMP cíclico que se observan en la piel de los afectados de psoriasis. En este trastorno, Silimarina actúa reduciendo GMP y elevando AMP, pero a la vez corrige la función hepática, responde como reparador, antioxidante y antiinflamatorio, e inhibe la síntesis de leucotrienos.

¿Resultado? Mejor capacidad para filtrar toxinas, desintoxicarlas y un funcionamiento adecuado del hígado.

Con la eliminación del alcohol, una dieta sana, un programa nutricional adecuado, incluyendo con prioridad la Silimarina, los afectados de psoriasis pueden notar resultados espectaculares y una gran mejoría en su estado general de salud. A nivel terapéutico, la dosis recomendada es de 70-210 mg, tomados tres veces al día. Silimarina carece de toxicidad, lo cual permite tomarla a largo plazo y en dosis máximas según necesidad, sin riesgos (no recomendado para mujeres embarazadas y lactantes).

2. Usos prácticos:

Salir con Silimarina: Cuando uno se va de vacaciones o toma su debido descanso en fines de semana, suele permitirse todo lo “prohibido” a nivel gastronómico, acompañado de algunas copas de alcohol. Ya que Silimarina activa la producción y actividad de la bilis y mejora en general la función del hígado y la vesícula biliar, es de gran ayuda cuando uno comete excesos, gracias a su efecto neutralizador de cualquier sustancia tóxica ingerida, lo cual es la mejor manera de prevenir daños y reacciones adversas. Por lo tanto, sería el suplemento ideal para tomar de forma preventiva por todos los que tienen que comer fuera de casa (ejecutivos, viajeros, compromisos sociales, bodas, fiestas, etc.). Para mejores resultados se debe tomar antes y después de beber alcohol para evitar la resaca.

Estreñimiento: Debido a su efecto colerético, Silimarina puede producir un ligero y muchas veces bienvenido efecto laxante, debido al aumento de la segregación de la bilis.

Hígado sano, cuerpo sano: ¿Qué mejor remedio práctico puede existir para facilitar una ligera digestión, una buena evacuación y una fácil desintoxicación, para conseguir un cuerpo limpio, ligero y funcional y que a la vez carece de toxicidad y puede usarse puntualmente o a largo plazo sin riesgos?

Silimarina para el botiquín: Todas son suficientes razones para incluir Silimarina en el botiquín de casa y la oficina. Para conseguir los mejores resultados, se recomienda tomar el extracto estandarizado de CARDO MARIANO por su concentración en Silimarina, preparado a partir de las semillas maduras, para poder garantizar por lo menos unos 70 mg del principio activo por cápsula.

Dosis recomendada

El Cardo Mariano contiene altas dosis de silimarina, una sustancia que es antioxidante de las células hepáticas, pasando a ser de esa manera una planta ideal para el hígado. De todos modos, muchas veces se confunde su manera de tomarlo. Lo cierto es que lo que todos los especialistas recomiendan es consumirlo en forma de comprimidos.

Puede venir como medicación estándar, donde se recomienda 420 miligramos diarios (los comprimidos son de 140, habitualmente) para aquellas personas que sufran de enfermedades hepáticas en desarrollo, como ser una cirrosis. Mientras tanto, aquellos que sólo tengan intenciones preventivas, pueden consumir 280 miligramos diarios. También existen buenas fórmulas homeopáticas con rápido efecto en microdosis también en comprimidos, ideal también para personas alérgicas.

Pueden hacerse infusiones con las semillas, pero se estima que la silimarina no es una sustancia muy diluible en agua, por lo cual su efecto no es el mismo.

Dato destacado

Un ejemplo de su efecto impresionante es la protección que ejerce contra la grave intoxicación producida por la seta venenosa amanita phalloides que causa la muerte en un 30% de sus víctimas o una severa intoxicación por la reacción en cadena de los radicales libres a nivel del hígado.

En los estudios científicos, administrar Silimarina antes de producirse el envenenamiento, era 100% efectivo en prevenir daños, e incluso la ingesta 10 minutos después de la intoxicación era capaz de contrarrestar los efectos tóxicos. Sorprendentemente, incluso tomándola hasta 24 horas más tarde aún podía prevenir la muerte y reducir considerablemente el daño hepático.

Volver arriba Volver al Inicio