Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Resveratrol, la píldora para vivir más

Resveratrol, la píldora para vivir más
Desde hace tiempo, los científicos saben que una moderada ingesta de vino tinto se relaciona con un bajo riesgo de problemas cardíacos. Sin embargo, hasta tiempos recientes no se había profundizado en la investigación del resveratrol en la esperanza de vida.

En un litro de vino tinto se pueden encontrar de 1,5 a 3 miligramos de resveratrol. Si un humano de 70 kg quisiera incorporar resveratrol, debería tomar entre 750 a 1500 botellas de vino tinto por día. Difícilmente eso tenga algún efecto positivo en el sujeto. Por ello, se ha reproducido en capsulas mediante biotecnología de determinadas especies vegetales para aumentar nuestra esperanza de vida sin resaca ni cirrosis.

David Sinclair, biólogo molecular y genetista, es el descubridor de los efectos contra el envejecimiento de un componente del vino tinto llamado Resveratrol.

La edad es un gran factor de riesgo para muchas enfermedades debido al debilitamiento del organismo a consecuencia del envejecimiento. Sin embargo, los estudios sobre una molécula que alarga la juventud, ralentizando el envejecimiento, podría abrir toda una línea de investigaciones sobre enfermedades tales como las cardiovasculares, la diabetes, el cáncer, o el Alzheimer.

Las investigaciones del Dr.Sinclair, Profesor de Patología en la Escuela de Medicina de Harvard y Codirector en los laboratorios Paúl F. Glenn de los Mecanismos Biológicos del Envejecimiento, y de Leonard Guarente, Profesor de Biología de Novartis en el Instituto de Tecnología de Massachussets, han demostrado que es posible ralentalizar el envejecimiento gracias a una molécula llamada Resveratrol.

Las células se van deteriorando debido a una serie de factores que causan el estrés ambiental, lo cual provoca inflamación en la célula y el mal funcionamiento en la fase de mitosis de la misma, que cada vez hace la división de manera más rápida y olvida reparar el ADN, produciéndose así un envejecimiento acelerado de la célula.

Desde el siglo pasado se conoce que la manera de ralentalizar el proceso de envejecimiento es llevar a cabo una dieta hipocalórica. De esta manera se activa el gen de la longevidad de la célula, el SIRT1, que hace más lento el ciclo celular, reduciendo la proliferación de la célula y dejando tiempo para que esta repare el ADN.

Tras años de investigación, los científicos descubrieron una molécula llamada Resveratrol que se encuentra en algunos productos naturales como el vino tinto y en algunas plantas, como en la Polygonum Cuspidatum, de procedencia china.

Esta molécula produce el mismo efecto que la restricción calórica creando en la célula una falsa impresión que hace que se active el gen de la longevidad.

¿Qué es y en qué nos beneficia?

El resveratrol es una fitoalexina (polifenol) de origen natural presente en la cáscara de uvas rojas, frambuesas, moras, ciruelas, maníes, arándanos y las raíces y tallos del Knotweed japonés (Polygonum Cuspidatum), una planta medicinal originaria de China y Japón.

Este polifenol contribuye a nuestra salud, dado que tiene efectos beneficiosos en el sistema cardiovascular, ya que reduce la tasa de colesterol y el nivel de los triglicéridos, inhibe la agregación plaquetaria, induce un efecto vasodilatador en el sistema arterial y actúa sobre la insuficiencia venosa que provoca la formación de varices.

En el sistema nervioso, aunque en menor incidencia, se habla de efectos beneficiosos en el caso de enfermedades como Alzheimer y Parkinson, mientras que en el metabolismo incide en la pérdida de peso a través de la estimulación de las sirtuinas. En el caso de la menopausia actúa como un potente fitoestrógeno y está reconocido su papel quimiopreventivo, ya que inhibe el desarrollo de células cancerosas.

En lo que respecta al envejecimiento, el resveratrol incrementa la actividad de enzimas antioxidantes endógenas encargadas de prevenir el envejecimiento. Gracias a su modulación de la actividad de las sirtuinas y sus efectos sobre la restricción calórica, se logra incrementar la esperanza de vida y retrasar la aparición de trastornos relacionados con el envejecimiento.

"El resveratrol mejora la salud en los tejidos y en cada uno de los órganos por separado. En el caso de la arteria aorta en concreto, un vaso sanguíneo que pierde elasticidad por el depósito de grasas y el paso del tiempo, mantiene durante más tiempo su flexibilidad" explica Plácido Navas, doctor en Biología del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo, de Sevilla.

Otros efectos positivos indican mejor salud ósea, mejoraron el equilibrio y la función motora y redujeron la aparición de cataratas.

Volver arriba Volver al Inicio