Warning: embed_me.html could not be embedded. Retomar las Actividades: Renovate y Cárgate de Energía Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Retomar las Actividades: Renovate y Cárgate de Energía

.
1
Subtítulos
Recetas de temporada
¿Es bueno comer 'ligth' o precocinado?
Ejemplo de dieta
-
-
Después de las vacaciones es hora de cuidarse y afrontar la nueva temporada.

Volver a la rutina diaria después de un período de vacaciones no resulta nada fácil, y mucho menos si venimos con unos kilos de más y estamos faltos de energía.
En vacaciones es normal comer a deshora y saltarnos nuestra dieta habitual, por lo que lo ideal a la vuelta es preparar el cuerpo para afrontar el ritmo de trabajo y el cambio de estación mediante un buen plan dietético.

Para comenzar con energía la nueva temporada y recuperar la figura, las claves para seguir una dieta equilibrada que nos permita “cargar pilas”, bajar los kilos de más que hayamos subido y hacer más saludable nuestro estilo de vida.

Come mejor

“La clave de una buena dieta es comer mejor, lo que no supone comer menos o hacer una dieta estricta o restrictiva. No existen alimentos buenos o malos sino alimentos más saludables y menos calóricos, y estos son los que deben predominar en nuestra alimentación diaria. Date algún capricho esporádicamente, es preferible que te permitas algún desliz, que prohibirte esos pequeños bocados irresistibles (una galletita con el café, una bola de helado, un pincho de tortilla, etc.) que no puedes evitar y que tarde o temprano pueden provocar que ataques la heladera o nevera. Pero recuerda: saborea pequeñas porciones. Una dieta variada es una dieta saludable, y porque en la variedad esta el gusto, te recomiendo que incluyas alimentos de todos los grupos, eligiendo los de temporada porque están más frescos, sabrosos y a muy buen precio. En esta época triunfan las verduras como el calabacín, los tomates, pepino, lechuga, judías verdes, la berenjena, los pimientos; los pescados azules (sardinas, boquerones, atún, etc.); los mariscos y moluscos; las aves; y entre las frutas: el melón, la sandía, los melocotones, ciruelas, uvas, etc. Estos alimentos, todos ellos muy saludables, nos brindan grandes y variadas posibilidades culinarias.

Cocina más sano

“Algunas formas de cocinado pueden convertir un alimento ligero y equilibrado en un plato pesado, hipercalórico e indigesto. Las técnicas culinarias más recomendables son aquellas que aportan menos grasa al alimento y que mantienen su valor nutricional y organoléptico. Entre ellas: a la plancha, al horno, al vapor, en wok, en papillote, etc.

Elegir la condimentación adecuada también es importante: debemos evitar salsas a base de aceite, nata, mantequilla, concentrados de carnes, y preferir aceite de oliva virgen, zumo de limón, vinagre balsámico y variar el sabor de los platos sazonando con hierbas aromáticas (perejil, eneldo, orégano, albahaca, etc.) y especias (comino, pimentón, pimienta, curry, etc.).

Recetas de temporada

  • Sardinas a la provenzal. Ásalas en el horno limpias y sin espinas, cubiertas de una mezcla de pan rallado, ajo y perejil picado con un chorrito de aceite de oliva. Colócalas ya asadas sobre una base de rodajas de tomate sazonadas.
  • Coca de verduras. Sobre una masa de pan, coloca lonchas finas de calabacín, berenjena, tomate y cebolla. Asa en el horno.
  • Pinchos del mar. Intercala en los pinchos de brochetas dados de atún, langostinos y tomates cherry, y asa a la parrilla.
  • Tomates rellenos. Admiten casi cualquier relleno: maíz, atún, pollo, aceitunas, queso fresco, etc.
  • Sopa fría de melón. Con taquitos de jamón, gazpacho de sandía, etc.
  • Arroz caldoso marinero. Con mejillones, gambas, chipirones, etc.

Para completar estos menús debes incluir un acompañamiento equilibrado. Por ejemplo, en el caso de las sardinas a la provenzal, deberías añadir un alimento que nos aporte hidratos de carbono como pan, pasta o arroz; en la coca de verduras uno proteico: carne, pescado o huevo, etc.

¿Es bueno comer 'ligth' o precocinado?

Según la nutricionista Elena Merino, un estudio realizado recientemente ha demostrado que un tercio de los alimentos tipo “light” no pueden ser considerados como tales, porque la reducción del aporte calórico respecto de su alimento de referencia convencional no alcanza el 30%. Del mismo modo, otros cuyas denominaciones son "bajo en grasa", "integrales”, “menos grasa", "sin azúcar", "6,5% materia grasa", "0% materia grasa", "diet", "ligero/a" o "desnatado/a" o "bajo en calorías", generalmente no reducen su aporte calórico. Algunos ejemplos son: cereales 'tipo línea' para desayuno, chocolates, patatas fritas light, galletas, etc. Además, la mayoría de estos alimentos son más caros. Lo más importante en este sentido es que tengamos claro que aunque un alimento lleve el denominativo “light” no significa que no sea muy calórico y, por lo tanto, no se debe aumentar la cantidad consumida habitualmente. Son alimentos “light” aconsejables los lácteos que reducen su aporte calórico.

¿Y los precocinados? ¿Existen opciones más saludables? Debemos huir de aquellos que vienen prefritos, con rebozados, salsas, adición de grasas, etc. Sin embargo, están emergiendo en los supermercados una gama de productos precocinados que cumplen con los parámetros de una alimentación equilibrada. Entre ellos se encuentran los salteados de verduras y arroz, algunas elaboraciones de pescado, conservas de legumbres, gazpacho y cremas envasadas, etc.

Ejemplo de dieta

  • Desayuno. Un vaso de leche descremada (200 ml), café o infusión endulzados con sacarina; un yogur desnatado o 60 g de queso fresco; 30 g de pan (con mermelada, aceite de oliva o pavo) ó 40 g de cereales o 4 galletas tipo María; una pieza de fruta.
  • Media mañana y merienda. Café o té endulzados con sacarina, un vaso de leche desnata o un refresco Light + una pieza de fruta, un yogur descremado, una rebanada de pan con una loncha de pavo, jamón york o serrano, dos quesitos de dieta, un puñadito de almendras, una lata de atún al natural o berberechos, o 3 galletas María.
  • Comidas y cenas. En cada una de estas comidas debes incluir una ración de: verduras (de 150 a 200 g), hidratos (unos 60 g en crudo, 80 g si son legumbres), proteínas (120 g de pescado blanco, 100 g de pescado azul o carne, 2 huevos o 50 g de jamón cocido o serrano magro, o conservas de pescado).
  • Postre. Una pieza de fruta. Si quieres bajar de peso evita las uvas, higos y chirimoyas.
  • Aceite. Siempre de oliva: utilizar 30 ml (3-4 cucharadas) para aliñar o cocinar cada comida.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-