Warning: embed_me.html could not be embedded. Como quemar Grasas Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Como quemar Grasas

.
1
Subtítulos
La Manera Correcta de Quemar Grasas
¿Los masajes nos hacen adelgazar?
La cantidad de calorías que un adulto quema, es proporcional a su musculatura, por lo que los hombres tienden a quemar más calorías que las mujeres, con el mismo ejercicio

Si, su esposo empieza una rutina de ejercicios junto a su esposa, él, a los tres meses, había perdido cinco kilos, la mujer habra perdido sólo tres. ¿El hombre, entonces, quema más grasas que las mujeres?

En efecto, los hombres tienen una mayor masa muscular que las mujeres. Y como el número de calorías que una persona quema es proporcional a la musculatura que tiene, los hombres tienden a quemar más calorías que sus pares mujeres, incluso haciendo la misma cantidad y tipo de ejercicio.

Por cierto, los músculos pesan más que la grasa, lo cual podría contribuir a que se aumente de peso a causa del desarrollo de los mismos. Sin embargo, si lo que se intenta es únicamente quemar la grasa, se debe efectuar un plan más específico que contemple una nueva dieta y el tipo de ejercicio que se hace.

En efecto, se necesita seguir un programa bien equilibrado de ejercicios, que combine en un principio rutinas de trabajo atlético y cardiovascular, para luego efectuar un entrenamiento de resistencia muscular, todo esto cinco veces a la semana. Mucha gente que se hace devota de un entrenamiento cardiovascular, encuentra que comienzan perdiendo peso, y luego se tonifican cuando comienza el entrenamiento de resistencia muscular. También se necesita seguir algún plan nutritivo que balancee los carbohidratos, las proteínas y las grasas, para asegurarse de mantener un buen resto físico.

Recuerde que si se está ejercitando regularmente, aumentará su masa muscular y, como resultado, continuará quemando calorías, incluso cuando no esté específicamente ejercitando, por lo que verá resultados muy sorprendentes, en pocos meses o incluso semanas.

¿Porque entrenar el corazon?

Los entrenamientos cardiovasculares son indispensables para un programa de entrenamiento efectivo, no solo para quemar grasa, sino también para obtener un buen estado de salud. Por definición, los entrenamientos cardiovasculares pueden ser cualquier ejercicio (correr, bicicleta, nadar, salto con cuerda) que eleve y mantenga el ritmo cardiaco por un tiempo predeterminado. Al realizar ejercicio cardiovascular, se fortalece el corazón , los pulmones y se disminuye el ritmo cardiaco en estado de reposo, lo cual significa que con el tiempo, el mismo esfuerzo que permitía recorrer una milla en 10 minutos permitirá recorrerla en 9 minutos. Los ejercicios cardiovasculares queman grasa. Un buen estado de salud cardiovascular nos proporciona resistencia y la habilidad para persistir en los deportes y en la vida.

Beneficios del Ejercicio Cardiovascular

Son muchos los beneficios que se obtienen cuando se realiza ejercicio cardiovascular, por ejemplo:

  • Incrementa la tasa metabólica
  • Mejora los niveles de colesterol
  • Incrementa la secreción de la hormona de crecimiento
  • Incrementa el flujo sanguíneo hacia el cerebro, lo cual a su vez incrementa el estado de alerta.
  • Mejora la digestión
  • Reduce los niveles de estrés
  • Potencia la resistencia del sistema inmune

A pesar de todos estos fabulosos beneficios, aún existen personas que colocan a los ejercicios cardiovasculares en la categoría que se compara con extraerse una muela.

Cómo Evitar las Excusas

Para algunas personas se les hace aburrida la bicicleta estacionaria o la escaladora. Para otras, el correr resulta monótono. Si las excusas están evitando que Ud realice ejercicio cardiovascular, o si Ud quiere llevar su condición fisica y salud al siguiente nivel, se recomiendan los siguientes tips:

A. Entrene con un propósito

Un ejercicio cardiovascular intenso, enfocado, de 20 minutos, puede ser mucho mas efectivo que un ejercicio de 40 minutos que carece de propósito y dirección. Usar entrenamiento cardiovascular de alta intensidad es clave. Las investigaciones han mostrado que un entrenamiento con intervalos de alta intensidad incrementa la tasa metabólica por un periodo de tiempo mas largo que un ejercicio de baja intensidad realizado en 40 minutos. Después de un ejercicio de alta intensidad, el cuerpo quema grasa por el resto del día e inclusive mientras se duerme. Estos niveles de alta intensidad permiten que una persona se ejercite cortos periodos de tiempo y obtener mejores resultados.

B. Entrene tres veces a la semana

Con base en sus metas individuales, reserve tiempo entre semana para sus ejercicios cardiovasculares. El hecho de realizar los ejercicios cardiovasculares tres veces por semana, acompañados de entrenamiento con levantamiento de peso y una nutrición apropiada, ha demostrado conducir a un cuerpo musculoso y con bajo contenido de grasa.
Un entrenamiento cardiovascular realizado en las mañanas no solo es una estupenda manera de empezar el dia, sino que es mas eficiente y hace que el cuerpo se mantenga muy activo por el resto del dia. Cuando se realiza con el estomago vacio, el ejercicio cardiovascular mejora la habilidad para quemar grasa por mucho tiempo despues que se completó dicho ejercicio.

C. Entrene con variedad

Cuando considere el ejercicio cardiovascular, debe evaluarlo empleando tres criterios:

  1. Su capacidad para quemar grasa corporal
  2. Su efecto en el acondicionamiento cardiovascular
  3. Si puede matenerlo enganchado y que represente un reto.

No existen reglas que establezcan que se tiene que hacer el mismo tipo de ejercicio cada vez que se realizan ejercicios cardiovasculares. Tampoco existen reglas que digan que se tienen que hacer en el sótano o en el gimnasio.

Las actividades cardiovasculares clásicas son el correr, bicicleta a campo traviesa y nadar, pero solo representan el principio de una gama de opciones disponibles. Debemos asegurarnos de planear nuestros ejercicios con actividades que disfrutamos. Entre mas entusiastas seamos con la actividad, es mas probable que nos entreguemos por completo. Sin embargo, si la conveniencia es una prioridad, una bicicleta estacionaria ó una caminadora instalada en casa puede ser una elección perfecta.

D. Establezca metas que representen un reto

Su primera meta puede ser simplemente poder trotar durante 15 minutos; o si se es mas avanzado, ejercitarse en cierta zona del ritmo cardiaco por un tiempo predeterminado. Empleando el vasto número de variables que los aparatos actuales ofrecen siempre se puede llevar el ejercicio hacia el siguiente nivel.

Si se emplea una caminadora o una bicicleta estacionaria con una mision claramente definida, que represente un reto para nuestro cuerpo y para nuestras resoluciones, nos encontraremos enganchados en un ejercicio energizante. Podemos convertirlo en una competencia: nosotros en contra del aparato o nosotros contra nosotros mismos. Siempre debemos intentar hacer más en cada ejercicio. Ya sea correr más tiempo o más rápido cada vez que nos subamos a la caminadora.

E. Entrene en sus zonas objetivo de su ritmo cardiaco

El emplear el ritmo cardiaco para entrenar no solo es una buena forma de asegurarse de que se está ejercitando en las zonas de intensidades objetivo, tambien mide su progreso en incrementos. Por ejemplo, se puede saber que se ha obtenido una mejora significativa en el entrenamiento si se es capaz de incrementar la velocidad sobre una distancia especificada mientras se mantiene un ritmo cardiaco similar. Un monitor de ritmo cardiaco es una herramienta invaluable para realizar ejercicio en intervalos precisos.

La Manera Correcta de Quemar Grasas

Para eliminar el exceso de masa grasa, los ejercicios intensos no son una buena solución. Bien al contrario, en numerosos experimentos se ha demostrado que se obtienen resultados mucho mejores con los ejercicios de resistencia, es decir, con un esfuerzo moderado pero mantenido.

¿Por qué? Porque al comienzo el organismo utiliza en primer lugar los glúcidos.

Sólo después de un cierto tiempo comienza a quemar los áidos grasos (un poco como un fuego que quema el sotobosque antes de consumir las gruesas cepas) y continúa aún después de interrumpir el ejercicio. El ejercicio que mejor quema las grasas es el inferior al 50% de nuestra capacidad y debe mantenerse durante bastante tiempo ( al menos 30 minutos). Cuando hacemos un ejercicio intenso, el aeróbico por ejemplo, se devoran rápidamente todas las reservas glucídicas, con lo que nos agotamos rápidamente y nos vemos obligados a detenernos.

Y acumulamos los errores: no sólo no hemos quemado muchas grasas, sino que nos arriesgamos a un desfallecimiento, nos deshidratamos y nos quedamos hambrientos. Esta sensación de estar muerto de hambre nos empuja a comer (¡mal en general!) y nos devuelve al ciclo de insulina-almacenamiento. ¡Nos hemos equivocado por completo! Si se hace un esfuerzo moderado (una marcha rápida, bicicleta fija), no se siente fatiga ni desfallecimiento y se puede esperar tranquilamente un poco y dejar que los mecanismos de “desalmacenamiento” prosigan su acción antes de la comida que desencadenará el pico de insulina y un nuevo ciclo de almacenamiento.

Lo más importante, en materia de ejercicio, es el mantenimiento. Lo más importante, en materia de ejercicio, es el mantenimiento de una duración mínima de 30 a 45 minutos y la regularidad. Por eso se recomienda hacer elecciones razonables: la marcha rápida, un excelente ejercicio que moviliza todo el cuerpo, está al alcance de todo el mundo y no exige un condición particular. Si se anda una hora al día, se queman 300 calorías diarias y esto puede bastar para restablecer el equilibrio entre almacenamiento y gasto. No hay que olvidar tampoco que son los músculos los que utilizan las grasas. Cuanto más activos estén los músculos, más se aumentará la masa muscular y ¡más ácidos grasos se podrán quemar! Todas las ocasiones para quemar son buenas: subir las escaleras es una muy buena...

¿Los masajes nos hacen adelgazar?

Ya lo hemos visto: ninguna manipulación puede “hacer salir la grasa” de la célula. Por el contrario, el masaje tiene una acción beneficiosa sobre el drenaje del tejido, sobre todo si se hace en una fase dinámica, como acompañamiento de la actividad física. Acentúa la puesta en circulación de los ácidos grasos liberados y, por tanto, practicado antes o después del ejercicio, mejora la combustión.

Un ligero masaje es excelente también por las noches antes de acostarse, pues acompaña un biorritmo natural que aumenta considerablemente (¡hasta el 200%!) la circulación sanguínea en el tejido adiposo, en particular, en los miembros inferiores.

Este aumento de la circulación provoca una aceleración del drenaje durante la noche. Si se tiene celulitis, se obtendrá el máximo beneficio de este biorritmo, favoreciendo el masaje de los muslos y las piernas antes de acostarse.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-