Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Desordenes de próstata, ¿cómo combatirlos?

Desordenes de próstata, ¿cómo combatirlos?
Una enfermedad masculina bastante común después de los 50 años está relacionada con el funcionamiento de la próstata.

Para evitar enfermedades prostáticas como agrandamiento, inflamaciones y más; podemos apelar a una alimentación apropiada que funcionará como tratamiento natural para la próstata.

Hay muchos estudios que han comprobado que la dieta y los ejercicios influyen mucho en la prevención. El hecho de consumir mucha comida de origen animal y altas en grasas a largo plazo puede causar muchos problemas.

La próstata es una pequeña glándula sexual masculina de 20-30 gramos necesaria en la producción del líquido seminal, al que enriquece con iones y con el antígeno prostático específico (PSA), una proteasa responsable de la licuefacción del coágulo seminal.

¿Qué es hiperplasia benigna de próstata?

A partir de los 40 años, la próstata puede incrementar su tamaño, pudiendo llegar a provocar una serie de síntomas conocidos como Hipertrofia Benigna de Próstata (HBP). Este problema suele aparecer alrededor de los 50 años y es la alteración urológica más habitual en hombres, con una incidencia del 70% en los varones mayores de 70 años.

En la HBP se da un agrandamiento lento y progresivo de la próstata, lo que hace que presione la uretra, dando lugar a problemas de obstrucción del flujo urinario (dificultad, dolor, disminución del flujo, micción intermitente, goteo postmiccional, deseo imperioso de orinar…) acompañados con frecuencia de incontinencia urinaria por rebosamiento y de un aumento de la frecuencia miccional.

Las hormonas y la próstata

El crecimiento y la diferenciación de la próstata dependen en gran medida de factores hormonales. Por un lado se asocia a un incremento en la síntesis de dihidrotestosterona (DHT), que se realiza en la próstata a partir de la testosterona por acción de la enzima 5-a-reductasa. La DHT presenta mayor actividad androgénica que la testosterona y es muy activa en la proliferación de células prostáticas. Por otro, también se asocia a un equilibrio relativo de testosterona/estrógenos favorable a estos últimos, ya que los problemas prostáticos de la madurez también vienen acompañados de un declive en los niveles de testosterona.

Recomendaciones alimentarias

Agua mezclada con jugo de limón
Para empezar, se recomienda privarse de todas las comidas sólidas y subsistir con agua, mezclada con un poco de jugo de limón, por dos o tres días. El agua puede ser tomara fría o caliente y debe ser ingerida cada hora durante las horas que esté despierto. Esto aumentará grandemente el flujo de orina.

Dieta de todas las frutas
Luego de un ayuno corto, el paciente puede adoptar una dieta de todas las frutas, consistente de frutas jugosas, por los siguientes tres días. Esto debe ser seguido de una dieta consistente de dos comidas de frutas y una de verduras cocidas por siete días.

Dieta bien balanceada
Luego, el paciente puede adoptar una dieta bien balanceada, con énfasis en semillas, nueces, granos, verduras y frutas.

Evite las féculas, comidas muy condimentadas, comidas rápidas, etc.
Las féculas pesadas, estimulantes dulces, y comidas muy condimentadas están enteramente prohibidas, ya que se dice que causan irritación en la próstata y vejiga. La dieta debe también excluir especias, condimentos, sal en exceso, salsas, y carnes, queso, espárrago, berro, comidas grasosas o fritas, alcohol, tabaco y mucho té o café.

Se debe evitar comidas rápidas y debe masticar su comida exhaustivamente y lentamente. El agua debe ser ingerida entre las comidas y no durante el tiempo de la comida.

Saw Palmetto y sus efectos sobre la próstata

El Saw Palmetto, Sabal serrulata o Serenoa repens es una palmera cuyo fruto puede ser de utilidad en varios desórdenes del tracto urinario masculino. De su fruto se obtiene un extracto lipídico, en el que predominan los ácidos grasos libres y los fitoesteroles y, en menor medida, aminoácidos, flavonoides, carotenos, resina, taninos, aceite esencial y carbohidratos.

El extracto lipoesterólico de los frutos de Saw Palmetto se recomienda habitualmente en HBP moderada, en metástasis de cáncer de próstata y en prostatitis no infecciosas. Los estudios han mostrado una eficacia equivalente a la del fármaco finasterida, pero con una mejor tolerancia.

Acciones benéficas sobre la próstata:
Antiandrogénico: inhibe la enzima 5-a-reductasa, inhibiendo la conversión de la testosterona en dihidrotestosterona, una forma más activa en la proliferación prostática.
Antiinflamatorio: inhibe 2 vías metabólicas del Acido Araquidónico relacionadas con la síntesis de metabolitos presentes en la respuesta inflamatoria. Además, en modelos experimentales aparece la inhibición de la histamina con lo que también habría un efecto antiedematoso.
Actividad espasmolítica: lo que disminuye el tono de la musculatura lisa de la próstata y con ello la sintomatología de la HBP como mejora del flujo urinario y una reducción en las micciones nocturnas.
Antiproliferativo: en celular urológicas cancerígenas se ha observado que también inhibe las proteasas necesarias para la invasión de las células tumorales.

Los efectos secundarios de Saw Palmetto no son importantes. Se han descrito la aparición ocasional de molestias digestivas, como náuseas o dolor abdominal, por lo que se recomienda tomarlo junto con las comidas para disminuir este tipo de problemas.

Otros nutrientes importantes para la próstata

Zinc: Se trata de un mineral muy importante para el funcionamiento de la próstata, cuya deficiencia se relaciona con cambios en su estructura y tamaño.

Antioxidantes-Antiinflamatorios: Como la vitamina C, la vitamina E, la quercitina o el propio zinc. Por un lado su efecto antioxidante, mejora el estado general de la glándula y por otro ayuda a reforzar el sistema inmune, algo muy importante en el caso de prostatitis infecciosas. Cabe destacar, también que todos estos complementos, pero en especial la quercitina, tienen un efecto antiinflamatorio importante para reducir los síntomas de la prostatitis.

Glicina, Alanina, Acido Glutámico: Son 3 aminoácidos básicos para el correcto funcionamiento de la próstata que pueden ofrecer alivio sintomático a los afectados por HBP.

Volver arriba Volver al Inicio