Cocina & Salud > Informes

¿Existe la nutrición emocional?

¿Existe la nutrición emocional?
La nutrición emocional analiza la relación de la alimentación con los sentimientos. ¿Hasta que punto influye nuestra conducta alimentaría?

La nutrición emocional o emotiva se basa en dos principios fundamentales de la nutrición ortomolecular, centrada en la relación entre la comida y la mente:

Principio 1.- Los estados de humor afectan los hábitos alimentarios

• Para que el cuerpo se desarrolle también deben desarrollarse los sentimientos.

• Los estados de ánimo tienen mucho que ver con el apetito y los hábitos alimentarios.

• Una vida emocional equilibrada favorece hábitos alimentarios saludables y enriquecedores.

• Este principio considera que el equilibrio emocional, mantenido gracias a unos ritmos elementales de alimentación nutritiva, conduce al equilibrio nutritivo y previene los ritmos de alimentación disfuncionales.

• Cuando la persona esta centrada emocionalmente tiene la fuerza interior necesaria para adaptarse a una nutrición de máxima eficacia y hacer frente a imprevistos más o menos desagradables.

Principio 2.- Los hábitos alimentarios influyen en los estados de humor

• Una selección inadecuada de alimentos afecta el estado emocional de la persona.

• Los ritmos de alimentación disfuncionales crónicos ocultan alteraciones del temperamento y podrían deberse a tensiones emocionales que se encuentran sin resolver.

• Los ritmos elementales de alimentación nutritiva conducen a un equilibrio nutricional que favorece al equilibrio emocional, a su vez previene los cambios de humor negativos.


El equilibrio nutricional depende del equilibrio emocional.

¿Cuál es el objetivo de esta nutrición?

Es alimentar el cerebro y el sistema nervioso con alimentos inteligentes y lograr el equilibrio emocional. Una nutrición adecuada y ritmos positivos de alimentación mantienen el equilibrio químico corporal y el equilibrio emocional.

La comida determina en gran parte el estado de ánimo. La comida nutritiva estimula el hígado, el páncreas, las glándulas suprarrenales, la pituitaria, la tiroides, el hipotálamo, el sistema límbico y el sistema inmunológico para que trabajen adecuadamente. De este modo las reservas emocionales permiten afrontar todo tipo de situaciones y asumir con responsabilidad la vida emocional, así como mitigar los altibajos cotidianos.

Los ritmos elementales de nutrición dan fuerzas para regular los propios sistemas neuroquímicos y neuroglandulares (hormonas, glándulas principales, neurotransmisores y sistema nervioso).

Los ritmos de alimentación positivos favorecen la regeneración, haciendo que con el tiempo el cuerpo cada vez este mas sano, lo cual permite una adaptación rápida a los contratiempos no previstos (por ej. Virus)

La capacidad para mantener el equilibrio nutricional permite prevenir los cambios de humor.

Causas alimentarías que producen cambios de humor

1.- Bajo nivel de azúcar en la sangre

Los cambios de humor son un síntoma de agotamiento, un nivel bajo de azúcar en la sangre puede ser la base del agotamiento. La glucosa alimenta al cerebro igual que alimenta a los otros órganos. Cuando el azúcar en la sangre disminuye rápidamente el cerebro y el sistema nervioso son los primeros en resultar afectados.

Los síntomas más comunes incluyen ansiedad, depresión, fatiga, irritabilidad, cambios de humor, nerviosismo y ansias de dulces. También pueden darse sudores, temblores, dolores de cabeza, visión borrosa y vértigo, especialmente al estar de pie.

El azúcar blanco refinado y los hidratos de carbono refinados bajan el nivel de azúcar en la sangre, debilitan los mecanismos corporales del control de glucosa y causa estrés el eje hepático-pancreático-suprarrenal.

Una dieta rica en hidratos de carbonos refinados y azucares (pasteles, refrescos industriales, galletas, etc.) da como resultado la hipoglucemia funcional.

Un nivel bajo de azúcar en sangre produce un funcionamiento confuso del cerebro afectando la disminución de la capacidad mental, como por ejemplo: dificultad para concentrarse o recordar es una primera señal de un bajo nivel de azúcar en la sangre y normalmente precede a un cambio de humor.

El bajo nivel de azúcar también influye en las acciones, actitudes y los sentimientos. Para estabilizar los niveles de azúcar en sangre es necesario: comer con moderación cada dos o tres horas, consumir alimentos ricos en hidratos de carbono complejos (cereales integrales, azúcar integral de caña, frutos secos, galletas de arroz, pastas integrales) fibras, proteínas (manteca de almendras), alimentos ricos en vitamina B y cromo.

2.- Aumento del ácido láctico

El ácido láctico puede producir ansiedad y cambios de humor.

El ácido láctico está presente en la sangre durante los periodos de mucha actividad física o esfuerzo muscular. El ejercicio puede producir el síndrome de ansiedad producido por la lactosa.

En el hígado la sacarosa, la fructosa y los hidratos de carbono refinados se convierten en glucosa, la glucosa se transforma en acido pirúvico, a su vez el acido pirúvico se transforma en energía.

El aumento del ácido láctico o síndrome de ansiedad producido por la lactosa describe esta enfermedad como el resultado del aumento de ácido láctico en el torrente sanguíneo. Los síntomas incluyen temblor, confusión, fatiga, miedo, irritabilidad, etc.

Cuando hay una deficiencia de vitamina B el acido pirúvico se transforma en lactosa, la deficiencia de la vitamina B afecta la proporción de piruvato y lactosa y aumenta la cantidad de acido láctico en el torrente sanguíneo. Estos niveles elevados de lactosa conducen a un estado de ansiedad.

3.- Disfunciones hepáticas

El hígado esta directamente implicado en el proceso de la glucosa pues la almacena en forma de glicógeno. Cuando la glucosa cae bruscamente, el hígado empieza a trabajar para aumentar de nuevo los niveles.

El hígado también responde a los mensajes de las hormonas suprarrenales y transforma el acido láctico en piruvato. El hígado desempeña un papel importante y constante en la absorción de los nutrientes del cuerpo y en la expulsión de desperdicios Cuando los sistemas enzimáticos del hígado son dañados por el alcohol, las drogas, la selección inadecuada de los alimentos, el estrés, los niveles excesivos de lactosa que se mantienen en el torrente sanguíneo.

Para desintoxicar el hígado, conviene abstenerse de azúcar refinada, hidratos de carbono refinados, el alcohol, la cafeína, los productos lácteos, el pollo, los mariscos y las carnes rojas.

Se recomienda una dieta vegetariana para regenerar el hígado y el cardo mariano para proteger la función hepática.

4.- Sistema inmunológico en peligro

El sistema inmunológico protege el cuerpo de las infecciones y rechaza la enfermedad.

Pero cuando esta agotado, en peligro o con una pequeña cantidad de estrés oxidante puede causar un cambio de humor.

5.- Intolerancia a algunos alimentos

Si se experimentar con frecuencia reacciones desfavorables a ciertos alimentos es posible que sea alérgico o que no se toleren esos productos. Las alergias alimentarías se manifiestas mediante diversas afecciones inmunológicas, por ej. Infecciones crónicas de los oídos, bronquitis permanente, disfunciones digestivas agudas, lupus y otras afecciones auto inmunológicas. Todas estas enfermedades tienen un impacto negativo en el estado de ánimo, no son solo las enfermedades consecuentes, sino también los alimentos causantes son responsables de ansiedad, depresión y sentimientos de turbulencia.

Las alergias alimentarías pueden afectar la función mental y contribuir a disfunciones de las emociones y cambios de humor.

Volver arriba Volver al Inicio