Warning: embed_me.html could not be embedded. Como se han Modificado nuestros Hábitos Alimenticios Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Como se han Modificado nuestros Hábitos Alimenticios

.
1

Autor: JULIO ANTONIO MUÑOZ LÓPEZ
Profesor – Mg. En Educación
Master en Nutrición, Asesor Nutricional, Investigador

Subtítulos
Se puede cocinar rapido y nutritivo a cualquier hora del dia ¿A que costo?
Comer andando, preferible no hacerlo, solo si las circunstancias no se lo permiten
Los pueblos primitivos dedicaban muchas horas del día a buscar frutas, raíces, bayas, frutos secos, vegetales y pequeños pájaros o animalillos que les servían de alimento.

Los antropólogos han descubierto que estos hombres comían en cualquier momento; siempre que tenían algo para comer. En ocasiones pasaban largos periodos sin poder comer nada. El hombre primitivo subsistía básicamente de pequeñas cantidades de alimentos bajos en calorías y, en raras ocasiones, se reunían para darse un festín después de una jornada de caza exitosa.

Algunos nutriólogos creen que nuestro metabolismo ha evolucionado después de miles de años de estilo de vida para adaptarse a la escasez de alimentos. Lo cierto es que el estómago tiene capacidad de almacenamiento y que, si bien una comida puede ser masticada e ingerida en sólo unos minutos, su digestión puede prolongarse por espacio de varias horas.

A este respecto, algunas personas se parecen más a los animales carnívoros, como los leones o los lobos, que a los hervíboros, como los conejos, las vacas o los chimpancés, que pasan gran parte del día comiendo regularmente una gran variedad de vegetales.
Actualmente se considera que comer pequeñas cantidades de alimentos varias veces al día, es el mejor sistema para controlar el peso, ya que de este modo es menos probable sentir hambre que en los periodos más prolongados que quedan entre grandes comidas.
En un estudio estadunidense reciente se advierte que el consumo de pequeñas cantidades de alimentos varias veces al día tiene un efecto. reductor sobre los niveles de colesterol en sangre, en comparación con los niveles observados en individuos que realizaban tres grandes comidas al día. Según se desprende de estos estudios, realizar varias comidas frugales al día puede ser beneficioso para la salud, con tal que los alimentos tengan un valor nutritivo elevado y que no aporten en conjunto demasiadas calorías.

Conservacion de la energia

Debido a que en los tiempos primitivos el aporte de alimentos era realmente escaso, nuestro organismo desarrolló sistemas para conservar la energía. Tomar una o dos comidas al día puede desencadenar este mecanismo de conservación. Siempre que hay un intervalo prolongado entre las comidas, el organismo recibe una señal de que falta alimento. En respuesta a esta señal, el organismo se hace más eficaz en la conservación de energía, lo que puede dar lugar a problemas de peso.

En cambio, si se consume la misma cantidad de calorías repartida a lo largo del día dejando cortos intervalos entre las comidas, el organismo no tiene necesidad de conservar energía, ya que recibe un aporte continuo de alimentos.

Las investigaciones han demostrado que el organismo emite más energía de los alimentos en forma de calor si se realizan varias comidas frugales a lo largo del día que si la misma cantidad de energía es ingerida solo en una o dos grandes comidas. Este mecanismo del organismo explica también, por qué el ayuno no produce la espectacular pérdida de peso que cabría esperar de una ingesta tan gravemente escasa de calorías.

Cocina rápida no siempre sana y nutritiva

Actualmente comemos más que nunca en restaurantes de comida rápida. ¿ Por qué?. Las razones están claras: rapidez de servicio, comodidad y poder elegir lo que se va a comer. Sin embargo en un momento en el que cada vez existe una mayor preocupación acerca del valor nutritivo de los alimentos, es bueno saber lo que comemos cuando vamos a un restaurante de comida rápida.

La mayoría de las comidas rápidas contienen algunos de los nutrientes necesarios, sobre todo proteínas y algunas vitaminas y minerales. Lo que no suele aportar, sin embargo, es vitamina A, vitamina C y calcio. Otro de sus inconvenientes es su elevado contenido de grasas, sodio y calorías, en relación a los nutrientes que proporcionan. Su bajo contenido en fibra también es otro aspecto preocupante que conviene tener en cuenta.

Muchos establecimientos de comida rápida ofrecen otros platos como ensaladas o macedonias de frutas. Si se desea mantener un contenido nutricional elevado pero bajo en grasas, se recomienda que las salsas se tomen con moderación.
Si para comer se elige una hamburguesa, es mejor seleccionar una sencilla que una "de lujo", ya que esta última suele contener el doble de carne y con frecuencia está aderezada con salsas y quesos muchísimo más ricos en grasas y calorías.
Generalmente el pescado y el pollo en forma de comida rápida se toman fritos y por tanto son más ricos en grasas y calorías que una hamburguesa pequeña. Es mejor optar por establecimientos donde se pueda tomar, por ejemplo, una pechuga de pollo ( o cualquier otra carne magra) con pan integral acompañada de una ensalada verde.
Los alimentos de conveniencia han dejado atrás su imagen inicial de ser comidas poco nutritivas y ricas en grasas y sal.

Actualmente existe en el mercado una gran oferta de artículos de preparación rápida que son perfectamente sanos. El pollo, el pescado o la carne magra son mejores preparados a la plancha o la parrilla. Sin embargo, es conveniente leer siempre las etiquetas para conocer su contenido en sal y grasas. En realidad no es difícil seleccionar bien si se siguen las mismas pautas que para los alimentos frescos.

Se puede cocinar rapido y nutritivo a cualquier hora del dia ¿A que costo?

"¿ Y ahora que hago para desayunar, almorzar o para cenar?". Si usted, como tantas personas, se hace esta pregunta con frecuencia, considere los métodos, considere los métodos que le ofrecemos a continuación para preparar y servir comidas nutritivas.
Quizá lo más importante sea disponer de una buena despensa. Es conveniente tener la alacena, la nevera y el congelador bien abastecidos de alimentos frescos y de productos empaquetados, como arroz y legumbres, que ofrecen una amplia gama de posibilidades culinarias.

No hay necesidad de dedicar demasiado tiempo a cada componente de la comida. Si el plato principal requiere mucho tiempo de preparación, unas zanahorias cortadas en rodajas y una simple ensalada son un buen acompañamiento.

Para descongelar las carnes, lo mejor es hacerlo con el microondas, pero lo más saludable sería a baño maría o dejándolas desde la noche anterior en la nevera. La preparación de verduras en el microondas ahorra tiempo y preserva los nutrientes ya que s necesita muy poca agua y el exceso de cocción es poco probable. El microondas es también muy útil para calentar las sobras.

Cuando disponga de tiempo para cocinar, cocine para todo un ejército y congele las sobras. Las sopas y las pastas, por ejemplo, se congelan perfectamente, e incluso a veces mejoran de sabor tras ese proceso de congelación-calentamiento. Los estofados y otras viandas pueden dividirse en raciones y congelarse hasta que se precisen.
Sus comidas, por tanto, pueden girar alrededor de estos alimentos que se preparan de antemano. Descongelar unas verduras o calentar una barra de pan para acompañar una buena sopa no es lo mismo que empezar a cocinar desde el principio.

Comer andando, preferible no hacerlo, solo si las circunstancias no se lo permiten

Hábito muy frecuente en muchos países, si se puede darse en algún caso. En países como E.E.U.U., por ejemplo, es muy frecuente observar gente que come mientras se desplaza por la calle. ¿ Es aconsejable comer mientras se anda?. Ciertamente, el cuerpo se adapta a todo; los alimentos pueden ser masticados y deglutidos en cualquier circunstancia. Sin embargo, si se realiza una actividad muscular intensa mientras se come, la sangre es desviada desde el estómago y los intestinos a los músculos, por lo que la digestión de los alimentos puede quedar temporalmente interrumpida o ser incompleta.

Los médicos que tratan a pacientes con molestias gástricas descubren que muchos de ellos comen deprisa y generalmente lo primero que encuentran. Muchos de estos casos se solucionan simplemente si el individuo se acostumbra a comer de forma relajada.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-