Warning: embed_me.html could not be embedded. Como Preparar Menús Escolares Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Como Preparar Menús Escolares

.
1
Subtítulos
Ejemplos de menús para niños preescolares (2 a 5 años de edad)
Ejemplos de menús para niños escolares (6 a 11 años de edad)
Datos importantes del Comedor Escolar
Consejos para los educadores y colegios
Generalmente el menú escolar resulta monótono: falta de variedad, de hortalizas, frutas y legumbres. Adicionando colaciones o postres ricos en azúcar y grasas saturadas. Este informe refleja los hábitos, preferencias y carencias de la población escolar.

¿Cómo debe ser el menú escolar?

Uno de los objetivos prioritarios del menú escolar debe ser fomentar el consumo de una dieta equilibrada mediante la variedad de alimentos, preparaciones y texturas, dando prioridad a los alimentos más conflictivos en la alimentación de los pequeños -legumbres, pescado, frutas y verduras-, y basándose en las raciones y en la frecuencia recomendadas para cada edad.

Para ello, cada vez en más centros educativos, el equipo responsable del comedor o la empresa que gestiona la alimentación, cuenta con asesoramiento dietético a la hora de diseñar los menús. Pero el equilibrio nutricional no se consigue sólo con la comida del mediodía, aunque ésta suponga cerca del 35% de la energía diaria que necesitan los niños. Es necesario que el desayuno y la cena complementen la comida, y ahí entran los padres y su responsabilidad para educar a sus hijos en buenos hábitos alimentarios. Para lograrlo, es necesario conocer qué comen nuestros hijos en el colegio.

“Una alimentación de calidad y racional en los periodos de crecimiento favorece una etapa de madurez y una vejez más sana”, nos explica Javier Aranceta, Presidente de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC).

Recomendaciones para el preparar el refrigerio o menú escolar

  • Incluya alimentos de los diferentes grupos: Frutas y verduras, cereales o tubérculos y alimentos de origen animal.
  • Evite lo más posible los alimentos industrializados. Estos suelen ser ricos en grasa, azúcar y/o sodio. Tome un poco de tiempo para preparar el refrigerio con alimentos frescos la mayor parte de los días de la semana.
  • Procure que el refrigerio sea variado. Existen muchas opciones diferentes que pueden agradar a los niños. Procure planear el menú para toda la semana con anticipación para ahorrar tiempo y tener todos los ingredientes necesarios a la mano.
  • Aproveche el refrigerio para ofrecer frutas y verduras frescas al niño.
  • Evite las bebidas azucaradas. El refrigerio debe incluir siempre alguna bebida para que los niños se mantengan bien hidratados, pero evite todas las bebidas con alto contenido de azúcar como los refrescos y jugos industrializados.
  • Evite los alimentos muy dulce so pegajosos que pueden favorecer el desarrollo de caries.
  • Sirve porciones pequeñas de alimentos. Recuerde que el refrigerio debe representar cuando mucho el 20% de las calorías de todo el día. Esto equivale a unas 200 calorías para los niños preescolares y unas 270 para los escolares como máximo.
  • Sirva el refrigerio en una lonchera limpia y en recipientes agradables, irrompibles y fáciles de manejar.
  • Permita a los niños participar en la planeación de sus refrigerios y hasta en la preparación de platillos sencillos.
  • Aproveche la convivencia con otras personas para ofrecer al niño alimentos que en casa se le dificulte aceptar.
  • Incluya alguna sorpresa para el niño, sobre todo en el caso de los más pequeños, dentro de la lonchera algunas veces.
  • Adapte los siguientes ejemplos a las necesidades y gustos de sus hijos.

Ejemplos de menús para niños preescolares (2 a 5 años de edad)

MENU
1
1 manzana picada con ¾ de taza de yogurt bajo en grasa y 3 cucharadas de amaranto
Agua
2
½ sándwich de queso con pan integral
1 durazno
Agua
3
½ taza de zanahoria con limón, oliva si se desea y un poco de sal
40 g de pechuga de pavo o pollo en cubitos
4 palitos de pan o grisines
Agua
4
6 galletas de animalitos
¾ taza de cocktail de frutas con ¼ de taza de queso cottage, ricotta o queso blanco descremado
Agua
5
½ taza de jícama o una manzana
1 rebanada de pan con 2 cucharaditas de mantequilla de cacahuate, mermelada o dulce a gusto.
Agua

Ejemplos de menús para niños escolares (6 a 11 años de edad)

MENU
1
1 sándwich de ensalada de atún
1 pera
Agua
2
6 brochetitas de pechuga de pavo o pollo, queso y piña o kiwi
2 galletas de avena
Agua
3
1 taza de cereal (hojuelas de maíz o trigo)
¾ de taza de yogurt bajo en grasa
1 plátano o banana
4
1 taza de pepino con los gajos de 1 naranja
6 palitos de pan o grisines
2 cucharadas de cacahuates o maní
5
½ taza de arroz con leche
5 galletas marías
3 guayabas, frutillas o un durazno

Datos importantes del Comedor Escolar

Preguntas que los padres deben hacerse:

1. ¿Conoce el menú del colegio de sus hijos? A los niños y niñas que se quedan a comer en el comedor se les entrega una plantilla con el menú semanal. Si no es así, debéis exigir al centro o a la empresa que gestiona el servicio de alimentación esa información. Así, podéis comprobar y exigir que los menús sean variados y apetecibles.

2. ¿Tiene la información nutricional de los menús? Los menús escolares se deben ajustar a las recomendaciones dietéticas en cuanto a raciones, frecuencia de consumo de alimentos, aporte energético y de nutrientes recomendados según la edad del niño.

3. ¿Son menús saludables y equilibrados? Para ello, comprobad si los menús ofrecen variedad de alimentos, de preparaciones y texturas, y en las cantidades adecuadas a la edad del niño.

4. ¿A visto si los menús varían la forma de cocinar y presentar los platos? Comprobad también que no se exceda el menú con las preparaciones grasas (fritos, rebozados o empanados), que no se presenten las verduras siempre en purés o cremas. Lo mismo puede decirse del pescado (no siempre merluza rebozada) o de las carnes (pollo asado o frito o delicias de pollo…).

Asegurarse de que los alimentos precocinados y los derivados cárnicos grasos tengan presencia ocasional en el menú escolar, ¡y también en el menú familiar! No es un buen hábito que en una misma semana los niños coman albóndigas, hamburguesas, salchichas, pizza y varitas de pescado.
Los segundos platos irán acompañados de guarniciones variadas: salsas, verduras, ensaladas, puré de patata, etc. ¡y no siempre patatas fritas o salsa de tomate! Y los postres de preferencia serán la fruta fresca y los lácteos sencillos; y ocasionalmente dulces, bizcocho, helados, etc.

5. ¿Incluye el menú alimentos de temporada? Los alimentos de temporada son muy nutritivos y más económicos. Comprobad que el menú incluya frutas frescas, hortalizas, verduras y pescados frescos y de temporada.

6. ¿Varía el menú según la época del año? En primavera y verano los niños y niñas aceptan mejor las preparaciones más frescas y ligeras (ensaladas de arroz, de pasta, de patata, de legumbres, cremas frías) mientras que en otoño e invierno son deseables preparaciones más consistentes que se sirven a mayor temperatura: potajes, cocidos, guisos.

7. ¿Ofrecen la posibilidad de menús alternativos? Se debe contemplar la posibilidad de adaptar los menús a cualquier trastorno de salud o enfermedad que puedan sufrir los niños: aguda, como una diarrea o un estreñimiento, o crónica como la diabetes, la intolerancia al gluten o las alergias alimentarías. Y dada la diversidad cultural actual de los colegios, también se deben ofrecer platos alternativos para niños de otras culturas: vegetarianos, musulmanes, etc.

8. ¿Complementáis la comida del mediodía con el resto de comidas del día? La información que se detalla en el menú escolar os sirve para que os resulte más fácil ofrecer cada día a vuestros hijos e hijas una dieta variada y equilibrada. Para Aranceta, las cenas en general son un desastre, “en el colegio piensan que ya cenará en casa sanamente, y en casa que ya comió en el cole adecuadamente. Con lo que el uno por el otro… Es necesario conocer el menú del colegio y completar en la cena los nutrientes necesarios. Hay que sacar tiempo para comprar adecuadamente y preparar una cena sana y variada”.

 

Algunas cifras interesantes sobre la comida en los colegios:

- El 70% de los usuarios manifiesta su agrado por el servicio ofertado en el comedor escolar, tanto desde el punto de vista cuantitativo como cualitativo.

- En torno al 10% de los usuarios expresan la necesidad de mejora de los menús en relación con la forma de presentación y/o temperatura de los platos.

- El 50% de los alumnos usuarios de los comedores escolares estudiados refiere la necesidad de mejorar el sabor de algunos de los platos ofertados.

 

Consejos para los educadores y colegios

Los colegios tienen una serie de obligaciones que deben cubrir para mejorar la alimentación y la educación alimentaria de los niños. Estas tareas se clasifican en 7 puntos diferentes:

1. Aula: Cubrir los conocimientos, habilidades y actitudes positivas respecto de la alimentación.

2. Comedor: Asegurar aporte nutricional, calidad, cantidad, perfil alimentario. Introducir nuevas texturas, sabores, cultura gastronómica, las diferencias geográficas… Incorporar el comedor al proyecto educacional. Con la llegada del nuevo curso, nuevas recetas, que los niños no coman todos los jueves del año lo mismo. También es necesaria la colaboración entre los padres y los profesores, así como la formación continuada del personal de cocina y comedor. Es básico mirar al niño a los ojos cuando se le sirve la comida, no hacerlo poniendo cara de asco: Creer en que lo que se da es lo mejor.

3. Recreo: Activo, dinámico, no sedentario. Contratar monitores y personal para que se realicen actividades.

4. Talleres extraescolares: Conocer y saber hacer. Educación alimentaria, enseñar a comprar, a cocinar, etc.

5. Vending (máquinas expendedoras): Normalmente sólo tienen elementos con poco interés nutricional (patatas fritas, bollos), por eso se han prohibido en los coles, pero no en institutos. Hay que incorporar yogures, jugos o zumos, frutas, compotas.

6. Deporte escolar: Incentivar a las familias a que jueguen y darles apoyo institucional. Abrir los colegios los fines de semana con actividades educativas y deportivas.

7. Colaboración de las familias: Los padres deben implicarse en el proceso y tienen que ayudar a los colegios a desarrollar esta educación alimentaria.

Algunas fuentes citadas:
- Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) y Fundación Eroski.
- La escuela como tribuna alimentaria, Elena Musmanno. 2002 Buenos Aires, Argentina.
- Organización y administración del refrigerio escolar. Kapelusz, 1976 Veldis A. de Schanton; María Pía R. de Veiravé

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-