Cocina & Salud > Fitoterapia

¿Por qué sufrimos déficit de magnesio?

¿Por qué sufrimos déficit de magnesio?
“A los alimentos que consumimos les falta magnesio porque la cantidad necesaria no se repone en la tierra”, explica Ana María Lajusticia, licenciada en Químicas y empresaria, una de las mayores defensoras de este mineral como suplemento alimenticio.

 

En las farmacias o dietéticas, es posible encontrar el magnesio por doquier. Este elemento químico es barato y se le atribuyen usos curativos. Lo encontrará en muchos formatos: cloruro para disoluciones, gel con limón, carbonato masticable con sabor a nata, combinado con colágeno, en comprimidos enriquecidos con vitaminas B5, B6, B8, B9, B12, E, PP y selenio, entre muchas otras opciones. El culto a este mineral se está agrandando con el boca a boca y a través de los libros. Pero en España, la impulsora de este suplemento alimenticio es Ana María Lajusticia. A raíz de sus charlas en Youtube y de sus libros (“El magnesio”, “La alimentación equilibrada y moderna”, “La artrosis y su solución”) prescribe y desarrolla los usos de este mineral para que las personas interesadas puedan acceder a su conocimiento.
Uno de sus objetivos es convencer a la población de sus bondades, incluso a los médicos que no ven con tan buenos ojos tanto suplemento.

El problema es que a nuestros suelos les falta abono

Estamos abonando con nitrógeno, fósforo y potasio desde los años 50 y los suelos, dependiendo del cultivo, extraen cerca de 20 kilos de magnesio por hectárea y año, y no se restituyen. Por lo tanto, los alimentos ya no contienen el magnesio que deberían tener.

Por ejemplo, explica que antes su abuela comía un plato de lentejas, un bistec con patatas fritas y una naranja. Pero si una persona hoy en día come la misma cantidad, estaría tomando algo menos de la mitad del magnesio que su antepasada. Esto sucede porque hasta hace 70 u 80 años se abonaba la tierra con magnesio, es decir con el estiércol. En las deyecciones de los animales iba acumulado potasio y magnesio.

¿Cuánto magnesio ingerimos en nuestra dieta?

En el mundo occidental ingerimos menos de la mitad que los japoneses. Si bien se ha afirmado que necesitamos 350 miligramos al día, los japoneses, que son el pueblo más longevo e inteligente, toman entre 600 y 800 miligramos. Ellos lo tienen gracias a sus suelos, que son muy ricos en magnesio. Además, comen semillas, huevo, pollo. Acumulan reservas de magnesio desde pequeños. En los países occidentales, tomamos lo justo para vivir, salvo los que ingieren mucho cacao, almendras y soja. Nuestros suelos, en cambio, están compuestos por granitos, sienitas y dioritas, ricos en sodio, aluminio y potasio.

¿Qué diferencias hay entre tomar magnesio, cloruro, carbonato o lactato?

Tomar cloruro y magnesio es lo mismo. El lactato tiene menos magnesio y es menos laxante.

¿Es bueno tomar colágeno?

El colágeno constituye el 38% de la proteína total de nuestro cuerpo. Los antiguos o consumían. Ahora, es más fácil tomarlo en polvo, en pastillas o en ampollas bebibles. Lo mejor es administrarlo en el desayuno, que suele ser pobre en proteínas.

¿Qué alimentos no pueden faltar en nuestra dieta?

- Los más ricos en colesterol debemos comerlos o tomarlos en el desayuno: el jamón, el lomo, los huevos; y añadir vitamina C con un zumo de naranja, un kiwi o tomate.

- Beber leche de vaca o de soja, que tienen el mismo calcio.

- En la comida: legumbres por su hierro y fibra. Luego, carne, pero dependiendo de la estatura.

- También hay que incorporar vitamina C: naranja, piña, kiwi, fresas.

- En la cena: verdura hervida y pescado, aunque sea de lata.

¿Cómo saber si hay deficiencia de magnesio?

Normalmente se sabe que el 80% tiene un déficit claro. Un 8% lo manifiestan con contracturas, calambres, párpados que se caen, arritmias, taquicardias. Y si cierra los ojos y ve lucecitas o se despierta sobresaltada con la sensación de caer, debería tomar magnesio cuatro veces al día.

Precauciones: Está contraindicado para personas con problemas de riñón.

¿Los niños deben tomar este suplemento?

Actualmente hay muchos niños con carencia de magnesio porque a sus madres les falta durante el embarazo. Cuando tienen esa ausencia, los pequeños sufren hipo, vomitan con facilidad y cuando están en la cunita bracean y lloran hasta perder el resuello. Muchas muertes súbitas pueden estar relacionadas con esto. Son inquietos e hiperactivos.

 

.

Volver arriba Volver al Inicio