Cocina & Salud > Fitoterapia

Cocina macrobiótica: equilibrio nutritivo II parte

Cocina macrobiótica: equilibrio nutritivo II parte
La macrobiotica no es una dieta para adelgazar, aunque sí regula el peso: quien necesita perder peso lo pierde, quien necesita ganarlo lo aumenta.

Recuperando la salud...

La calidad de nuestra sangre la creamos cada día de nuestras vidas. Si quieres cambiar tu salud necesitas cambiar tu sangre. Sin cambiar la calidad de tu sangre no será posible gozar de salud por mucho tiempo sin necesidad de tratar los síntomas con medicamentos, hierbas y otros suplementos. La salud debería ser un estado constante... lo cual es mucho más que simplemente un período entre dos enfermedades. Nuestra sangre alimenta las células, tejidos, órganos, genes, hormonas, nervios, cerebro. La calidad de éstos estará directamente relacionada con la calidad de la sangre. El enfoque macrobiótico nos enseña que si algún órgano de nuestro cuerpo se ve afectado, tendremos que cambiar la calidad de la sangre que lo nutre para modificar esa condición. Asimismo, si una persona tiene muchos cambios anímicos, se encuentra depresiva o mentalmente inestable, la sangre nuevamente es un factor importantísimo ya que ésta nutre los componentes de todo el sistema nervioso.

Los factores que influyen en la calidad de nuestra sangre son:

pH - Equilibrio entre ácidos y alcalinos
Azúcar
Grasas y aceites
Agua
Equilibrio sodio/potasio
Concentración de otros minerales
Equilibrio yin-yang
Si aprendes a cambiar la calidad de tu sangre, puedes crear y mantener la salud en forma estable y armoniosa.

La macrobiótica y el cáncer

"Aproximadamente un tercio de las muertes que el cáncer ocasionará en el 2002 estarán relacionadas con hábitos de vida como la mala nutrición, el tabaquismo, la inactividad física y la obesidad" American Society of Clinical Oncology (ASCO). El cáncer se desarrolla al producirse una degeneración crónica de la sangre, es el resultado de un gran deterioro en nuestro organismo, producto de excesos acumulados. El consumo excesivo de grasa, en especial saturada, así como el azúcar, sal, alcohol, ha sido relacionado con 6 de las principales causas de mortalidad: enfermedades cardíacas y cardiovasculares, cáncer y cirrosis de hígado. (Fuente: Select Committee on Nutrition and Human Needs, USA).

La Academia Nacional de Ciencias (USA) emitió un informe de 472 páginas denominado Dieta, Nutrición y Cáncer, en el cual se asociaba la dieta moderna alta en grasa saturada, proteína animal, azúcar y aditivos químicos con la mayor parte de los cánceres, incluyendo malignidades en las mamas, colon, próstata, útero, estómago, pulmón y esófago. El panel revisó cientos de estudios médicos corrientes asociando modelos dietéticos a largo plazo con el desarrollo de 30 a 40% de cánceres en el hombre y 60% en las mujeres. El comité enfatiza la importancia de incluir frutas, verduras y cereales integrales en la dieta diaria. En estudios epidemiológicos, el consumo frecuente de estos alimentos ha sido relacionado con una menor incidencia de varios cánceres.

La macrobiótica no sólo se utiliza para prevenir el cáncer, sino que también podemos encontrar muchos casos en los cuales a través de la alimentación se ha logrado revertir enfermedades hasta que hayan desaparecido totalmente todos los síntomas. Realmente parece milagroso, pero es simplemente el cuerpo que vuelve a restablecer su armonía al recibir los cuidados adecuados. De esta manera, la macrobiótica también nos ayuda a mantenernos alejados de las enfermedades para aquellos que gozamos de un buen estado de salud, además de sentirnos con vitalidad y energía, gozar de un buen estado anímico y mantenernos en forma física y espiritualmente.

Las Algas Marinas

Las algas marinas son un componente muy importante dentro de la alimentación macrobiótica. Se considera que constituyen uno de los grupos de alimentos con mayores valores nutricionales del mundo. A modo de ejemplo, en comparación con vegetales de quinta la especie "kelp" contiene 150 veces más iodo y magnesio. La especie "dulse" es 30 veces más rica en potasio que la banana y es 200 veces más rica en hierro que la remolacha. El "nori" iguala a las zanahorias en vitamina A y duplica las proteínas contenidas en algunas carnes animales. El "hijiki" (spagetti) contiene 14 veces más calcio que la leche entera. Las mayoría de las algas marinas contienen abundantes vitaminas, minerales, proteínas y oxígeno (debido a la gran cantidad de clorofila que contienen). Contienen una mínima cantidad de grasas, con lo cual agregan poquísimas calorías. Las algas contienen fundamentalmente vitaminas A, B1, C, E y vitaminas B12.

Al crecer, las algas marinas convierten los minerales inorgánicos del agua en sales minerales orgánicas que son combinadas con aminoácidos lo cual constituye una fuente fundamental de minerales para el organismo en la protección del corazón, crecimiento del cabello, uñas, calidad de la piel, sangre, músculos y huesos. Las algas marinas accionan directamente sobre la sangre, haciéndola más alcalina si ésta es muy ácida y reduciendo excesos de grasa y mucosidades almacenadas. El kombu y el wakame (y otras especies de color bien oscuro) contienen algina, un ácido que transforma metales tóxicos en el intestino en sales que son fácilmente eliminadas del cuerpo. En un estudio realizado en la universidad de Montreal se demostró también la habilidad de algunas algas de eliminar algunas sustancias radioactivas del organismo. Existen alrededor de 10.000 especies diversas de algas. Debido a su concentrado contenido de minerales y nutrientes, se pueden consumir diariamente en la dieta macrobiótica pero sin superar un 5-10% del porcentaje total de la comida.

Las siguientes son las algas más utilizadas en la macrobiótica y sus contenidos en minerales:
MINERALES (miligramos por cada 100g)
Tipo Calcio Fósforo Hierro Sodio Potasio
Agar agar 567 22 6,3 * *
Arame 1170 150 12 * *
Dulse 296 267 * 2085 8060
Hijiki 1400 56 29 * *
Musgo de Irlanda 885 157 8,9 2892 2844
Kelp 1093 240 * 3007 5273
Kombu 800 150 * 2500 *
Nori 260 510 12 600 *
Wakame 1300 260 13 2500 *
* no disponible
Fuente: US Department of Agriculture - Japan Nutritionist Association

Receta:

Ensalada Hijiki

Ingredientes:
• 1 taza algas hijiki (lavadas, remojadas 5 min., hervidas 20 min., cortadas)
• ¼ taza cebolla picada
• ¼ taza choclo dulce desgranado
• ¼ taza brócoli cortado en chico
• ¼ taza rabanitos cortados en rodajas finas
• ½ taza repollo blanco cortado muy fino
• Agua
• Salsa de tofu*

• Preparación:

1. Hervir unos 30 segundos los vegetales por separado en una cacerola con 3 cm de agua en el siguiente orden: cebolla, choclo, repollo, brócoli, rabanitos. Dejar enfriar. 2. Mezclar los vegetales con las algas. 3. Servir con la salsa de tofu * Salsa de tofu: hacer un puré (se puede utilizar un mortero) con 150g. Tofu, ½ cebolla chica rallada, 2 cucharadas de agua. Guarnecer con 1 cucharada puerro picado. Variante: en el paso 1) se puede saltar la cebolla en aceite de sésamo para hacerlo más gustoso.

Los Ingredientes mas Usados

Cereales

• Arroz integral
El arroz integral es el mejor alimento para consumir diariamente; es el grano que contiene más abundantemente vitaminas del complejo B y las más fáciles de digerir. Es beneficioso para el sistema nervioso y el cerebro e indicado contra las alergias. El germen del arroz integral contiene fitina (ácido fítico) que ayuda a expeler los venenos del cuerpo. La mejor calidad de arroz es aquella que no presenta granos verdes ni de color oscuro; hay diferentes variedades: Carolina, Blubonet, Yamani; este último es muy bueno para consumir, sobre todo en los lugares de clima templado y frío.

•Mijo
El mijo es el único cereal alcalino, tiene una tasa elevada de proteínas e indicado para el bazo. Tiene mucho hierro y actúa favoreciendo el estómago y el páncreas.

•Sarraceno
El sarraceno puede ser comido como cereal en grano o en harinas. Es excelente para tiempo húmedo y frío ya que produce calor rápidamente. Tiene mucha vitamina E y es un buen alimento reconstituyente de la sangre y beneficioso para los riñones.

•Trigo
El trigo es el grano que contiene más proteínas y gluten. Es beneficioso para el hígado y desde los tiempos antiguos es indicado como alimento para el intelecto. Centeno El centeno provee poder al los músculos, da energía y resistencia, es mejor consumirlo en forma de harina porque sus granos son difíciles de digerir.

•Avena
La avena tiene un alto contenido de grasas y es indicado para personas con problemas en la tiroides. Es buena consumirla en los lugares de clima frío, puesto que acelera el metabolismo y da mucha potencia.

•Cebada
La cebada se usa para eliminar quistes, tumores y contra problemas de estómago y gastritis. Cuando hay verrugas se curan aplicando, día tras día, cebada cruda masticada en el lugar.

Hipócrates, el médico de la antigüedad hacía sus curas únicamente con este cereal. • Verduras
Cebollas Sabía que los pelitos que crecen en la parte blanca de las cebollitas de verdeo, tostados sirven para resolver problemas de acidez estomacal?. Recuerde que si bien la gente en general, al usarla, le saca la parte verde, justamente es ésta la que tiene una cuota muy importante de minerales. Zanahorias
Las zanahorias tienen diversas proteínas, y son ricas en carbohidratos, potasio, sodio, calcio, iodo y una buena proporción de todas las vitaminas, en un medio de elevada alcalinidad. Estas características las transforman en un alimento altamente purificador. Algas
Las algas son una fuente importante de yodo, calcio, hierro, etc. Es importante incorporarlas en la dieta, sobre todo cuando no se incorpora demasiada proteína animal. Otra de las ventajas que tienen las algas es que ayudan a mantener la temperatura del cuerpo. • Legumbres Azuki
Actúa mejorando el funcionamiento de los riñones y es beneficioso para curar enfermedades relacionadas con este órgano. Una vez por semana recomendamos consumir una sopa de aduki, algas kombu y zapallo, ya que el caldo de ésta actúa como purificador de todo el sistema renal incluida la vejiga. Lentejas y garbanzos
Las lentejas y los garbanzos son una fuente importante de hierro y proteínas que aportan muchos nutrientes al organismo. En caso de problemas digestivos antes de consumirlos es bueno tamizarlos. • Más alimentos... Rábanos Los rábanos tienen muchas propiedades. Cocinados casi sin agua, poca sal salsa de soja ayudan a eliminar las grasas del organismo. Cuando se come algo frito, un poco de rábanos crudos rayado con gotas de limón y salsa de soja ayuda a atenuar los efectos de la fritura. Te El té bancha, es un té verde tostado, también llamado té de tres años; son hojas de gajitos secos y leñosos (ya que las hojas, tienen 3 años o más). Este té es utilizado para restablecerse de muchas dolencias; mezclado con unas gotas de salsa de soja es un maravilloso recuperador de fuerzas cuando se está cansado al final del día ¿En qué consiste la macrobiótica? La Macrobiótica nació en el Japón gracias a George Oshawa y se basa en la búsqueda del equilibrio físico y emocional a través del equilibrio en la dieta. Divide los alimentos en Yin y Yang. Alimentos Yang: si su "energía" es caliente, tonificante y contractiva como los cereales, legumbres, pescado, carne, la sal, verduras de raíz. Alimentos Yin: cuando su energía es fría, dispersante y debilitante como el azúcar, la miel, los lácteos (leche, quesos y yogures) las frutas (sobre todo las tropicales como Platano, Mango, Kiwi, Papaya, Piña....), verduras como las patatas (papas), berenjena, tomate y remolacha, el alcohol... Ventajas de la macrobiótica La macrobiótica limina de la dieta todos los productos refinados como el azucar blanco, el pan blanco, los embutidos, la carne, los dulces industriales, las bebidas alcoholicas y los refrescos industriales. Introduce las Algas Marinas en la dieta, no como algo puntual y exótico sino como parte del menú diario. Recupera de nuevo los cereales como parte de la dieta y sobre todo introduce el concepto de que deben de ser integrales y cultivados sin pesticidas. Adecua la dieta a cada persona según su constitución física, el pais donde vive y la estación del año. Une a la dieta remedios naturales y terapias como el Shiatsu, con lo cual empiezas por la dieta pero te acabas metiendo de lleno en el mundo de la Medicina Natural. La macrobiótica busca el equilibrio emocional y espiritual. La dieta es un poco la excusa para hacerte consciente de que necesitamos equilibrarnos a todos los niveles para vivir felices. Inconvenientes de la macrobiótica Riesgo de Anemia ya que a excepción de algo de pescado, como norma no se toma nada de proteína animal (ni carne, ni pescado ni huevos ni lácteos). Cuidado con la vitamina B12 ya que aunque en teoria está en el Tempeh, en el Miso (fermentos de soja) y en el alga Espirulina a la hora de la verdad muchos de estos productos tienen poca cantidad o son insuficientes para algunas personas. Disminución de la masa muscular. Hay personas que se adelgazan mucho pero sobre todo pierden masa muscular ya que o bien toman poca proteina vegetal o su cuerpo no la asimila bien. Riesgo de convertirte en un bicho raro. El hecho de no tomar ensaladas, ni pan ni arroz blanco, ni fruta como norma, ni pizzas, ni huevos, ni carne , ni lácteos limita mucho tu vida social y familiar por eso la mayoria acaba limitado a sus amigos y conocidos macrobióticos. Todo es Made in Japan." Miso, salsa de soja, algas, tempeh, tofu, shiitake, daikon, umeboshi, seitán, umesu, genmaisu, sake, mirin...." La verdad es que aunque la Macrobiótica dice que hemos de comer lo de nuestra tierra con esta dieta comemos lo de la suya. Ejemplo de un menú en macrobiótica Desayuno: una infusión de té de tres años (té Bancha, un té muy suave sin teína) o té Mu (una combinación de dieciséis plantas) con una crema de mijo o de arroz (poner una taza de arroz o mijo con cuatro o cinco de agua y cocinarlo lentamente durante cuatro o cinco horas. Luego servirla con un poco de sesamo por encima. Tambien se pueden cocinar con un poco de canela y de pasas). Como alternativa de la crema de arroz o mijo se suele tomar galletas de arroz con puré de sesamo o algún paté vegetal. Almuerzo (mediodia): de primero Sopa de Miso que es una sopa de verduras con algas y un condimento salado de soja. De segundo se toma un plato combinado donde suele haber Arroz integral hervido con un trozo de alga Kombu y otra parte de proteína vegetal (legumbres, Seitan o gluten de trigo, Tofu o "queso" de soja, Tempeh o soja fermentada). Como postre se puede tomar un poco de compota de manzana (la fruta siempre cocida) o un poco de pastel hecho con una base de copos de cereales o de sémola de maiz o de trigo (cous-cous) con gelatina de fruta hecha con alga Agar-agar. Normalmente no se suele tomar postre sinó una taza de té Bancha. Merienda: un té con unas galletas de arroz y un poco de mermelada o paté vegetal. Cena: Una sopa (que puede ser de verduras con Shiitake, que es un hongo japonés, y daikon, que es como un nabo pero muy grande). De segundo se suele tomar unas verduras al vapor o estofadas. Si se tiene mucho apetito se puede acompañar con arroz o un poco de proteina. Observaciones sobre la macrobiótica: La macrobiótica iene muchas ventajas pero cuidado con las desventajas. Es de las dietas donde es mas importante asesorarnos al máximo por alguien de la más absoluta confianza, evitar los fanatismos (a menudo se cae en la competición de a ver quien es mas purista) y sobre todo hacerse de vez en cuando alguna analítica para ver los niveles de Hierro y B12. En la dieta macrobiótica existen algunas reglas de obligado cumplimiento que Irma Doria recoge en su libro ‘La cocina macrobiótica’. Su seguimiento permitirá obtener los mejores resultados posibles: • Eliminar el azúcar y los pasteles en general, incluidos los caramelos. • Prescindir de las bebidas azucaradas y de las conservadas y tratadas químicamente. • Eliminar el café y el té con colorantes artificiales. • Cocinar los alimentos según las reglas macrobióticas: con aceites vegetales naturales o con agua, y salarlos con sal marina. • Elegir para cocinar recipientes de barro, resistentes al fuego, acero inoxidable o recipientes esmaltados; y descartar en lo posible el aluminio. Remover los alimentos con una cuchara de madera. • No comer verdura o fruta fuera de su época, y evitar los productos procedentes de países lejanos, salvo algunas excepciones. Son preferibles los productos de la propia tierra, y aún más los de la propia región. • No comer fruta, verdura ni cereales cultivados con abonos químicos o desinfectantes. • No usar especies ni ingredientes químicos, y evitar también la sal común refinada. • Evitar lo máximo posible las proteínas animales y sustituirlas por las vegetales. De entre las carnes, aunque muy limitadamente, dar preferencia a la caza y el pescado. • La Macrobiótica contempla asimismo que cada bocado deberá ser masticado entre treinta y cincuenta veces. Comer se convierte en una especie de rito. “Aunque no se coma por el placer de comer, hay que comer con placer”, señala Doria. Larga vida A diferencia de muchas otras dietas, adelgazar no es el objetivo principal de la nutrición macrobiótica, es curar o prevenir más de 200 enfermedades. Entre ellas diabetes, cáncer y problemas del corazón. Sin embargo al reducir el consumo de azúcar y grasa animal a su mínima expresión perderás esas libritas de más. "No me interesa adelgazar", dice Olga Mancera, una chica vegetariana de 30 años que mide 5 pies, 4 pulgadas y pesa 113 libras. "Mi principal preocupación es evitar el cáncer". El legado de Aveline Kushi Su creador Aveline Kushi murió de cáncer cervical a los 78 de edad, no sin antes presenciar el fallecimiento de su esposa y su hija a causa de este mismo mal. Por suerte para la humanidad Kushi escribió un libro antes de morir en el que dio a conocer los resultados de su incesante investigación. Kushi asegura que para obtener una salud óptima es necesario sustituir la carne por granos enteros y legumbres, ya que también son ricos en proteína y no contienen grasa. Pirámide alimenticia macrobiótica Entre los alimentos básicos se encuentran las judías de soya, avena, trigo, arroz integral y lentejas. Los vegetales comunes, la sopa de miso o shoyu, algas marinas y los vegetales de mar forman el grupo de los acompañantes o comidas secundarias. Algunos de los vegetales marinos que debes comer como hiziki, arame, kombu, wakame y nori los podrás encontrar en tiendas de comida oriental. Los vegetales convencionales cocinados al horno, al vapor, sofreídos, hervidos o crudos. Frutas, pescado y semillas En tercer lugar se encuentran frutas selectas como manzanas, semillas y nueces. El cuarto y último grupo alimenticio de la pirámide macrobiótica lo conforman el pescado de carne blanca y los mariscos, los cuales se comen con moderación, máximo dos veces por semana. Una dieta para cada clima La cantidad de alimentos que debes comer por cada grupo dependerá del clima en el que te encuentres. Por ejemplo, si vives en una zona cálida el 50% de tu alimentación debe contener granos enteros. Los vegetales comunes tales como repollo, brócoli o coliflor acaparan de un 20% a un 30%. Las legumbres, sopas, vegetales marinos y otros alimentos sólo representan el 10%. Trasciende la barrera cultural Aunque las algas marinas no son un artículo de preferencia en la cesta básica de alimentación de los hispanos, es la fuente natural de minerales más completa del mundo. Balance, nutrición y consejos de vida • Comer tres veces por día. • Dar gracias antes y después de cada comida. • Masticar la comida por lo menos cincuenta veces antes de tragar. • No comer tres horas antes de ir a la cama. • Mantenerte física y mentalmente activa. • Ser humilde. • Y mantener una comunicación abierta con tus familiares cercanos son algunos de los principios que complementan la dieta macrobiótica. Unos de los platos más representativos de este plan de comidas sanas es la sopa miso. La receta que encontrarás a continuación y su preparación toma sólo cinco minutos. Ingredientes: • 5 tazas de agua. • 1 taza de cebolla rebanada. • 1 taza de tofu en cuadritos. • Cebollín en rebanadas. • 1/8 de taza de Wakame (algas) en tiras. • 1/4 de cucharada pequeña de barley miso por cada taza de líquido. Barley miso es una pasta de judías de soya molidas, fermentadas y mezcladas con sal marina y barley. Preparación: Hierve el agua. Añade el wakame y las cebollas. Cocina a fuego medio hasta que las cebollas estén transparentes. Añade el tofu y el barley miso. Reduce el fuego al mínimo y déjalo cocinar por 3 minutos. Contenido nutritivo: Adorna el tazón de sopa con cebollín fresco y disfruta de un platillo rico en proteínas, vitaminas A y B, minerales, ácido fólico y calcio entre otros.

Volver arriba Volver al Inicio