Cocina & Salud > Fitoterapia

Cocina Macrobiótica: equilibrio nutritivo

Cocina Macrobiótica: equilibrio nutritivo
La macrobiotica no es una dieta para adelgazar, aunque sí regula el peso: quien necesita perder peso lo pierde, quien necesita ganarlo lo aumenta.

 

¿Qué es salud en macrobiótica?

La salud es el equilibrio, y el alimento es el medio de lograrlo. Estar sano es mucho más que no estar enfermo. Un estado de mala salud comienza mucho antes de que se evidencie. Esta evidencia es lo que se suele confundir con la enfermedad misma; por ejemplo, una piedra tarda años en formarse en el riñón. Sufrimos en el momento de expulsarla y allí nos declaramos enfermos; en el momento en que el cuerpo está luchando contra la enfermedad que ya existía. Cuando una dieta abunda en elementos nocivos como las toxinas de la carne, grasas saturadas, sustancias químicas, etc.; el organismo intenta expulsarla por sus canales habituales. Cuando éstos no son suficientes, queda aún un recurso: la enfermedad. Es sabido que las personas activas se enferman menos, el ejercicio elimina tóxicos. Pero la única manera de evitar la enfermedad, es evitar su causa: la mala nutrición.

Todo nace de nuestro cuerpo

Todo depende básicamente de dos cosas: emociones y dieta. Éstas forman una relación estrecha, a veces viciosa y de la cual no es fácil salir: dulces, lácteos, cacao, café, huevos, y excesos en general.

Las leyes principales en la naturaleza vistas desde nuestro punto de vista y basándonos en el ritmo de las estaciones son:

1º) Lo pesado calienta, contrae, endurece, se recoge, es centripeto.

2º) Lo que sube, se expande, se enfria, necesita calor, y a nivel fisico es engordar, acumular liquido y ablandar, deformar, diluir la sangre.

El primer tipo crea caracteres competitivos, viscerales y egocéntricos.

El segundo aumenta la espiritualidad al hacer ascender la energia asi como aumenta el intelecto.

Estos dos tipos de alimentos estan definidos en su composicion por las sales minerales:

Sodio (Na) del primer caso y potasio (K) en el segundo, que son las sales mas abundantes y las que tienen mayor oposición entre si y por tanto las que llevan el trabajo de regular el Ph, o sea los líquidos, sin menospreciar otros alimentos. Del correcto equilibrio de ellas depende la armonia en nuestro cuerpo y en nuestra vida en gran parte.

Los Objetivos son:

- Resistencia al cansancio y condiciones climáticas adversas

- Buen descanso pudiendo reducir las horas de sueño sin mermar el descanso

- Buena memoria, humor y apetito sin gula ni lujuria.

- Buen rendimiento y afectividad y prosperidad tanto ética como material.

En definitiva, la estabilidad ante la vida para conseguir el cielo en la tierra; la felicidad en este cuerpo y en este planeta.

La Macrobiótica restituye el ritmo de la naturaleza y su armonía en el ser humano, no solo por recuperar el ritmo de las estaciones, sino a nivel biológico con la prudencia instintiva e intuitiva que hoy en dia evitaría muchos embarazos en jóvenes y muchos casos de SIDA y violencia (las hormonas añadidas a los alimentos que ingerimos nos hacen madurar más rápido y envejecer antes: premenopausia y cánceres en el aparato reproductor). Esto sin dejar de poner en tela de juicio la educación recibida acerca de la sexualidad, ética y afectividad y el erotismo.

Para entenderlo mejor añadiremos que respetando las leyes de la naturaleza obtenemos sus regalos. Hoy hay que hacer hincapié en esto por que por desgracia la parte negativa del progreso, o sea los excesos, nos han traíido una serie de opciones y realidades que son peligrosas. Hoy en día tenemos que distinguir la macrobiótica con nombre propio ya que hay que separarlo del resto. Antiguamente no habia tantas posibilidades de salirse de este ritmo por que venia marcado por la naturaleza y sus ritmos, por esto mismo, por lo menos para la gran mayoría.

Otros se salían cuando querían dejar de ser humanos por razones psíquicas y emocionales, para convertirse en tiranos materialistas y embaucadores místicos, hipócritas ambos que se protegían entre si y poco a poco han ido contagiando su modelo a base de imponerse, cosa que no tiene nada que ver con la cultura y el progreso, ni la riqueza y felicidad ecuánimes. Dicho esto, podemos concluir que la macrobiótica es una dieta que potencia las cualidades del Ser Humano cada vez más y mejor, no se trata solo de aliviar, mejorar y sanar la enfermedad, algo que poca gente se atreve a realizar por miedo, dogmas, normas, tabúes socio-económico-culturales.

Dotando al ser humano de sus cualidades intrínsecas de sentido común, intuición, instinto, etc... Estas leyes eran para los seres humanos tan propias de si que se convertían en algo accesible y sencillo transmitido culturalmente a través de la familia sobre todo por la línea femenina con lo cual se establecía un poder matriarcal aparte del patriarcal masculino ya que la mujer siempre se ha ocupado de lo más importante y esencial: dar vida y cocinar, sin mermar otro tipo de actividades y/o cualidades.

La Macrobiótica se basa en el equilibrio de los cinco elementos de la naturaleza que forman el llamado pentáculo de los akelarres, que permítanme les diga era un montaje para quitar a las personas sanas y ecuánimes su poder y sabiduría y borrar tradiciones que nos ligaban a la tierra y sus energías, dándonos a cambio esclavitud e ignorancia, algunas veces. Cada elemento está relacionado con una estación del año, direcciones, sabores, un par de órganos, colores, direcciones, partes del cuerpo, climas, emociones, etc...

Lo que ingerimos nos Afecta

Pongamos un ejemplo muy evidente: el alcohol. Una misma cosa puede convertirse en medicamento, o más allá del concepto de medicamento en algo que nos potencia, fortalece y nos hace crecer, o nos puede hacer daño. Es así que la misma persona se convierte en su propio médico controlando y previniendo situaciones para no irse a los extremos, potenciando actitudes innatas al ser humano: estudio, sexualidad, salud, ética, resistencia... o destruyéndose.

Todo en uno y al mismo tiempo

La insatisfacción y los errores con los que vivimos hoy en día no se solucionan como vivimos hoy ya que es una repetición constante del mismo error. Vivimos rápido y sufriendo sin apenas conciencia de ello y sin compensación ni suficiente descanso, sumergidos en una inercia anestesiante que proporciona el mismo sistema, evidentemente: perdiendo nuestro centro, muriendo jóvenes y enfermando gravemente. Hay que cambiar esto, pero con inteligencia y continuidad, lo que proporciona estabilidad y solidez, con objetivos alcanzables y llegando al final de una forma flexible, no con ritmos explosivos que creen rechazo e inestabilidad y se apaguen enseguida, haciendo más que nada ruido, o sea recuperar el SENTIDO COMÚN, el menos común de los sentidos.

Variaciones:

Hoy en día la dieta ha variado muchísimo y esto no es malo en sí, si no fuera porque somos más vagos, supersticiosos, enfermizos, descentrados, majaras, apáticos, cobardes y feos, y la mortalidad está creciendo de nuevo y se dan enfermedades degenerativas hasta en niños. Se ha dejado la legumbre como proteina. Se ha eliminado el cereal integral. Aumentó el uso de pesticidas y hormonas en la comida. Hay abuso de harinas y cereales lavados con ácidos. Las frutas y verduras que consumimos son fuera del lugar de origen y de temporada. Excesos en algunos alimentos: proteína animal da un carácter agresivo no dialogante. Sedentarismo.

Macrobiótica y las Emociones

Las emociones y actitudes pueden ser estudiadas como opuestos complementarios, tal como se clasifican las comidas dentro de la macrobiótica.

Las emociones negativas están relacionadas con un desequilibrio en el funcionamiento de algún órgano de nuestro cuerpo. El odio, la irritabilidad, la violencia son emociones conectadas con la condición del hígado - la emoción opuesta que equilibra es el perdón, la indulgencia. La preocupación y tristeza se relacionan con el estómago, bazo y páncreas. El miedo excesivo se conecta con los riñones y vejiga. La ansiedad y nerviosismo se relacionan con el corazón, la falta de reacción o la reacción excesiva se relaciona con los pulmones.

Desde el punto de vista de las características positivas (cuando los órganos están en equilibrio) el hígado se relaciona con la benevolencia y la amabilidad, el corazón con la comunicación y las relaciones, el estómago/páncreas/bazo se relaciona con la consciencia de nuestra potencialidad y con la creatividad, los pulmones con la concentración, los riñones y vejiga con el coraje, las ganas, la fuerza interior. De esta manera, podemos decir que las emociones son síntomas de nuestra salud física y pueden ser modificadas analizando la condición del órgano específico con el cual se relacionan.

Existe mucha gente que si bien físicamente se encuentra saludable sus síntomas emocionales (enojo, miedo, depresión, pesadumbre, etc.) o el deseo de encontrar mayor profundidad espiritual lo llevan a comenzar un estilo de vida macrobiótico. La macrobiótica también ayuda a comprender más profundamente cómo nuestras emociones también son un espejo de nuestra condición y salud y la manera de equilibrarlas.

La macrobiótica estudia los opuestos y complementarios - esto nos permite enfocarnos en los excesos y deficiencias y respetar nuestras limitaciones manteniendo la armonía en nuestra vida cotidiana. Empezamos a ser conscientes de cuánto es demasiada actividad o demasiada relajación, demasiada rigidez o demasiada flexibilidad, actitudes positivas o negativas, etc. Todo tiene su opuesto y su complementario y para estar en armonía es importante que éstos se encuentren equilibrados. Las emociones negativas son todas aquellas que nos bloquean la conectividad con la naturaleza y el universo. En primer lugar debemos enfocarnos en nosotros mismos ya que estando bien nosotros mismos por dentro estaremos bien hacia afuera, construyendo relaciones armoniosas con el medio ambiente que nos rodea. Sin estos intercambios no podría existir la vida en nuestro planeta. Y esta conectividad con la naturaleza es justamente el enfoque de la macrobiótica: la constante búsqueda del equilibrio a través de la alimentación y del estilo de vida.

Macrobiotica y Salud

Si bien es uno de sus conocidos efectos, la macrobiótica es algo mucho más amplio que curarse a través de la alimentación. Los principios macrobióticos aplicables a la nutrición y a la salud en general pueden dar resultados verdaderamente asombrosos. Cuando el enfermo comprende verdaderamente el origen de la enfermedad, recién entonces puede comenzar a "hacer algo" para revertir esa situación. En este sentido, la macrobiótica ofrece la oportunidad y la libertad de elegir nuestro propio destino. A través de nuestro pensamiento y elecciones tenemos la libertad de optar por resolver los problemas que se nos presentan... o intentar escaparnos de ellos encontrando los culpables de nuestros problemas en vez de aceptarlos e intentar solucionarlos.

La manera y la intención con la cual vivimos cada día es lo más importante. El mundo moderno acelerado y estresante hace que muchos de nosotros tengamos una visión del mundo más bien caótico. A través de la práctica de los principios macrobióticos de armonía y equilibrio podemos cambiar esa visión negativa del mundo, podemos "ver con otros ojos", con mayor claridad.

A través de la alimentación macrobiótica reconstruimos y purificamos nuestra sangre devolviéndole la salud al organismo. Cuando logramos mejorar la calidad de nuestra sangre, nuestra salud, inmunidad y bienestar se ven fortalecidos. De esta manera los "cimientos o pilares" de nuestra salud son sólidos, fuertes.

El objetivo de la macrobiótica no consiste en obsesionarse con la comida ni con la salud. Simplemente busca comprender cómo actúan los alimentos en nuestro organismo y lograr un óptimo nivel de salud para poder despreocuparnos de las enfermedades y de la energía destinada a resolver constantes problemas de salud, dolores, depresión, malestares en general. Así, si la salud física y mental se encuentran en orden, podemos enfocar nuestras energías hacia nuestros emprendimientos, proyectos, familia, relaciones, etc.

Como podemos observar, la macrobiótica es una manera de enfocar la vida, y no simplemente una dieta sana y natural como tantas otras. La clave de la macrobiótica es observar si la estamos disfrutando y nos hace sentir felices, de lo contrario no tiene sentido ya que la vida está hecha para disfrutarla. Lo maravilloso de la macrobiótica es la flexibilidad, cada persona puede practicarla de acuerdo con sus propias necesidades y circunstancias.

Volver arriba Volver al Inicio