Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Zumoterapia o jugoterapia: preguntas y respuestas

Zumoterapia o jugoterapia: preguntas y respuestas
Las frutas y verduras resultan un importante aporte a la salud por sus propiedades, por lo cual no deben dejarse de consumir. Entre todas sus posibilidades de consumo, la más atractiva y efectiva resulta ser el zumo.

En algunos países se ha dado en llamar zumoterapia o jugoterapia al hecho terapéutico de ingerir en forma sistemática jugos de frutas y verduras a fin de prevenir o curar problemas de salud.

La Jugoterapia podría reconocerse como una alimentación sana, que cada día se va definiendo más como una terapia general coadyuvante de otras terapias ya tradicionales. Por lo que se ha estudiado hasta la fecha, la jugoterapia es un método o vía complementaria de alimentación, que se ha convertido en uno de los pilares de los tratamientos naturistas.

Es una alternativa sencilla, deliciosa y saludable de obtener los máximos beneficios de las frutas y verduras sin grandes esfuerzos ya que en una sola preparación podemos obtener múltiples propiedades: un alto contenido de nutrientes y activos que nos ayudarán a tratar y resolver problemas de salud, nutrición y belleza.

¿Cuales son los orígenes de esta tendencia alimenticia?

Tiene una historia antiquísima que se remonta a las culturas orientales de China e India, y hace unos 40 años redescubrió occidente, a raíz de los beneficios encontrados en los fitoquímicos o antioxidantes de frutas y verduras, necesarios para la reparación de las células humanas. La Jugoterapia tuvo un boom de difusión a principios de los 90 y dada su accesibilidad y eficacia ha ganado un gran número de adeptos.

¿A partir de qué edad es recomendable aliarse con este tipo de dieta?

zumos son aptos para todas las edades: niños, jóvenes, deportistas, embarazadas, ancianos. Es una práctica solución y la mejor manera de poder proporcionar a su organismo los nutrientes necesarios. Un dato que no merece discusión es la poca predisposición que tienen los niños a comer frutas y verduras, la realidad es que comen poca, en cambio les encanta la opción de los jugos.

¿Cuál es la manera más adecuada para consumir los zumos?

Afortunadamente casi todas las combinaciones de frutas y verduras u hortalizas frescas son compatibles, con la única excepción de melón y sandía, pues estos últimos deben consumirse preferentemente solos debido a que su proceso de fermentación en el estómago es distinto al del resto de las frutas. Por otra parte, todos los jugos son nutritivos y la forma más adecuada de tomarlos es una hora antes del desayuno o de 2 a 3 horas después de la comida, nunca junto con los alimentos. No obstante, lo indicado es consultar a su médico de confianza acerca de la posibilidad de incorporar jugos a la dieta diaria para evitar posibles problemas.

¿Qué enfermedades o padecimientos, pueden ser tratados mediante la zumoterapia?

Los zumos tienen diversos efectos en el organismo: Desintoxican, regeneran, fortalecen, depuran, ayudan a reconstruir las células y sobre todo proporcionan energía a nuestro cuerpo.

Estas combinaciones de vegetales con frutas actúan positivamente en el tratamiento de enfermedades como: la obesidad, acidez estomacal, acné, amigdalitis, mal funcionamiento del hígado, insomnio y nervios Asimismo se ha probado que previenen afecciones del cerebro, además de haberse comprobado su efecto como antibacterianas, antirreumáticas, entomológicas, farmacológicas, antirreumáticas, antibióticas, antivirales, hipoglicémicas, anticancerígenas, hipotensivas y cardiovasculares. Además, en los estudios realizados se han obtenido positivos resultados en el dolor de cabeza, próstata, tiroides, vejiga, mala digestión, anemia, reducción del colesterol, entre otras.

¿Cuales son las bondades de combinar los zumos de frutas con los de vegetales?

Cuando una persona adquiere una licuadora lo primero que suele hacer es prepararse zumos de fruta. Ciertamente, no hay nada más sabroso que un zumo de manzana recién exprimido. Ahora bien, existen unas cuantas razones que aconsejan que los zumos se hagan sobre todo con las hortalizas y que las frutas, sin renunciar a tomarlas en zumos, se coman también enteras. En primer lugar, las hortalizas son más difíciles de digerir cuando se ingieren enteras. Son más pesadas y se descomponen con mayor lentitud que las frutas. Por otro lado, las verduras son los pilares de la vida, las responsables de que los músculos, los tejidos, las glándulas y los órganos se mantengan fuertes y sanos. Al tomar zumos de hortalizas, el cuerpo recibe casi el 100% de los nutrientes que contienen. Por último, las frutas contienen mucha pectina, que ayuda a la digestión y regula el funcionamiento del organismo. La pectina se absorbe mejor cuando se come la fruta entera.

“beber zumos de frutas recién exprimidas hace posible que los minerales y las vitaminas pasen de un modo más directo a las células que más lo necesitan”, ¿Esto es así?

Los zumos han comprobado ser de rápida y fácil asimilación, además de que no dejan residuos en el intestino. Una de las ventajas fundamentales de la ingesta de zumos es que cuando se toman se elimina un proceso digestivo: la extracción del líquido de las fibras. Al comer hortalizas y frutas frescas, el cuerpo extrae de la fibra en forma de líquido lo que necesita. La licuadora ahorra trabajo al organismo ya que separa el zumo de las fibras, de manera que el cuerpo recibe la máxima cantidad de sustancias nutritivas en pocos minutos.

¿Cuáles son los tips que se deben considerar para preparar zumos con alta calidad nutritiva?

Un aspecto clave es que el zumo que se extrae de la licuadora es diferente del envasado que se vende en los supermercados, ya sea concentrado o no. En primer lugar, es absolutamente fresco, lo cual es primordial dado que las sustancias nutritivas pierden muchas de sus propiedades al poco tiempo de haberlas licuado. Además, el zumo natural no está pasteurizado, esto es, cocinado, por lo que conserva vivas todas las células básicas para la salud. Por último, los zumos naturales son puros, sin aditivos ni conservantes.

Es importante que la fruta y verdura este perfectamente lavada y desinfectada antes de hacer el jugo. La forma de ingerir los jugos es poco a poco o trago a trago, buscando siempre el deleite al retenerlos en la boca por un momento y así mezclarlos con la enzima ptialina proveniente de las glándulas salivales para iniciar su digestión. Se recomienda tomas los jugos una hora antes del desayuno o de dos a tres horas después de la comida, nunca junto con los alimentos; o bien, según se lo indique un médico naturópata o nutriólogo alternativo.

Los zumos que se toman inmediatamente después de prepararse contienen casi el 95% del valor nutritivo de la fruta o la hortaliza y proporcionan de inmediato el alimento al cuerpo liberándolo al torrente sanguíneo.

¿Cuáles son las principales propiedades que atesoran estos brebajes?

El contenido de vitaminas en las frutas es muy importante debido a la creciente deficiencia de éstas en los alimentos. Podemos encontrar en mayor proporción la vitamina A, el complejo B (B1, B2, B6, B12), antioxidantes como la vitamina C y E, la vitamina D que ayuda a la fijación del calcio, la vitamina K o antihemorrágica, la P y la Pp; en menor proporción tenemos las vitaminas B3, B15, B17, H, la cholina, el inositol, el ácido fólico, el ácido pantoténico y la carnitina, sin olvidarnos del agua que actúa como catalizador de las reacciones químicas del cuerpo. Todo esto da como resultado que se manifiesten en todos los cuerpos campos de fuerza y energía como son el campo eléctrico (presente en las verduras u hortalizas) y el campo magnético (presente en las frutas). Estas dos corrientes, una vez depuradas dentro del aparato trófico del cuerpo humano forman un equilibrio electromagnético que da al hombre bienestar, euforia física e interna.

Es por esto que existen leyes naturales según las cuales hay alimentos compatibles e incompatibles y es preferible evitar ciertas combinaciones de frutas y verduras que pudieran provocar alguna reacción no recomendable como cólicos, diarreas, flatulencia e intolerancias. Afortunadamente casi todas las combinaciones son compatibles, con la única excepción de los cítricos, el melón y la sandía; estos últimos deben tomarse solos.

En el caso de las verduras, además de ser ricas en vitaminas y minerales, contienen clorofila, la cual tiene grandes propiedades terapéuticas y permite el intercambio entre oxígeno y bióxido de carbono. También, gracias a la celulosa que contienen las verduras, la jugoterapia nos ayuda a evitar el estreñimiento; al igual que algunas frutas (excepto las secas) las cuales aumentan la perístasis intestinal. Es de gran utilidad también el agregar hierbas curativas dentro de esta terapia, ampliando la utilidad en diversos padecimientos y problemas.

Una de las particularidades de los jugos es que su digestión se efectúe en la tercera fase, o sea, en el intestino delgado: los azúcares, almidones o féculas y las grasas son degradados y absorbidos en esta secuencia, siendo el procesamiento final de éstos en el hígado. Es por esto que es muy importante elegir una fruta como base líquida para las bebidas, lo mismo con las verduras.

¿Cómo es que llegan a activarse estos patrocinios en el organismo?

“Se considera que beber zumos frescos ayuda a aumentar el nivel de energía, fortalecer el sistema inmune y los huesos, eliminar toxinas, reducir el colesterol, mejorar la tez e incluso pueden ayudar a curar varias enfermedades”

La zumoterapia juega un papel de acción alimenticia, revitalizadora, energética, algunas veces plástica, enzimática, química y como mecanismo de arrastre y eliminación de las sustancias no adecuadas al cuerpo con su acción depuradora y desintoxicante a través de su contenido iónico o electromagnético. Los zumos que se toman inmediatamente después de prepararse contienen casi el 95% del valor nutritivo de la fruta o la hortaliza y proporcionan de inmediato el alimento al cuerpo liberándolo al torrente sanguíneo.

¿Cuáles podrían ser los efectos secundarios de este tipo de dieta?

No provoca efectos secundarios. La administración de jugos, el nulo efecto secundario que presenta, la rápida y fácil asimilación y el poco residuo que dejan en el intestino los productos de esta terapia, la hacen muy conveniente como ayuda a diversos padecimientos. Si la persona padece alguna afección como la diabetes, se deben evitar los jugos que contengan azucares, sólo deben administrarse bajo supervisión médica.

Existen terapias exclusivamente basado en jugos sin otro alimento adicional, pero lo recomendable es la supervisión de un médico naturópata o nutriólogo alternativo, para conocer con precisión la cantidad, la indicación, el uso, la frecuencia y la duración del tratamiento.

Volver arriba Volver al Inicio