Un problema que afecta a muchas personas, especialmente de los países más industrializados a los que disminuye su calidad de vida e influye en su ritmo de trabajo.

Por otra parte constituye uno de los principales motivos de accidente laboral debido a la incapacidad de atención que muestra la persona que lo padece. Se cree que un 10 % de la población presenta este trastorno del sueño.

Afecta más a las personas mayores y a las mujeres durante el embarazo y la menopausia que a las jóvenes y a los hombres. Se necesita cubrir las necesidades de sueño para encontrarse bien. Un problema de sueño prolongado produce un estado de irritabilidad en quien lo padece, pudiendo ocasionarle una depresión.

Tenemos que distinguir entre un problema de sueño temporal que es aquel que puede durar unos 20 días, más o menos, y problema de insomnio crónico cuando se prolonga más de este periodo.

No existe un número exacto de horas que una persona debe dormir. Cuando alguien es pequeño necesita dormir muchas mas horas. Los bebes se pasan las 3/4 partes del día durmiendo. Un niño puede necesitar 9 o 10. Un adulto suele dormir unas 7 u 8 horas, pero hay personas que necesitan mucho menos. Las personas mayores necesitan dormir menos horas y, por termino medio, tienen suficiente con 6 horas.

Se puede decir que una persona duerme lo suficiente cuando al despertarse se da cuenta que ha dormido lo suficiente y durante el día se siente bien. Se considera que una persona padece insomnio cuando , al levantarse por la mañana, siente que no ha dormido lo suficiente, cuando a lo largo del día siente necesidad de dormir, presenta la cabeza cargada y tiene dificultades de concentración.

Síntomas

Imposibilidad de dormir, nerviosismo, vigilia, no poder dormir muchas horas seguidas, despertarse muy pronto por las mañanas o en mitad de la noche, etc.

Causas

Muchas son las causas que impiden dormir bien. Entre todas ellas mencionaríamos las siguientes:

Estrés: situaciones de angustia personal por problemas personales relacionados con el trabajo, la pareja etc., la depresión, son las causa muchas veces de no poder conciliar el sueño.

Hábitos inadecuados de descanso: El cambiar constantemente de horario de sueño, intercambiando el día por la noche por motivos de trabajo, viajes en avión (jetlag), fiestas, siestas demasiado prolongadas, etc., dificulta al organismo la posibilidad de adquirir un hábito adecuado de sueño.

Problemas ambientales o materiales: Una alimentación demasiado abundante rica en grasas animales y realizada poco antes de ir a la cama. El uso de bebidas alcohólicas o excitantes con cafeína pueden impedir un sueño normal.

Ejercicio fisico: Un ejercicio físico fuerte, realizado poco tiempo antes de ir a la cama, impide muchas veces conciliar el sueño. De igual manera el sedentarismo es muchas veces el responsable de esta patología.

Uso inadecuado de la cama: La costumbre de leer en la cama, escuchar música o ver la televisión son las causas que originan problemas de sueño.

Excesiva calor: Cuando la calor es muy elevada, a veces resulta muy difícil conciliar el sueño. Esto ocurre especialmente en veranos muy calurosos.

Enfermedades físicas: Ciertas enfermedades físicas, como problemas de bajo nivel de azúcar en la sangre, tiroides, anemia ferropénica, enfermedades respiratorias, (ronquidos, apnea del sueño o asma), etc. influyen en el sueño. El dolor físico producido por las mismas enfermedades, especialmente las de naturaleza reumática, o los medicamentos para combatirlas son causas que nos pueden impedir dormir bien.

Tratamiento de Fitoterapia

Plantas medicinales que favorecen el sueño

La función principal del a fitoterapia en el problema del insomnio consiste en utilizar aquellas plantas cuya finalidad se traducirá en utilizar plantas con propiedades sedantes o hipnóticas que nos ayuden a dormir mejor.

Valeriana (Valeriana officinalis): Tiene propiedades hipnóticas, favoreciendo el sueño. (Infusión de una cucharada de raíz antes de irse a dormir) (Tomar cápsulas de planta seca de acuerdo al prospecto)

Lechuga (Lactuca sativa): La lechuga tiene un efecto tranquilizante. Ayuda a calmar los nervios, controlar las palpitaciones y a dormir mejor por las noches, evitando el insomnio. (Tomar una buena ensalada de lechuga, con aceite de oliva antes de irse a dormir. Esta propiedad se incrementa si realizamos una decocción al 50 % de hojas de lechuga y nos tomamos un par de vasos al día, por las mañanas y antes de acostarnos) Los componentes que le otorgan esta propiedad son la lactucina, uno de los principales componentes del jugo de la lechuga.

Flor de pasión o Pasionaria (Passiflora caeurulea): Especialmente interesante cuando la situación de desasosiego no nos deja conciliar el sueño y padecemos de insomnio. Se puede utilizar también con los niños o con las personas mayores, incluso con tratamientos prolongados, lo cual les permitirá descansar mejor por la noche.
Muy aprovechable para ayudar a aquellas personas que están siguiendo un tratamiento contra la depresion o que tienen tendencia a mostrarse tristes u abatidos, en situaciones como la reciente perdida de un empleo, el fallecimiento de alguna persona querida, los problemas nerviosos relacionados con la menopausia. También muy útil para calmar los nervios en aquellas situaciones en que las exigencias del trabajo nos obligan a enfrentarnos a una situación estresante: exposiciones delante del público, exámenes, etc. (Infusión de un par de cucharadas de la planta seca por medio litro de agua. Beber un par de tazas pequeñas al día) (Maceración la cantidad que se desee de planta seca con la misma cantidad de alcohol durante una semana. Filtrar y tomar unas 25 gotas al día).

Melisa (Melissa officinalis): Además de tranquilizante de los nervios, el toronjil o melisa tiene propiedades ligeramente narcóticas. Todo ello resulta interesante cuando se tiene dificultades para dormir. (Infusión de una cucharada por vaso de agua durante 15 minutos. Un vaso media hora antes de irse a la cama) (Poner tres gotas de esencia en un terrón de azúcar y tomar media hora antes de ir a dormir)

Lópulo (Humulus lupulus): Constituye un buen sedante para los nervios. (Infusión de una cucharadita de flores secas por vaso de agua).

Limonero: (Citrus limonum) El jugo de un limón combinado con un par de cucharadas de miel mezclados en agua tibia antes de irse a la cama ayuda a conciliar el sueño.

Menta o mentastro (Mentha piperita / menta rotundifolia): El mentastro al igual que la menta piperita se utiliza par calmar las palpitaciones cardiacas se puede beber agua caliente con unas gotas de su esencia. (No es demasiado habitual, sin embargo, encontrar esencias de esta variedad de menta en las farmacias o herbolarios.) Se puede utilizar de igual manera para paliar los efectos psicosomáticos de la depresión o para conciliar el sueño.

Nebeda (Nepeta cataria): Con acción semejante a la valeriana (Infusión de una cucharada de planta seca o tierna por vaso de agua. 1 taza antes de irse a la cama).

Uso externo

Salvia (Salvia officinalis): Añadir al agua del baño la Infusión de 3 cucharadas de planta seca en un litro de agua. Tomar un baño durante 15 o 20 minutos

Tomillo (Malus domestica): Es un relajante y somnífero muy suave. En situaciones de cansancio o pesadez general se puede aplicar un baño relajante añadiendo en el agua de la bañera una buena porción de infusión de flores de tomillo. (Aquí influye mucho el aminoácido lisina, que resulta imprescindible en el organismo para que los jóvenes tengan un adecuado crecimiento y cuya falta puede provocar, entre otros síntomas, la sensación de cansancio o pesadez general) Una infusión muy ligera, a razón de una cucharadita de té por taza de agua ayuda a conciliar el sueño.

Alimentos para dormir mejor

Se ha comprobado que las comidas ricas en calcio, magnesio y vitaminas B y C favorecen el sueño.

Vitaminas

• Grupo B: Pueden obtenerse de los Cereales integrales (trigo, avena, cebada, etc.) Frutos Secos (avellanas, almendras, nueces) Verduras (las coles, la coliflores, las espinacas, los Rábanos, la endivia, los Rábanos, las Lechugas...) Levaduras de Cerveza, etc.

Vitamina C: Entre las principales alimentos ricos en esta vitamina tenemos los pimientos, siendo una de las plantas del mundo que posee más cantidad, después de la acerola (Malpighia glabra L) o del escaramujo (Rosa canina . También son muy ricos los cítricos (naranjas, limones, pomelos, etc.).

Minerales

• Calcio: Plantas ricas en calcio son las legumbres (como los frijoles negros y blancos , los garbanzos, los cacahuetes) vegetales verdes (como las coles, las espinacas, los nabos), frutos secos (como las almendras o los higos secos)

• Magnesio:Plantas ricas en magnesio son las judías, las espinacas, o el germen de trigo.

Volver arriba Volver al Inicio