Warning: embed_me.html could not be embedded. Guía sobre la Hipertensión Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Guía sobre la Hipertensión

.
1
Subtítulos
¿Cuáles son los Medicamentos para Tratarla?
Efectos de la hipertensión arterial
Alimentos para rebajar la Hipertensión Arterial
Acerca de la dieta
Fuentes de Sodio
Alimentos Permitidos y Prohibidos
Haciendo ejercicios
-
-
La hipertensión esencial por lo general es asintomática hasta que se presentan complicaciones. Los síntomas dependen entonces de los órganos afectados.

Los profesionales de la salud también pueden recomendar modificaciones en el estilo de vida, como una reducción de peso moderada y una disminución en el consumo de sal. Aunque la hipertensión esencial no se cura, el tratamiento puede modificar su curso y reducir el riesgo de complicaciones.

Suplementos nutricionales

  • Coenzima Q10 (CoQ10) (50 mg dos veces al día durante al menos diez semanas): Se ha visto en varias pruebas clínicas que la CoQ10 reduce considerablemente la presión sanguínea en personas con hipertensión.
  • Aceite de pescado (10 gramos de aceite de pescado al día): El EPA y el ADH, los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado, bajan la presión sanguínea, según un análisis de los resultados de 31 estudios.
  • Potasio (Para personas que no toman diuréticos ahorradores de potasio): La mejor manera de consumir potasio es comer más fruta, que contiene más mineral que los suplementos de potasio. Sin embargo, la fruta contiene tanto potasio que las personas que toman medicamentos ahorradores de potasio (como ocurre con algunos hipertensos) pueden terminar con un exceso de potasio si comen demasiada fruta al día. Por tanto, las personas que tomen diuréticos ahorradores de potasio deben consultar con su médico antes de aumentar su consumo de fruta.
  • Calcio (De 800 a 1,500 mg diarios): Sólo pueden esperarse resultados modestos.
  • Fibra
  • Magnesio (Para personas que tomen diuréticos): De 350 a 500 mg diarios.

Cambios en el estilo de vida

  • Dejar de fumar: Fumar es especialmente nocivo para las personas con hipertensión. La combinación de hipertensión y tabaquismo aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y morir por ello.
  • Consumir alcohol con moderación: El consumo de tres o más bebidas alcohólicas al día incrementa la presión sanguínea en proporción a la cantidad de alcohol que se consuma.
  • Ejercicio: El ejercicio diario puede bajar la presión significativamente. Un programa de ejercicios de 12 semanas de Tai Chi chino fue casi tan efectivo como el ejercicio aeróbico para reducir la presión sanguínea en personas mayores sedentarias con hipertensión.
  • Pérdida de peso: Muchas personas con hipertensión tienen sobrepeso. Bajar de peso puede reducir la presión significativamente en pacientes que son tanto hipertensos como obesos.

¿Cuáles son los Medicamentos para Tratarla?

Los medicamentos de venta con receta médica más comunes que se utilizan para tratar la hipertensión son los diuréticos. Los más usados incluyen diuréticos tiacídicos, como hydrochlorothiazide (HydroDIURIL®), indapamide (Lozol®) y metolazone (Zaroxolyn®); diuréticos del asa, como furosemide (Lasix®), bumetanide (Bumex®) y torsemide (Demadex®), y los ahorradores de potasio, como spironolactone (Aldactone®), triamterene (Dyazide®, Maxzide®) y amiloride (Midamor®). Los diuréticos por lo general se combinan con bloqueadores beta como propranolol (Inderal®), metoprolol (Lopressor®, Toprol XL®), atenolol (Tenormin®) y bisoprolol (Zebeta), o con inhibidores de la ECA como captopril (Capoten®), benazepril (Lotensin®), lisinopril (Zestril®, Prinivil®), enalapril (Vasotec®) y quinapril (Accupril®). Los antagonistas de los receptores de angiotensina II, como losartan (Cozaar®), valsartan (Diovan®), irbesartan (Avapro®), candesartan (Atacand®) y telmisartan (Micardis®), se emplean comúnmente ya sea solos o en combinación con otros agentes. Los bloqueadores de los canales de calcio, como amlodipine (Norvasc®), verapamil (Calan SR®, Verelan PM®) y diltiazem (Cardizem CD®), también pueden usarse solos o en combinación con otros medicamentos para tratar la presión alta. Otro grupo de medicamentos que se emplean con frecuencia son los agentes simpaticolíticos como prazosin (Minipress®), doxazosin (Cardura®), terazosin (Hytrin®) y methyldopa (Aldomet®).

Efectos de la hipertensión arterial

Aparato electrónico para la toma de la tensión arterialLa hipertensión arterial, o tensión alta, es un factor importante en la aparición de problemas renales en personas diabéticas. Tanto los antecedentes familiares de hipertensión como su presencia misma parecen aumentar las probabilidades de que el paciente presente una enfermedad renal. La hipertensión también acelera la evolución de la enfermedad renal cuando ésta ya está presente.

La Nueva clasificación del JNC VII establece nuevos valores para la clasificación de la hipertensión; los mismos son: Normal: Presión arterial sistólica = <120(mmHg); Presión arterial diastólica = <80(mmHg), Pre-Hipertensión: Presión arterial sistólica = 120-139; Presión arterial diastólica = 80-89.Hipertensión estadio 1: Presión arterial sistólica 140-159; Presión arterial diastólica 90-99. Hipertensión estadio 2: Presión arterial sistólica >160; arterial diastólica >90. [1]. Estos cambios, que reflejan una disminución cada vez mas progresiva en los valores, se producen debido a la observación de la morbi-mortalidad en pacientes con valores de presión, considerados anteriormente como normales (140-90)

En 1997, el Instituto Nacional del Estudio del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute) emitió nuevas metas de tensión arterial específicamente para diabéticos y para personas con insuficiencia renal en el Sexto Informe del Comité Nacional Conjunto para la Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la Hipertensión Arterial (Sixth Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure, JNC VI). En este informe, el comité recomienda que las personas diabéticas mantengan su tensión arterial en menos de 130/85 y que las que sufren insuficiencia renal (proteinuria mayor de 1 g en 24 h) la mantengan en menos de 125/75.

La hipertensión se puede considerar no sólo como una causa de la enfermedad renal sino como resultado del daño ocasionado por la misma. A medida que la enfermedad renal avanza, los cambios físicos de los riñones provocan un aumento de la tensión arterial. De esta manera se crea una espiral peligrosa, en la que se combinan la hipertensión y los factores que la producen. La detección y el tratamiento precoces de la hipertensión, incluso de los casos leves, son de suma importancia para las personas diabéticas.

Además de los problemas renales produce alteraciones a nivel de la microvasculatura y macrovasculatura de todo el organismo, produciendo reprercusiones a nivel general.

Alimentos para Rebajar la presion arterial

Entre los principales alimentos que deberían estar presentes en la alimentación de los enfermos de hipertensión mencionaremos los siguientes:

El ajo: Uno o dos dientes diarios de ajo en ensaladas ayudara a rebajar la tensión arterial y a reducir el colesterol . Las reducciones son muy significativas al cabo de dos o tres meses de comerlo.
El tomate: Contiene GABA ( gammaaminoácidos butiricos) especialmente adecuados para rebajar la presión arterial.
El apio: La ingestión habitual de este alimento produce una disminución de la hipertensión. Resulta muy recomendable comer unos trozos de esta hortaliza diariamente en las ensaladas.
Zanahoria: Rica en vitamina C y en betacarotenos, disminuyen el colesterol, previenen la arteriosclerosis y constituyen uno de los principales alimentos para proteger nuestras arterias.
La col, el bróculi y las coles de bruselas: Todas estas hortalizas de la familia de las crucíferas, constituyen estupendos antioxidantes que previenen la degeneración arterial y ayudan a mejorar la salud de las enfermedades vasculares.
 

Acerca de la dieta

El sodio es un mineral que, aunque se necesita en pequeñas cantidades en el organismo, juega un papel muy importante en el buen funcionamiento del cuerpo. Los requerimientos diarios en adultos es de 500 mg y en niños de 225 a 500 mg.

Una dieta restringida en sodio ayuda en el manejo de varias complicaciones como son:

  • Hipertensión
  • Afecciones cardiácas
  • Retención de líquidos

El sodio interviene en la regulación de líquidos en el organismo; un exceso de éste provca retención de agua, así como ganancia de peso y/o presión arterial alta.
Generalmente uno consume mayor cantidad de sodio que la que realmente se necesita; un adulto llega a consumir de 4 a 5 gramos de sodio, que equivale a 2 cucharaditas de sal. Recordemos que el gusto por la comida salada es una conducta aprendida; por esta razón el proceso de ajuste de alimentos bajos en sal, tardará algo de tiempo.

La sal añadida a los alimentos no es la única fuente de sodio, existen por lo menos 60 diferentes aditivos o conservadores que lo contienen y que generalmente se añaden en la industrialización y preparación de productos comestibles.
Una dieta saludable trata de reducir el consumo de sal, entre 1/2 a 1 cucharadita al día. Para poder lograrlo es conveniente seguir con la dieta establecida y tener de referencia todos aquellos alimentos restringidos en este plan nutricio.

A continuación se detalla una guía de alimentación que debe tomarse en cuenta para llevar mejor el plan de alimentación.

Fuentes de Sodio

  • Productos para cocinar: bicarbonato de sodio así como polvo para hornear
  • Sazonadores: sal, salsa de soya, sal de ajo, sal de cebolla, sal de apio, ablandador de carne y vino de cocina.
  • Aditivos y conservadores: glutamato monosódico, fosfatos de sodio, caseinato de sodio, ascorbato de sodio y nitrato de sodio.
  • Medicinas: antiácidos, laxantes, pastillas para dormir y aspirinas
  • Cómida rápida
  • Otros: pasta de dientes y enjuague bucal (no deben ser tragados)

Alimentos Permitidos y Prohibidos

CARNE, PESCADO, POLLO, HUEVOS Y QUESOS
PERMITIDOS
PROHIBIDOS
Cortes magros de carne
Cualquier carne enlatada y salada, así como carnes ahumadas y curadas
Pescado fresco y enlatado que no contenga sodio
Embutidos como: jamón, pepperoni, salami, tocino, salchichas, etc.
Quesos procesados con poca sal como el queso cottage
Pescado enlatado: anchoas, caviar, sardinas, atun, salmón, etc.
Huevo fresco Mariscos como almejas, cangrejo, ostiones, langosta, camaron, etc.
Leche entera, descremada y semidescremada Quesos como: tipo americano,cheddar, suizo, provolone, feta, queso-crema, mozzarella ricotta, holandés, manchego, Chihuahua y Oaxaca
Leguminosas cocidas sin sal
Botanas y entradas congeladas, enlatadas o empaquetadas, como pizzas, pastas, etc.
CEREALES
Pan de caja, muffins, rollos o pan preparados con polvo para hornear bajo en sodio
Galletas saladas como pretzels
Galletas y palomitas sin sal
Frituras, palomitas y papas con sal
Cereales cocinados como avena
Creales de caja, especialmente los que tienen la leyenda “fácil de preparar”
Tortillas de maíz y harina
Arroz o pasta listas para preparar
Cereales de caja integrales
Productos enlatados, instantáneos y congelados
Papas frescas
Fríjol, garbanzo, haba, arroz o espaguetti sin sal
FRUTAS
Toda la fruta fresca, congelada, enlatada o en jugos, siempre y cuando no contengan sal o consevadores. Frutas secas preparadas con sal o conservadores
VERDURAS
Verdura fresca o congelada Jugos enlatados
Jugos de verdura naturales Verduras en conserva que hayan sido preparados con sal o similares 
Cualquier verudra en salmuera sin sal
LÁCTEOS
Leche entera, semidescremada, descremada y deslactosada Leches preparadas con chocolate en polvo y leche evaporada 
Yogurt natural y con frutas

MICELÁNEOS
Sopas y guisados preparados sin sal ni conservadores. Sopa y guisados enlatados, deshidratados o empacados. 
Aderezos y gravies comerciales.
BEBIDAS
Café, té, Kool-Aid, clight y limonadas con agua natural Refrescos, bebidas carbonatadas, etc
SAZONADORES
Especies y hierbas que no contienen sal o sodio Polvo para hornear, bicarbonato de sodio, glutamato monosódico, sal de ajo, sal de apio
Maicena, polvo para hornear bajo en sodio, cocoa y harina Especias y hierbas que contengan sal o sodio
Extracto de vainilla, almendra, limón y menta Catsup, mostaza, barbecue, salsa de teriyaki y salsa de soya 
Vinagre y salsa tabascocondimentos sin sal
DULCES
Gelatina dietética y normal Donas, pasteles pays, galletas que contengan sal
Nieve de fruta Postres que traen la leyenda “listos para preparar”   
Pasteles, galletas o pays hechos con polvo para hornear bajo en sodio y sin sal
Azúcar, ates, mermeladas, etc
Caramelo macizo y malvaviscos

Haciendo ejercicios

Las personas que no hacen ejercicio físico asumen el doble de riesgo en comparación con las personas activas. Con la falta de movimiento el organismo está menos preparado para adaptarse a un esfuerzo repentino.

Por lo tanto, el ejercicio físico tiene muchos beneficios, como por ejemplo:

  • Mejora y aumenta la función del corazón.
  • Retrasa el envejecimiento prematuro.
  • Disminuye la presión sanguínea.
  • Combate el exceso de peso.
  • Disminuye las grasas de la sangre. Aumenta la efectividad del colesterol protector (HDL).

El ejercicio practicado regularmente, no necesariamente debe ser un deporte. Aunque es considerado el ideal, también existen ejercicios que sirven y son eficaces, como por ejemplo: salir a caminar o jardinear.

Puede caminar una hora diaria, distribuidos en media hora en la mañana y media hora en la tarde, en forma regular y mantenida.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-