Cocina & Salud > Informes

Combatir el hígado graso

Gráfico vectorial del cuerpo humano
Un estudio realizado por el Departamento de Gastroenterología de la Universidad Católica de Chile muestra que la prevalencia de hígado graso en la población general de Santiago es 23%.

La causa de la acumulación de grasa en el hígado no se conoce con certeza, pero hay algunos mecanismos que se han demostrado muy importantes en el desarrollo de la enfermedad:
• Resistencia a la insulina.
• Estrés oxidativo.
• Liberación de citokinas.

Epidemiología

El hallazgo de hígado graso es extremadamente frecuente. Esta enfermedad se asocia a los siguientes factores de riesgo:
• Obesidad
• Diabetes
• Hipercolesterolemia
• Hipertrigiceridemia
• Sexo femenino

Sin embargo, es cada vez más frecuente encontrar personas con hígado graso sin estos factores de riesgo. No todas las personas que tienen hígado graso van a desarrollar complicaciones o daño hepático crónico.

Nutrición para el hígado graso

Hemos de evitar las rápidas pérdidas de peso o las subidas y bajadas del mismo (muy típico en la gente que hace dieta) ya que son jun factor añadido que aumenta el riesgo. Lo ideal es buscar una dieta adecuada a nuestro caso que nos ayude a perder peso gradualmente.

Evitar la leche de vaca (mejor el yogur y el kéfir), quesos curados, las grasas de origen animal y el alcohol son pautas básicas. Hemos de reducir el azúcar y los dulces y por otro lado cuidar que no nos falte la proteína en la dieta (sobre todo las proteínas vegetales) ya que en muchos casos hay una gran resistencia a la insulina. Los endulzantes como el Agave y la Stevia nos irán muy bien en estos casos.

En estos casos hemos de tener siempre en cuenta los antioxidantes, como la vitamina A, C, E y el Selenio, que pueden colaborar en evitar una degeneración celular.

Los alimentos ricos en fibra (vegetales y cereales integrales) nos ayudarán a absorber menos grasas y azucares de la dieta.

El pescado azul, las legumbres, las semillas y los frutos secos crudos (en poca cantidad) nos ayudarán también en nuestra lucha contra el colesterol.

El limón es un gran aliado en estos casos (podemos añadirlo al agua y a las ensaladas). Una buena combinación es el zumo de zanahoria y limón.

Fitoterapia para el hígado graso

Le sugerimos además de su prescripción médica, optar por un tratamiento natural que aporte a mejorar su estado general.

Cardo Mariano
Lo cierto es que estamos ante una de las plantas más eficaces para limpiar y fortalecer el hígado. Protector hepático y reconstituyente de la célula hepática.
Su principio activo Silimarina, protege el hígado al actuar como un antioxidante y promover el crecimiento de nuevas células hepáticas. Ayuda con la digestión de grasas, inhibiendo la entrada de substancias dañinas en las células del hígado.
Consiga Silimarina aquí

Cocú
Esta planta resulta un muy buen depurativo hepático. Se ha usado para prevenir y coadyuvar en el tratamiento de problemas del hígado. Mejora también la insuficiencia de la secreción biliar.
Consiga Cocú aquí

Jugo de Noni
Contiene una importante cantidad de fibra, tanto soluble como insoluble. La fibra soluble tiene un efecto de reducción de la absorción del colesterol de la dieta, ya que en el intestino lo arrastra y hace que se elimine naturalmente. Dos cucharadas o 2 capsulas en ayunas.
Consiga Noni en cápsulas aquí

Alga Spirulina
Contiene abundantes vitaminas y proteínas de alta calidad solubles en agua que son beneficiosas para proteger y desintoxicar el hígado, consiguiendo rehabilitarlo. Tiene altas concentraciones de metionina y serina que pueden sintetizar colina en el cuerpo con ayuda de magnesio vitamina B6, esta cura condiciones de hígado graso y cirrosis.
Consiga Alga Spirulina aquí

Alga Chlorella
Es una de las mejores fuentes de clorofila. Este pigmento que da el color verde es un potente depurador y desinfectante que puede apresurar el procedimiento de limpieza de los intestinos, el torrente sanguíneo y el hígado.
Consiga Alga Chlorella aquí


En el caso de tener diabetes, suplementar con infusiones de Yacón y Stevia como endulzante.

En el caso de parecer colesterol elevado, suplementar con Caigua o Hercampuri. (El Alga Spirulina ayuda en este caso también). Otras hierbas indicadas: Diente de león, Centaurea y Alcachofera.

Otros consejos

Es conveniente evitar o al menos no abusar, de medicamentos como antiinflamatorios, analgésicos o anticonceptivos.

Hemos de plantearnos una actividad física, a ser posible diaria ya que favorece la pérdida de peso y el equilibrio metabólico.

Si vemos que nuestro sistema nervioso es causante de nuestro desequilibrio quizá ya es la hora de replantearnos horarios y prioridades en nuestra vida. Dedicar unos minutos a respirar tranquila pero profundamente es uno de los remedios más baratos y eficaces de reducir el estrés y oxigenarnos.

Un gran remedio que nos propone el naturismo son las envolturas frías. Envolver el abdomen y cintura con un paño mojado en agua fría y luego escurrido. Lo cubriremos con una toalla y lo dejamos toda la noche. La persona nunca debe sentir frío sino deberíamos retirarla.

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este articulo tiene una función meramente informativa.

Volver arriba Volver al Inicio