Warning: embed_me.html could not be embedded. El Peligro de evitar la Grasa Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

El Peligro de evitar la Grasa

.
1
Subtítulos
Nivel de grasa corporal bueno para la salud
¿Pero no todas las grasas son iguales?
Nuestro organismo inteligente
Comer alimentos bajos en grasas saturadas mejora tu salud y hasta puede alargar tu vida, pero no siempre es suficiente para disminuir la capa de tejido adiposo.

Si ingieres más calorías de las que consumes, inevitablemente vas a ganar grasa corporal independientemente de cuál sea la procedencia de esas calorías. Los carbohidratos y las proteínas (y por supuesto las grasas) pueden ser acumulados en forma de tejido adiposo, así que si comes más de lo que necesitas vas a engordar aunque comas alimentos muy bajos en grasa. Esto no indica que ingerir hidratos, proteínas o grasas sea lo mismo. Los dos primeros grupos resultan mucho más saludables, además, los alimentos altos en grasas son siempre altos en calorías.

Si para perder grasa corporal es necesario ingerir menos calorías de las que gastas, la solución parece clara: una dieta muy baja en calorías. Pero la solución no es tan sencilla.

¿Necesitamos tener grasa en el cuerpo?

El organismo no puede vivir sin las grasas. Sirve como deposito de energía.
Todo es cuestión de límites. Asimismo es importante poner especial atención al tipo de grasa de la dieta. No todas son iguales.

Lo anterior puede generar algo de confusión acerca de las grasas: lo que son, donde se encuentran y la calidad o cantidad que deberíamos ingerir.

La grasa sirve también como aislante térmico y nos protege del frío, lo que no significa, que los delgados sufran de frío en la época de invierno ya que paralelamente a la falta de grasas del cuerpo, mejora la circulación sanguínea y se logra una mejor circulación de la temperatura.

En la piel podemos apreciar la existencia de unas pequeñas glándulas sebáceas. Estas producen una fina película de grasa para lubricar y proteger la piel de los numerosos agentes ambientales a que esta expuesta.

Otra importante función es permitir la absorción de ciertas vitaminas (A, D, E, K) desde el tubo digestivo. A estas vitaminas se las conoce como vitaminas liposolubles.
Las grasas son parte importante de nuestro cuerpo, son los excesos los malos.

¿Por qué las grasas tienen una imagen tan negativa?

Posiblemente, toda la mala imagen que tienen las grasas se debe a los diversos significados de “grasas”. En primer lugar esta la grasa que se consume. Esta es las grasas de los alimentos. En segundo lugar existe la grasa que el cuerpo produce y almacena. Esta es la grasa del cuerpo. Por lo tanto si consumismo grasas en cantidades recomendada – 25 al 30% de las calorías totales para edad sexo y actividad- es importante para la buena salud y hasta cierto punto lo es la grasa producida y almacenada por el cuerpo humano.

No obstante, cuando la grasa del cuerpo llega a ser excesiva, se torna peligrosa para la salud, con todo lo que significan los riesgos de sobrepeso y obesidad.

Nivel de grasa corporal bueno para la salud

Aunque el exceso de grasa corporal constituye un exceso de equipaje que nos hace ser más lentos, necesitamos cierta cantidad de grasa para que nuestros cuerpos funciones correctamente.

La grasa es una parte necesaria de los nervios, la columna vertebral, el cerebro y las membranas celulares. La interna protege los riñones y otros órganos, y la externa ofrece una capa de protección contra el frío.

¿Pero no todas las grasas son iguales?

Efectivamente, independiente de los valores total de grasas recomendados, sabiendo que no todas son iguales, particularmente las grasas saturadas y el colesterol, las recomendaciones por el comité de expertos y las organizaciones como la OMS_FAO recomiendan para este efecto:

  • Es así que las grasas saturadas no deberá sobrepasar la cifra del 10% de las calorías totales que ingiere la persona.
  • En caso de la otra grasa, el colesterol, este no deberá sobrepasar los 300 Mg. al día.

Nuestro organismo inteligente

Ante un menor aporte de calorías de las que normalmente se utilizan, se produce en un primer momento una sensible disminución de peso corporal; pero más adelante, con la misma ingesta de calorías, nuestro peso se estabiliza.

Cuando se adelgaza como consecuencia de una dieta hipocalórica, no se pierde solamente tejido adiposo, también se sacrifica un porcentaje elevado de masa muscular. A medida que ésta disminuye, nuestro cuerpo necesitará menos calorías para sobrevivir y la dieta que habíamos empezado deja de ser eficaz. Hay otra dificultad más. El objetivo de las reservas de energía de nuestro organismo no es otro que el de garantizar nuestra supervivencia en caso de crisis o carencia de alimentos. La grasa es el último recurso energético que utilizará el organismo en su lucha por la supervivencia. Por eso, cuanto menor es el aporte calórico, el cuerpo intenta conservar la mayor cantidad de grasa.

Si nos sometemos a una dieta drástica puede llegar un momento en el que logremos un objetivo contrario al que pretendíamos: disminuir el desgaste que nuestro organismo realiza de las grasas que tiene acumuladas.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-