Cocina & Salud > Fitoterapia

La Echinacea: El Medicamento Natural Mas prescrito

Reducir medidas
Actualmente, es una de las hierbas que goza de más reputación en la medicina natural americana y su uso dentro de la europea esta cada vez más en boga.

Originaria de praderas del centro de Estados Unidos, utilizada por los indios sioux y otros desde hace siglos.

A medida que los colonos iban extendiéndose hacia el oeste fueron conociendo de las múltiples aplicaciones de la equinácea hasta que, a finales del siglo XIX, fue incluida como planta medicinal dentro de la farmacopea occidental, periodo cuando alcanzó un gran prestigio principalmente como remedio para curar la sífilis o la gonorrea. Con la aparición de los antibiotióticos, perdió bastante su uso hasta que este volvió a recuperarse en el último cuarto del siglo XX.

La Echinacea es una planta medicinal que en pocos años se convirtió en el medicamento fitoterapéutico más prescrito en los EE.UU. y en Europa para el tratamiento de una gran variedad de enfermedades infecciosas, además del envenenamiento. Desde su descubrimiento, la acción terapéutica de esta hierba ha impresionado a los médicos que la prescriben.

En el pasado era difícil entender porqué esta planta medicinal es útil para tantos padecimientos. Este enigma se resolvió con el descubrimiento del sistema inmunológico. En la actualidad, sabemos que la Echinacea estimula a nuestro sistema inmunológico y de esta manera nuestro cuerpo tiene una mayor habilidad para combatir a las infecciones. Las 2 principales especies de la Echinacea son: Echinacea angustifolia y la Echinacea purpúrea. En estos tiempos, donde la contaminación en el aire, el agua, la tierra y los alimentos es algo muy frecuente, necesitamos cuidar muy bien a nuestro sistema inmunológico.

Un método eficaz para evitar, sobre todo en el invierno, la recurrencia de catarros y resfriados, es el uso de esta planta medicinal. Es una alternativa natural y efectiva de los antibióticos para tratar infecciones del tracto urinario, las amígdalas, la piel y las encías. Cuando aparecieron los antibióticos, la popularidad de la echinacea disminuyó mucho en los EE. UU. Sin embargo, en Alemania no sucedió lo mismo, donde se siguió utilizando muy frecuentemente para el tratamiento de padecimientos inflamatorios y algunas infecciones virales.

•Después de muchos estudios, la Comisión E de Alemania reconoció a la Echinacea purpúrea como una planta aprobada y efectiva en 1989.

Propiedades medicinales

La principal virtud de la equinácea radica en sus propiedades antimicrobianas en contra de bacterias, hongos y virus que la configuran como un autentica alternativa a los antibióticos químicos. Esta planta se considera uno de los mejores antibióticos naturales. La razón de esta propiedad se debe a su capacidad para estimular el sistema inmunitario, produciendo más glóbulos blancos. La equinacina, el ácido cafeico y el ácido chicórico son los componentes que producen esta estimulación. Igualmente se ha comprobado su poder para estimular la producción de interferón, una proteína que el propio organismo produce para neutralizar los virus.

Aunque puede tomarse en forma de planta seca, lo ideal es utilizar suplementos normalizados de equinácea que permiten una utilización más práctica y con una mayor seguridad. Puede encontrarse en forma de comprimidos, cápsulas, tintura entre otros.

En tintura la dosis recomendada es de 30 a 60 gotas tres veces al día; en forma sólida 500 a 1000 mg. tres veces al día. En caso de que su peso rebase los 75 kg. debe añadir a la dosis ya mencionada una toma adicional por cada 25 kg. de peso por arriba de los 75 kg. Por ejemplo, si usted pesa 100 kg. y toma 30 gotas 3 veces al día debe añadir una 4ta. toma de 30 gotas.

Su administración en forma de líquido produce una sensación de hormigueo en los labios y en la boca con adormecimiento de la misma. Esta sensación no presenta ningún problema y es una muestra de la buena calidad del producto.

Usos y dosis recomendadas

Aparato Respiratorio

Las propiedades antivirales y antimicrobianas de la equinácea pueden aprovecharse para el tratamiento de enfermedades del aparato respiratorio. Puede tomarse también antes de la aparición de estas enfermedades, como un remedio preventivo especialmente por parte de las personas que tienen más probabilidades de infección (niños en edad escolar, personas mayores, personas con el sistema defensivo debilitado, o personas que están en contacto con enfermos)

Gripe y resfrío: Su uso disminuye los síntomas negativos de la gripe y del resfriado y ayuda a acelerar su curación. (1000 mg al día de suplemento de equinácea repartidos en 5 tomas diarias)
Problemas de la garganta: El uso de complementos de equinácea favorece la curación de problemas de la garganta ( faringitis, anginas, etc.) , reduciendo el pus, eliminado los microorganismo y aliviando la sensación de ardor o picor.( 1000 mg al día de suplemento de equinácea repartidos en 5 tomas diarias)
Bronquitis: Para reducir la inflamación de los bronquios podemos utilizar algún suplemento de equinácea. ( 1000 mg al día de suplemento de equinácea repartidos en 5 tomas diarias)
Sinusitis: Desinflama los senos nasales y alivia el dolor que esta inflamación produce. (800 mg al día de suplemento de equinácea repartidos en 5 tomas diarias)

Infecciones corporales

Su papel como estimulador del sistema inmune es muy útil para el tratamiento de enfermedades de carácter infeccioso y repetitivo como consecuencia de un organismo que posee pocas defensas.

•Entre las enfermedades infecciosas que se aprovechan de un sistema defensivo debilitado tenemos las siguientes:

Herpes: Se ha comprobado como los herpes se aprovechan de un organismo con pocas defensas para rebrotar. El uso de la equinácea puede fortalecer las defensas y retrasar la aparición de los brotes de herpes labial, de herpes genital o de herpes zoster. Tomada en forma de suplementos junto con el sello de oro (Hydrastis canadensis) ayudará a aumentar las defensas, curar las heridas y protegerlas de la infección.
Infecciones genitales: Su capacidad de antibiótico natural puede ser utilizado como solución o complemento a los antibióticos convencionales en el tratamiento de las infecciones microbianas vaginales o aquellas que están producidas por hongos. Existen algunos estudios clínicos que demuestran que la Echinacea puede aumentar la efectividad de las cremas antimicóticas estándares en el tratamiento de las infecciones recurrentes vaginales por levaduras, particularmente por Cándida albicans.
Infecciones del aparato urinario: Como antibiótico se puede utilizar para combatir las enfermedades del aparato urinario, entre las que tenemos la cistitis. , la uretritis,( 800 mg diarios de equinácea repartidos en 4 tomas)
Infecciones del oído: Muy útil para aumentar las defensas del organismo, impidiendo o combatiendo la otitis (Infusión de una cucharada de la planta seca por taza de agua. Un par de tazas al día) Puede tomarse en forma de suplementos en dosis de 600 mg diarios, repartidos en tres tomas.
Orzuelos: El poder antibiótico de la equinácea resulta adecuado para el tratamiento de los orzuelos, que se producen generalmente cuando una bacteria penetra en el folículo pilosos de una pestaña (Realizar el tratamiento anterior)
Enfermedades de transmisión sexual: Al estimular el sistema inmunitario y por sus propiedades antimicrobianas puede servir de ayuda para prevenir enfermedades de transmisión sexual siempre que se utilice como complemento de otras medidas que previenen la transmisión de estas enfermedades. De esta manera se ha utilizado mucho como complemento de los antibióticos en el tratamiento de la sífilis o la gonorrea. Su uso en el tratamiento del sida es muy controvertido dado que muchos médicos consideran que no tiene ningún efecto sobre esta enfermedad e incluso puede perjudicar la salud de los enfermos. Otros, opinan que, aunque no frena su avance su ingestión parece controlar la aparición de otras enfermedades oportunistas que se aprovechan del deterioro de las defensas que el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida ocasiona en el organismo.
Debilidad corporal: Durante la recuperación de muchas enfermedades, después de haber sufrido alguna operación, para el tratamiento del Síndrome de fatiga Crónica, o la astenia primaveral el uso de la equinácea incrementa las defensas del organismo y aumenta la fortaleza corporal. (Una dosis de 600 mg, repartidos en tres tomas diarias, puede ayudar a fortalecernos)

Cáncer

Es una de las principales plantas utilizadas para estimular el sistema inmunológico, por lo que se aplica como solución en el tratamiento de infecciones que utilizan el organismo debilitado por el cáncer y sus tratamientos para desarrollarse. Se ha utilizado especialmente en aquellos enfermos de cáncer cuyas defensas se encuentran debilitadas por la radioterapia o la quimioterapia. Incluso se ha comprobado en algunos casos su eficacia para eliminar las células cancerosas. Experimentos llevados a cabo en Alemania demostraron la eficacia de esta planta en el tratamiento del cáncer de colón. Numerosas investigaciones se están llevando a cabo para averiguar el poder curativo de la equinácea en diferentes tipos de cáncer.

Aparato digestivo

Como planta estomacal estimula el apetito al aumentar las secreciones salivares y favorece la digestión en estómagos " perezosos”. Resulta un remedio eficaz para aquellas personas que tienen la boca seca. (Infusión de una cucharada de la planta seca por taza de agua. Un par de tazas al día) (Puede tomarse en forma de suplementos en dosis de 600 mg diarios, repartidos en tres tomas)

Inflamaciones de los músculos y de los tendones

El poder antiinflamatorio de la equinácea resulta útil para el tratamiento de lesiones en los músculos y los tendones especialmente aquellos que están producidos por estiramientos o movimientos repetitivos en ciertos trabajos o deportes. Entre estas tenemos, por ejemplo, la tendinitis o la bursitis. (Infusión de una cucharada de la planta seca por taza de agua. Un par de tazas al día) (Puede tomarse en forma de suplementos en dosis de 600 mg diarios, repartidos en tres tomas)

Su uso externo

El zumo fresco de la planta o la tintura aplicada sobre los problemas de la piel ayuda a la curación de los mismos, favoreciendo su cicatrización y evitando que se infecten. Entre las principales aplicaciones tenemos:

Heridas, cortes, úlceras, forúnculos, quemaduras, etc.

Acné: Reduce los síntomas del acné en cualquiera de sus manifestaciones (espinillas, barros, o granos), y previene su infección. (Mojar la zona afectada con el líquido de la planta fresca. Diluir unas gotas de tintura en agua y aplicar con una gasa sobre la zona afectada)
Eccema: La aplicación del tratamiento anterior sobre el eccema ayuda a su curación.
Llagas en la boca: Constituye un estupendo bactericida. Ayuda en la cicatrización de las llagas. (Realizar enjuagues bucales con el líquido de la planta fresca. Diluir unas gotas de tintura en agua y realizar enjuagues bucales)
Gingintivitis: Los enjuagues bucales con la equinácea resultan adecuados para el tratamiento de la inflamación de las encías. (Realizar enjuagues bucales con el líquido de la planta fresca. Diluir unas gotas de tintura en agua y realizar enjuagues bucales)
Anginas: Reduce el tamaño de las amígdalas inflamadas y ayuda a su curación. (Realizar gargarismos con los preparados anteriores)
Faringitis: Ayuda en la curación de la faringitis y disminuye su inflamación. (Realizar gargarismos con los preparados anteriores)
Pero lo que no ha podido revelar todavía ningún estudio hasta la fecha es cuáles son los principios activos que explican el efecto inmunoestimulante de la equinácea.

Por tanto, el secreto sigue permaneciendo intacto en las praderas del Norte de América que es de donde es originaria esta planta re-descubierta por los colonos europeos pero utilizada históricamente por las tribus indias para curar heridas de mordeduras de serpientes o insectos venenosos y para combatir la tos, resfriados y los típicos síntomas del invierno. Allí está bien guardado el secreto a la espera que el mundo lo llegue a desvelar.

Volver arriba Volver al Inicio