Warning: embed_me.html could not be embedded. ¿Es un riesgo utilizar envases de plástico? Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

¿Es un riesgo utilizar envases de Plástico?

.
1
Subtítulos
Todos utilizamos habitualmente botellas de plástico para rellenarlas de agua o de cualquier otro líquido. Y es que es un práctico recipiente para contener líquidos, aunque desde hace años se ha venido comentando que reutilizar envases de plástico puede ser perjudicial para nuestro organismo, ¿es esto cierto?

Algunas botellas de plástico están fabricadas con componentes como el pvc u otro tipo de resinas que pueden desprenderse al ser reutilizadadas. Normalmente en la fabricación de estas botellas para uso alimentario se suelen respetar una serie de principios y normas que influye a los materiales con los que se fabrica el plástico, y que no son nocivos para la salud humana, ya que no desprenden ningún tipo de sustancia.

Lo que sí que es cierto que en la fabricación de muchas de las botellas desechables se utiliza pvc o variantes que las convierte en peligrosas para nuestra salud. Este tipo de botellas está pensado para ser utilizadas una sola vez y no rellenarlas, ya que una vez abiertas y roto el vacío al que se las somete cuando se envasa el líquido en la fábrica, comienzan a soltar sustancias que pueden ser nocivas para el organismo.

Aunque existen otro tipo de botellas y recipientes de plástico pensados para un uso frecuente en alimentación. Según el Centro Nacional de salud alimentaria, este tipo de botellas no supone un riesgo para el consumidor, ya que los materiales utilizados en su fabricación cumplen todos los requisitos de la Unión Europea en materia de salud. Es decir, a priori no nos producirán ningún trastorno.

A pesar de estar controladas en cuanto a los materiales que se utilizan para su fabricación, debemos seguir una serie de consejos si vamos a utilizar este tipo de botellas. Es importante que nos las de demasiado el calor, pues se reblandece el plástico y se pueden adulterar los componentes liberando sustancias al líquido. Lo mismo sucede con la luz, ya que se recomienda que estos envases no reciban demasiada. Tenemos que tener en cuenta que hay que renovarlas cada poco tiempo, pues con el uso su desgaste es mayor.

A pesar de la seguridad que existe en cuanto a los materiales que se utilizan en su fabricación, es mucho mejor utilizar recipientes de materiales naturales como el cristal que además de mantener el frescor de los líquidos es más higiénico y seguro, ya que no libera ningún tipo de sustancia que pueda ser sospechosa de contaminación. Además, este tipo de recipientes pueden usarse las veces que queramos.

Desde luego que reutilizar botellas de plástico puede ser una forma de reciclar, pero tenemos que mantener un cierto cuidado y seguir las normas para que estos envases no acaben siendo perjudiciales para nuestro organismo.

Problemas asociados al agua

Quizás la combinación de diversos materiales en capas en un solo envase puede ser una aproximación más cercana al envase ideal. Un ejemplo interesante y no que se puede obviar, especialmente en verano, es la migración del plástico al agua de bebida. Hace tiempo el principal envase de elección era el vidrio. Este material posee ventajas indudables, ya que es impermeable a los aromas y a la humedad, pero es demasiado frágil y caro, lo que lleva a que el agua envasada no pueda ser transportada con facilidad y termine suponiendo un peligro de corte o erosión para los consumidores.

El plástico es barato y ligero, e incluso se suponía que sin ningún riesgo para la salud. Sin embargo, es evidente que el agua de las botellas de plástico termina adquiriendo el sabor del material. Una de las soluciones es el de emplear materiales que no confieran sabor, pero eso sólo enmascararía el problema. Por ese motivo, la solución pasa por el desarrollo de nuevos envases en los que se pueda mezclar plásticos con algunos films metálicos y con aislantes interiores con baja tasa de migración. No obstante, mientras llegan esas soluciones, hay algunos consejos que hay que seguir, especialmente en verano.

En primer lugar, las botellas de plástico no pueden estar sometidas a elevadas temperaturas ni a una luz excesiva. El problema radica en que la migración es mayor cuanto mayor es la exposición a la temperatura elevada y se potencia en presencia de la luz. Si se tiene en cuenta que en verano se están alcanzando temperaturas superiores a los 35ºC en muchos puntos y que, expuestas al sol, esa temperatura puede ser superior a los 45ºC, se entiende el peligro que puede suponer un mal almacenamiento de estas botellas.

A todo ello se le une el hecho de que muchas personas dejan las botellas en el interior del coche a pleno sol, con temperaturas en estos casos que pueden superar 50ºC o que se rellenan después de su uso, por lo que con el envejecimiento del material esa transferencia se acentúa aún más. Para el almacenamiento del agua de bebida, lo más recomendable es, especialmente durante los meses de verano, no reutilizar los envases y mantenerlos en lugares frescos y protegidos de la luz, incluso en el frigorífico.

Plásticos: Rentabilidad o Salud?

El bisfenol A o BPA, que comenzó a utilizarse en los años '50 en los policarbonatos (plásticos duros); en las pinturas epoxi, que recubren el interior de las latas y los envases tetrabrik; y en los sellantes odontológicos. "Se han encontrado concentraciones importantes de BPA en el medio ambiente, en cursos de agua -señaló el doctor Luque investigador del Conicet -. Y al calentar la mamadera o la lata, se libera mayor cantidad de bisfenol A".

Junto con la Tufts School of Medicine de Boston, el equipo del doctor Luque viene investigando el tema desde 1999, específicamente en ratas, ratones, yacarés y ahora en ovinos. "En muy bajas dosis, este químico tiene una acción estrogénica, es decir, imita los efectos de las hormonas femeninas", explicó.
"Los efectos ocurren en el feto, durante el desarrollo embrionario, o en el recién nacido, porque sus órganos se están formando -continuó-. Se produciría una lesión a nivel de genoma: ese bebé nace con esa 'marca' y eventualmente, ya adulto, una vez que la exposición al químico ya terminó, pueden aparecer lesiones precancerosas de próstata o en la glándula mamaria".

"Es una advertencia, de cierta gravedad. Y no se podría descartar la posibilidad de efectos similares en los humanos", observó Mike Shelby, director del Centro de Evaluación de Riesgos para la Reproducción Humana, quien supervisó el estudio.

También se sabe que las grasas y los alcoholes son sustancias donde se alojan determinados componentes plásticos con mayor facilidad. Particularmente, los plásticos clorados. Por eso, algunas legislaciones nacionales prohíben el envasado de vinos o aceites en envases plásticos (el plástico clorado por excelencia es el polivinilcloruro, PVC, usado durante añares en Argentina y Uruguay como recipiente para aceite; ha sido sustituido por PET sin que nadie ser enterara por qué. El PVC migra también a otros líquidos que en él reposen o por él transiten; por eso tampoco son recomendables las cañerías de agua de PVC, pero en estos lugares se las usa como "la solución económica por excelencia").

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-