Warning: embed_me.html could not be embedded. El Dilema de endulzar sin Azucar Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

El Dilema de endulzar sin Azucar

.
1
Subtítulos
Futuras mamás
Edulcorantes naturales
El consumo de los edulcorantes artificiales ha sido objeto de controversias y debate, debido a la falta de conocimiento sobre la manera en la que el cuerpo metaboliza la sustancia, y si ésta puede afectar las funciones normales del organismo.

Muchas personas temen su consumo por la inestabilidad que han tenido las regulaciones sobre su seguridad.

Si preguntamos ¿dulce o salado?, seis de cada diez personas eligen, sin dudarlo, la primera opción, según coinciden las encuestas de preferencias de consumo en el mundo. Y si a un bebe le dan a probar los sabores básicos (dulce, salado, ácido o amargo), tenderá a demandar lo dulce. “De los cuatro, ése es el que produce mayor placer fisiológico. Tradicionalmente, el sabor dulce está vinculado íntimamente con el azúcar", dijo la licenciada Natalia Furst, jefa de residentes del Departamento de Alimentación y Dietética del Hospital de Clínicas.

Pero la incidencia de enfermedades crónicas (obesidad o diabetes) y una mayor atención al físico instalaron la restricción en el uso del azúcar o sus derivados, como la miel, y se integraron a la dieta endulzantes artificiales capaces de satisfacer el deseo con poca culpa. "El aumento alarmante de las llamadas enfermedades por exceso obligó a limitar el uso de azúcar -señaló-. Esto motivó la búsqueda de sustancias capaces de reemplazarla."

El edulcorante artificial

A 127 años de su descubrimiento, el interés científico por descifrar los riesgos y los beneficios de los endulzantes artificiales convirtió la sacarina en un modelo de controversia en el que investigaciones en favor y en contra se han ido retroalimentando durante más de un siglo de existencia.
Fue, tal vez, la indiscutida pasión humana por el sabor dulce la que permitió que, por azar, dos químicos alemanes hallaran en 1878 una respuesta sintética y sin culpa a esa preferencia.

Las sustancias no nutritivas son las que, a diferencia de los nutritivos (derivados del azúcar), aportan pocas o ninguna caloría. Pero, según Furst, siempre se sospechó que ingerirlas en grandes cantidades podía afectar el organismo. Un ejemplo de esto es el último estudio publicado sobre el aspartamo en la revista European Journal of Oncology.

Científicos de la Fundación Europea de Oncología y Ciencias Medioambientales "Bernardino Ramazzini" hallaron que puede "provocar linfomas y leucemias en ratas hembras, incluso en dosis muy parecidas a la diaria admitida para el hombre", informaron. Enseguida, la Agencia Francesa de Seguridad Sanitaria de Alimentos advirtió que esos resultados tienen que ser confirmados.

"El trabajo es sin duda un llamado de atención, aunque no es para recomendar que se deje de consumir", opinó la nutricionista Adriana Zuccotti, del Hospital Británico y miembro de la Asociación Argentina de Licenciadas en Nutrición. Las dosis usadas fueron superiores a las que un adulto consume por día de ese edulcorante presente en más de 6000 productos y no apto para quienes padecen fenilcetonuria, mal hereditario que puede provocar retardo mental.

Seguridad de consumo

Como la sacarina, el ciclamato también generó controversia: "La Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) lo prohibió porque la mezcla con sacarina demostró causar cáncer en ratas", apuntó Furst. No obstante, el Comité Conjunto de Expertos de la Organización Mundial de la Salud, la Organización para los Alimentos y la Agricultura (Jecfa) y el Comité Científico de Alimentos de la Comisión Europea hallaron en estudios experimentales y epidemiológicos que el ciclamato solo no produce cáncer.

Es por todas estas idas y vueltas científicas que la Asociación Dietética Americana recomendó: "Los consumidores pueden incorporarlos de manera segura en un plan alimentario basado en recomendaciones dietéticas" que se elaboran mediante estudios de seguridad que determinan la ingestión diaria admitida (IDA). La IDA se expresa en miligramos de edulcorante por día, por kilo de peso. "Esa cantidad es 100 veces menor que el nivel máximo en el que hubo un efecto dañino en animales", explicó Furst.

Aunque las nutricionistas no recomendaron el uso infantil de edulcorantes por las pocas evidencias disponibles, señalaron que son esenciales si hay diabetes u obesidad, y que es el pediatra quien debe señalar la IDA adecuada al peso del niño porque "a menor edad, menor margen de seguridad", dijo Zuccotti. También, aconsejaron que los adultos tuvieran en cuenta que los edulcorantes no nutritivos están presentes en lácteos descremados, bebidas, golosinas o gelatinas dietéticas.

Futuras mamás

En principio, las embarazadas deben consumir alimentos naturales. Pero, como en los chicos, la diabetes y la obesidad pueden exigir limitar el uso de azúcar. Es el médico quien indicará tipo y cantidad de edulcorante. El uso de sacarina y de ciclamato durante el embarazo, por ejemplo, está cuestionado, ya que distintos estudios demostraron que puede atravesar la placenta y llegar al bebe. En cambio, "la seguridad del acesulfame-k, el aspartamo y la sucralosa en el embarazo fue determinado en ratas: se vio que no ha habido cambios en la fertilidad, en el peso corporal, en el crecimiento ni en la mortalidad a mayor consumo de acesulfame-k o sucralosa -precisó Furst-. En el caso del aspartamo, deben hacerse más estudios".

Edulcorantes naturales

Actualmente hay una tendencia a buscar alternativas naturales. Estos son los endulzantes o edulcorantes naturales más consumidos o más conocidos por la mayoría de personas:

Azúcar integral: a partir de la melaza o miel de caña y tras un proceso natural se obtiene el azúcar de caña. Según la variedad de la caña obtendremos otra variedad e azúcar integral denominado Panela, Mascobado o Rapadura.

Concentrado o sirope de manzana: en los países más nórdicos es muy típico este edulcorante o endulzante natural que se obtiene cocinando a fuego lento el zumo de manzana. Aporta un sabor suave y muchos de los nutrientes de la manzana.

Fructosa: se utiliza principalmente en alimentos “tolerados” para diabéticos. Se obtiene de las frutas y en pequeñas cantidades pueden tomarla los diabéticos. Su sabor, color y textura es muy parecido al azúcar blanco o refinado.

La Melaza o miel de caña: se obtiene al moler la caña de azúcar y luego cocinar ese jugo hasta que se evapore el agua. Tiene un agradable sabor que recuerda al regaliz y contiene más nutrientes que el azúcar refinado.

Las Melazas: son endulzantes o edulcorantes naturales obtenidos a partir de cereales como el arroz, maíz, cebada, etc. Suelen tener un sabor muy suave y son muy apreciadas por las personas que prefieren sustancias que no endulcen demasiado.

La miel: es el edulcorante o endulzante natural más antiguo ya que no necesita ninguna elaboración. Además de su sabor ha sido utilizado por sus propiedades medicinales (cicatrizante, expectorante, etc.). Muy apreciada para endulzar las infusiones de plantas medicinales.

Sirope de agave: es un endulzante o edulcorante naturalque se obtiene de un cactus y que ya venía siendo utilizado por incas y aztecas. Tiende a regular los niveles de glucosa.

Sirope de arce: es una especie de jarabe o sirope obtenido del jugo del arce que es un árbol típico de Canadá y países nórdicos. Es rico en nutrientes y muy famoso por ser el ingrediente principal de la dieta del Sirope de Savia.

Stevia o Estevia: es una planta originaria del Amazonas. La ventaja de este endulzante o edulcorante naturales que no tiene calorías y que su dulzor es 20 ó 30 veces superior al azúcar. También son valoradas sus propiedades reguladoras de la glucosa (diabetes e hipoglucemia). Ver AQUI

Cada endulzante o edulcorante natural tiene su sabor peculiar y sus ventajas e inconvenientes. Lo ideal es pedir consejo en nuestro herbolario o a nuestro médico o especialista. Los diabéticos o personas interesadas en controlar las calorías también deben pedir consejo sobre que endulzante o edulcorante natural les conviene más.

En general hemos de valorar que aunque la mayoría de endulzantes o edulcorantes naturales contienen más calorías que los endulzantes o edulcorantes artificiales también es verdad que tienen beneficios nutricionales o propiedades medicinales interesantes.

Ver más sobre estos endulzantes

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-