Warning: embed_me.html could not be embedded.
Alimentación contra Depresiones
Sección - Informes >>

-

Todos sufrimos en algún momento depresiones ocasionales, que quizás no sean tan graves para ser tratadas con medicamentos, pero una buena alimentación ayuda a combatirlas.

-
ANTIDEPRESIVOS NATURALES
carritodecompras

El zinc aparentemente ayuda a atacar los estados depresivos, por eso si se come bastantes frutas y los vegetales frescos, estarás obteniendo este importante mineral para que químicamente tu cuerpo no te provoque una fea depresión. Sin embargo, el alimento más rico en zinc es el marisco denominado ostra.

Por otro lado, el trigo en sus distintas presentaciones tiene un alto contenido de niacina y pridoxina, sustancias que también son requeridas para las reacciones biológicas que evitan la depresión. Estas sutancias y otras igual de fundamentales se pueden encontrar en el hígado, los frijoles, y las almendras.

De igual forma, los azúcares, los cereales, las pastas, y los panes juegan un papel clave en la lucha contra el desorden depresivo, pues estos aumentan el nivel de carbohidratos que hay en el organismo, y entonces aportan mucha energía.

Otro elemento que debe abundar en el cuerpo humano para que esté protegido contra la depresión es el hierro. Para obtenerlo hay que comer carne de cerdo, de pollo, o de ternera, las espinacas, los mariscos, los huevos, el hígado y los riñones.

No podemos olvidar el magnesio, el cual resulta ser de vital importancia para contrarrestar las depresiones. Este mineral lo encontramos en los pescados en general y en las verduras frescas, por lo que es recomendable que estos alimentos sean incluidos en nuestra dieta.

Ahora bien, si aún después de seguir estos consejos al pie de la letra, la condición depresiva continúa se debe acudir al médico inmediatamente, pues esto indica que la depresión tiene otros origenes.

Aún cuando la alimentación es un factor influyente que puede provocar depresión o más bien eliminarla, también es cierto que muchas veces las depresiones son un síntoma de desequilibrios emocionales o producto de ciertas condiciones ambientales o incluso genéticas. En tales casos, sólo la ayuda de un experto en la materia puede ayudar.

Sin embargo, tener una alimentación sana y conocer aquellos alimentos que nos ayuden a combatir enfermedades y otras afecciones es siempre útil, ya que si mantenemos un buen regimen alimenticio las posibilidades de contraer alguna enfermedad se reducen.

La dieta en individuo con depresión

Es frecuente la alteración de la alimentación cotidiana de quien padece alguna forma de depresión, sea por causas orgánicas o por conflictos relacionados con el ambiente.

Tanto se debe a la modificación del apetito como a la pérdida de planificación de la ingesta, la procastinación, malas elecciones de alimentos y patrones de actividad física cambiados que no reciben la adecuada nutrición.

Indudablemente el disbalance alimentario repercute negativamente en la evolución del paciente y lamentablemente es un factor eclipsado en el cuadro, poco tenido en cuenta.

Suele pensarse en los riesgos de las carencias de nutrientes y para ello se suministra algún polivitamínico o anabólico a la terapia principal, generalmente psicofarmacológica.

El descuido del paciente y de los familiares sumado al del profesional deja un flanco descubierto más amplio y determinante que lo supuesto con sentido común o incluso desde la perspectiva rutinaria de los profesionales de la salud.

La alimentación del paciente con depresión forma parte del protocolo en aquel que se encuentra internado, pero raramente para el ambulatorio.

Tipo de Depresión Leve y Moderada

Cuando una depresión es leve no suele considerarse la alimentación, simplemente por prejuicio, por considerar el asunto como muy secundario y cuando es el caso de una "depresión mayor" donde se recurre a la sonda nasogástrica.

Las depresiones moderadas y la evolución hacia el agravamiento constituyen los cuadros más frecuentes, la mayor proporción de la casuística y son la oportunidad para investigar la ingesta, para intervenir preventiva y terapéuticamente.

En primer lugar revisar el hábito y su alteración junto al entero cuadro sintomático de la depresión. Indicar correcciones y hacerlo de modo práctico, sencillo, posible de monitorear con facilidad.

Básicamente debe ayudarse al paciente a una dieta balanceada en cuatro ingestas diarias no muy voluminosas.

Los ingredientes más recomendables son:

Pastas, arroz y pan integral, frutas y verduras crudas y cocidas, carnes magras, aves, pescado, frutos secos, jugos frutales recién extraídos, jugos de verduras frescas, alimento de soja bebible, frutas disecadas, vino tinto y aceite de oliva.

Componentes de la "dieta mediterránea", aportan todos los nutrientes esenciales para el organismo y son de fácil digestión, entre ellos hay algunos con mayor capacidad energética, muchos son hidratados, otros aportan proteínas de calidad y hay valiosos suministradores de minerales, vitaminas y antioxidantes, acidos grasos Omega 3 y 6. Una dieta de esta calidad puede variarse ligeramente para aumentar la disponibilidad energética, por ejemplo con la fructosa de jugos y frutas frescas.

De modo parecido hacen los deportistas preparándose para el estrés físico y psíquico de la competencia. En la mayoría de las depresiones hay estrés psíquico y físico. Sin duda la optimización del aporte energético deriva en mejor rendimiento orgánico y psíquico con relativo bienestar para el paciente.

Los efectos físicos y psíquicos de la alimentación están probados a corto y largo plazo. Suelen tenerse en cuenta en la infancia, en la adolescencia, en la práctica de los deportes, en la obesidad, en algunos cánceres pero raramente en las depresiones.

Este no es un enfoque alternativo de tratamiento es complementario como también lo es el ejercicio físico aeróbico.

Recursos contra la depresion

En el último número de The Lancet, la doctora Katy Smith y sus colegas de la Universidad de Oxford han publicado un estudio en el que se demuestra una relación clara entre niveles bajos de serotonina cerebral y síntomas de depresión. Según estos científicos, una mala alimentación que no mantenga alto el nivel de esta sustancia cerebral puede provocar o intensificar una depresión.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de Smith manipuló el nivel de serotonina cerebral de 15 mujeres durante los dos días que duró su experimento.

Todas ellas habían sufrido depresiones graves en el pasado, aunque ya estaban plenamente recuperadas.

El primer día, las mujeres tomaron una bebida que no contenía triptófano, un componente básico de muchas proteínas que estimula la fabricación de serotonina. El segundo día, por el contrario, estas mujeres tomaron una bebida mucho más nutritiva que sí contenía triptófano.

El experimento demostró una clara correlación entre el estado anímico de estas mujeres, y la bebida que habían consumido. El día que tomaron la bebida sin triptófano, en general todas ellas volvieron a sufrir los terribles síntomas de la depresión. Una de estas mujeres, por ejemplo, cayó en un estado de desesperación absoluta. Lloraba sin parar por miedo a la soledad, a pesar de que ya llevaba un año recuperada.

Sin embargo, el día que tomaron la bebida nutritiva que sí contenía triptófano, por lo general todas estas mujeres se sintieron tranquilas y mantuvieron un estado anímico normal.

Por lo tanto, Smith y sus colegas han concluido que una dieta pobre que mantenga bajo el nivel de serotonina puede ser uno de los factores que provoque o al menos pueda intensificar una depresión psíquica: «Incluso pequeñas variaciones en la actividad de la serotonina pueden agravar la condición de aquellas personas que sean vulnerables a las depresiones.»

Los investigadores destacan que enfermedades relacionadas con la alimentación, como la bulimia, pueden intensificar estados depresivos al provocar bajadas del nivel de serotonina cerebral.
En este sentido, la falta de apetito puede ser un problema muy grave si no se logra solucionar con tratamientos que mantengan estable el nivel de esta sustancia.

 

ARTICULOS RELACIONADOS
La Comida y los Estados de Animo
Emociones, Alimentación y Stress
Hierbas contra la Depresión
Suplementos en la Nutrición
Dieta Antidepresiva

Warning: embed_me.html could not be embedded.

Warning: embed_me.html could not be embedded.
Warning: embed_me.html could not be embedded.