Warning: embed_me.html could not be embedded. La Alimentación según el criterio Chino Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

La Alimentación según el criterio Chino

.
1
Subtítulos
El yin y el yang
Las cuatro energías
Los cinco elementos y los cinco sabores
Usos terapéuticos de alimentos corrientes
El movimiento del chi
Cómo seguir una Dieta china
Tipos de constitución segun personalidad
La tradición del uso de alimentos y hierbas como medicamentos se originó en China en la antigüedad.

Dicen que el primer hombre en estudiar el efecto curativo de las plantas fue Shen Nong, creador de la agricultura según la mitología china.

Cinco mil años atrás, este personaje legendario no solamente descubrió el efecto curativo de las hierbas para el tratamiento de enfermedades sino que también creó el concepto del yin y el yang, el cual se convirtió luego en la base de la cultura y la filosofía de China y ha tenido una influencia trascendental y duradera en la posteridad.

Según la comprensión de los chinos, el yin y el yang son una unidad de contrarios, así como fuerzas intercomplementarias en el universo. Sólo cuando se unen el yin y el yang, el hombre llega a la perfección. Todas las cosas del mundo son del yin o del yang, y actúan unas sobre otras conforme al cambio y la confluencia de los dos.

La enfermedad se produce debido al desorden y el desequilibrio del sistema interno del cuerpo humano, pero los alimentos pueden regular y ayudar a recuperar la función de ese sistema, así sostienen los médicos chinos tradicionales. Todos los alimentos pertenecen al grupo del yin o al grupo del yang, dependiendo de su acción sobre el organismo humano; empero hay otros alimentos que son neutrales. Los alimentos del yin pueden mitigar el fuego interno y apaciguar la energía.

Es así porque el yang desmedido conduce al exceso del ácido estomacal, a la superexcitación y a las afecciones derivadas de ellos. En general, los alimentos del yang incluyen el huevo, la carne grasosa, los alimentos picantes y otros ricos en grasa. Los alimentos del yin son las frutas, los vegetales y los productos marinos, que saben amargos, salados y son menos excitantes.

Los chinos creen además que los alimentos son de sólo cinco sabores:

Dulce (tierra), amargo (fuego), agrio (madera), picante (metal) y salado (agua).

Cada tipo de alimentos actúan sobre cierto órgano del cuerpo humano y la intensidad de su acción depende de la estación del año. Los alimentos dulces, con carácter de tierra, deben comerse más a finales del verano para dispersar la energía estancada y regular la función del estómago; los alimentos amargos, con carácter de fuego y apropiados para la ingestión en verano, pueden mejorar la función del corazón y el intestino delgado; los alimentos agrios, con carácter de madera y adecuados para su consumo en primavera, ayudan al hígado y la vesícula biliar; los alimentos picantes, con carácter de metal y convenientes para su consumo en otoño, influyen directamente en la función de los pulmones y el intestino grueso; y los alimentos salados, con carácter de agua y convenientes para su ingestión en invierno, benefician la función de los riñones y la vejiga.

En su libro Exploración de las hierbas medicinales chinas, el escritor inglés Daniel Read dice que casi todos los platos que disfrutaban los emperadores chinos eran de categoría medicinal, y que los administradores de su cocina no eran cocineros sino médicos tradicionales, quienes estaban a cargo de hacer compras y ordenar la comida para los miembros de la familia imperial.

La Dieta Tradicional China

La dieta constituye un elemento muy importante dentro de la medicina tradicional china. Los chinos consideran que la mayoría de los alimentos son medicinales, y que si se sigue una dieta adecuada, se realiza un poco de ejercicio, se hacen ejercicios respiratorios y se cuida la higiene personal, se pueden remediar las dolencias leves.
La dieta tradicional china clasifica los alimentos en diferentes categorías. La fundamental es la del yin y el yang, pero a ella se asocian las cuatro energías, los cinco elementos, los cinco sabores y el movimiento del chi. Dichas categorías se vinculan entre sí de una forma bastante compleja, y se tienen todas muy en cuenta a la hora de recomendar una dieta adecuada.

El yin y el yang

La teoría del yin y del yang surge a partir de la simple observación de la naturaleza y describe el hecho de que todos los fenómenos naturales tienen su propio fenómeno opuesto que lo complementa. Así pues, el yin se asocia con la oscuridad, el frío, la noche y lo femenino, mientras que el yang se vincula con la luz, el calor, el día y lo masculino. Todos los fenómenos poseen aspectos del yin y del yang. El yin y el yang se complementan de forma natural: dependen uno del otro y se compensan el uno al otro. También pueden influenciarse mutuamente: un exceso de yin puede transformarse en yang y viceversa. Se cree que cualquier desequilibrio entre el yin y el yang dentro del cuerpo provoca enfermedades y problemas emocionales, siendo una dieta pobre uno de los factores que puede provocar este desequilibrio.Todos los alimentos contienen aspectos del yin y del yang, pero algunos pertenencen de modo predominante a una u otra categoría.

Los alimentos que son básicamente yin se consideran fríos, húmedos, suaves y de color oscuro. Son yin los alimentos acuáticos, como el pescado y las algas, los que crecen en la oscuridad o bajo tierra, como los champiñones y las raíces, así como la avena, la cebada, el pato, el conejo, el cerdo, la berenjena, la remolacha, la calabaza, el pepino, el berro, las espinacas, el ruibarbo, el tomate, la lechuga, el trigo, el tofu, la soja germinada, el plátano, el limón, el pomelo y la sandía.

Los alimentos básicamente yang son cálidos, secos, duros y por regla general presentan una tonalidad clara. Suelen crecer en el campo, sobre el suelo y en lugares luminosos. Son yang algunos mariscos como los mejillones, el ajo, los espárragos, el apio, el hinojo, el perejil, el puerro, la albahaca, la canela, el clavo, el cilantro, el comino, la soja, el pimiento, el pollo, el cordero, las gambas, los albaricoques, las cerezas, las castañas, la piel de naranja y los melocotones.

Las cuatro energías

El concepto de las cuatro energías puede considerarse como una subcategoría del yin y el yang. Las cuatro energías son caliente, templado, frío y fresco, e indican el efecto básico que ejerce un determinado alimento sobre el cuerpo, no su temperatura.

Los alimentos calientes y templados, tales como los pimientos verdes y rojos, el jengibre seco, los puerros y la leche de coco se consideran yang y se emplean para tratar dolencias relacionadas con el frío causadas por un exceso de yin (por ejemplo, sentir frío, tener diarrea o sufrir reumatismo articular crónico). Los alimentos fríos y frescos, como las berenjenas, la soja germinada, la sandía y los tomates pertenecen a la categoría yin y se emplean para tratar dolencias relacionadas con el calor causadas por un exceso de yang (por ejemplo, la gripe, el estreñimiento y los eczemas). Algunos alimentos como el arroz y la pasta se consideran neutros porque en ellos no predominan ni el frío ni el calor. Estos últimos no ejercen ningun efecto sobre la constitución, y por tanto se consideran como alimentos de uso corriente.

Los cinco elementos y los cinco sabores

La teoría de los cinco elementos se basa en la idea de que todos los fenómenos del universo son el resultado del movimiento y mutación de las cinco categorías: madera, fuego, tierra, metal y agua, también conocidas como las cinco fases. Para gozar de buena salud, estos elementos deben estar en armonía. Los alimentos y las plantas se emplean para reequilibrar los elementos dentro del cuerpo.

La teoría de los cinco sabores puede considerarse una subcategoría dentro de los cinco elementos. Los cinco sabores son: picante, agrio, amargo, dulce y salado. El término “sabor” hace referencia a la naturaleza curativa de un alimento o planta y no necesariamente a su sabor tal y como se entiende en Occidente. Entre los alimentos picantes se encuentran el ajo, el jengibre y las cebolletas; los limones, las manzanas y los kiwis se consideran agrios; el café, el té y las almendras se consideran amargos; los dátiles, el arroz y el pollo son dulces, y el cerdo, los mejillones y la sal sin refinar son salados.

Cada sabor se asocia con una categoría: los alimentos agrios, amargos y salados son yin, mientras que los picantes y los dulces son yang; cada sabor se asocia con un movimiento específico del chi y se empareja con un órgano vital, de forma que los alimentos con un sabor determinado se emplean para tratar disfunciones sufridas por el órgano correspondiente (ej. Los alimentos dulces se asocian con el estómago, y por lo tanto pueden utilizarse para tratar problemas como la diarrea).

Usos terapéuticos de algunos alimentos corrientes

Alimento
Energía y sabor
Uso y propiedades
Arroz
Neutral, dulce
Corta la diarrea; aumenta el apetito
Ajo
Templado, picante
Alivia la gripe, resfriados, diarrea y el dolor abdominal
Zanahoria
Templado
Alivia la sequedad de ojos, la ceguera nocturna y la indigestión
Manzana
Fresco, dulce agrio
Alivia la sed y la diarrea
Plátano
Frío, dulce
Alivia el estreñimiento
Naranja
Fresco, dulce, agrío
Alivia los gases, la hinchazón y la indigestión
Cordero
Templado
Alivia el dolor menstrual y ayuda a entrar en calor si hace frío
Pollo
Templado, dulce
Devulve la fuerza después de una enfermedad

El movimiento del chi

Chi es el término chino que se utiliza para designar la fuerza vital o energía que fluye constantemente por el cuerpo. Existen distintas clases de chi, siendo las principales: el chi congénito, presente en el cuerpo al nacer; el chi protector, que rodea el cuerpo; el chi nutritivo, presente en la comida. El equilibrio, la cantidad y la calidad del chi de un individuo dependen sobre todo de los alimentos y las bebidas que consume, y del aire que respira. Otros factores que pueden influir son los cambios de estación y climáticos, y el estado de los órganos del cuerpo que absorbe el chi.

Cómo seguir una Dieta china

Una dieta tradicional china incluye una gran proporción de alimentos neutros, tales como el arroz y la mayoría de cereales, y, según la constitución del individuo, una ingesta debidamente equilibrada de alimentos yin y yang. Puesto que cada alimento compensa los excesos y las carencias del cuerpo de un modo específico –y puesto que cada individuo tiene sus propias necesidades-, ciertos alimentos se consideran perjudiciales para un individuo mientras que para otro son beneficiosos. La salud y la sensación de bienestar de una persona puede mejorar considerablemente al comer o evitar determinados alimentos que afectan a su constitución.

El primer paso para adoptar una dieta china consiste en identificar la constitución del individuo. Una persona puede tener una constitución caliente (yang) o fría (yin). Las primeras deben consumir alimentos que contengan energía fría o fresca; por el contrario, las personas con constitución fría deben consumir básicamente alimentos que contengan energía caliente o templada. La dieta debe asimismo adaptarse a los cambios climáticos y de estación.

Tipos de constitución y alimentos recomendados por la dieta tradicional china

Excesivamente yang

Características
Personas corpulentas, de cara roja, que suelen tener calor, transpiran mucho, tienden a ser hiperactivas, y comen y beben en exceso.

Alimentos recomendados
Pescado blanco, pato, conejo, trigo, cuscús, cebada, mijo, judías verdes, guisantes, soja, tofu, ensaladas, espinacas, remolacha, calabacines, limones peras, manzanas, mandarinas, sandía y uva.

Alimentos a evitar
Mantequilla, nata, todos los productos cárnicos, huevos duros, carnes curadas, quesos grasos, trigo sarraceno, pasta, pasteles, ajo, cebollas, jengibre, apio, pimienta negra, curry y frutos secos.

Excesivamente yin

Características
Personas obesas, con escasa capacidad respiratoria, que tienen las extremidades frías, se mueven despacio, retienen líquidos y duermen mucho

Alimentos recomendados
Cebollas, ajo, jengibre, clavo, zanahorias, apio, hinojo, cordero, ternera, pollo, trigo sarraceno, mijo, castañas, frutos secos, cerezas, lichís e higos.

Alimentos a evitar
Ensaladas crudas, pepino, tomate, berro berenjenas, algas ruibarbo, mantequilla, leche, queso, cerdo, conejo, pato, trigo, cebada, avena, cacahuetes, semillas y aceite de girasol, limones, naranjas, pomelo, sandía, melón, peras y mango.

Poco yang

Características
Personas delgadas que sueñen estar cansadas y pálidas, y tener frío, con voz suave y baja, y una tendencia a sufrir enfermedades crónicas poco importantes, sobre todo en invierno

Alimentos recomendados
Ajo, cebollinos, clavo, canela, cilantro, berenjenas, zanahorias, apio y col cocidos, calabaza, espinacas, puerro, patatas, avena, cacahuetes, trigo, maíz, arroz, soja, mijo, leche caliente, ganso, pollo, miel, marisco, castañas, frutos secos, cerezas, uvas, lichís e higos.

Alimentos a evitar
Ensaladas, zanahoria y col crudas, pepinos, tomates, leche de vaca fría, clara de huevo, judías, guisantes, naranjas, piña, pomelos y sandía.

Poco yin

Características
Personas delgadas, de tez oscura, piel seca, cuerpo caliente y con tendencia a tener una temperatura corporal baja.

Alimentos recomendados
Berenjenas, recmolacha, pepino, espinacas, ensaladas, champiñones, leche de vaca, huevos, pescados de río, cangrejos, gambas, codornices, pato, limones, higos, mandarinas, papayas, peras, manzanas, mangos, melones y pomelos.

Alimentos a evitar
Clavo, canela, pimienta, zanahorias, puerro, trigo sarraceno, albaricoques, castañas, uvas, huevos fritos, pavo, faisán, cordero, frutos secos, café, vino, alcohol y vinagre

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-
   
-
-
Warning: embed_me.html could not be embedded.
-
-
-
_
+
Articulos Relacionados
+
La Cocina del Tao
El Arte de la comida y bebida China
El Sushi
El Wok: invento de la cocina China
Dieta China
Apostillas de la cocina Japonesa
Cocina Japonesa
La Dieta Tradicional China
-
_
-
-
_
-
-
-
_
-
-
_
-
-