Cocina & Salud > Fitoterapia

Recursos naturales contra el frío

Recursos naturales contra el frío
- Para reforzar bien nuestras defensas durante los meses de invierno, deberíamos tomar al menos dos raciones de verdura y dos piezas de fruta al día, ya que en invierno, con el frío, el estrés y la contaminación atmosférica, el sistema inmunológico se debilita mucho.

Hay que dar preferencia a las sopas de verdura, ya que sacian, calientan y tienen pocas calorías, así como volver a descubrir los típicos platos tradicionales, como los potajes de la abuela, los purés de legumbres llenas de proteínas vegetales y de fibra.

Sin olvidar las patatas, que se pueden hacer de mil formas diferentes: al horno, en sopas y caldos con otras verduras, y estofadas.

Durante los meses de invierno tampoco hay que olvidarse del agua, un verdadero nutriente que en invierno ayuda a mantener las mucosas hidratadas, favoreciendo la expulsión de mucosidades cuando se está resfriado.

Alimentos a Reducir

• Pan o biscotes con harina blanca, cereales refinados o azucarados, patatas fritas, pasteles y pastas de harina blanca.
• Cacahuetes y todos los frutos secos tostados con aceite y salados.
• Verduras en conserva, zumos de fruta en lata y conserva, verduras fritas.
• Fruta en conserva y con edulcorantes, zumos de fruta en botella o congelados.
• Leche entera, quesos muy grasos, helados y nata.
• Carne de cerdo, ternera, cordero, pollo y pescado frito.
• Margarina, aceites hidrogenados, aceites tropicales y todas las grasas animales saturadas.
• Café y bebidas gaseosas.

Alimentos Aconsejados

• GRUPO DE CEREALES, PAN Y PATATAS: Todos los cereales integrales, como trigo, mijo, arroz integral, patatas cocidas al vapor o al horno, y pasta integral.
• GRUPO DE LEGUMBRES SECAS: Judías secas, lentejas, soja y derivados, así como germinados de legumbres.
• GRUPO DE SEMILLAS Y FRUTOS SECOS: Nueces, avellanas, higos, uvas pasas, almendras, y todas al natural.
• GRUPO DE VERDURAS: Todas y en especial col verde, zanahoria y pimiento.
• GRUPO DE FRUTAS: Todos los tipos de fruta fresca cruda o zumos frescos, especialmente manzana, naranja, kiwi, piña y uvas.
• GRUPO DE LACTEOS: Leche y yogures descremados y queso de bajo contenido graso. También se pueden sustituir por leche o batidos de soja.
• GRUPO DE CARNE: Pollo sin piel, y todos los tipos de pescado o crustáceos, en particular, pescados frescos.
• GRUPO DE GRASAS: Entre cuatro y seis cucharadas de aceite de oliva al día.

Alimentos Estrella

Algunos alimentos pueden garantizarnos el pasar un buen invierno y no nos deberían faltar nunca en nuestra despensa:

GENJIBRE: Es un buen antiinflamatorio natural que va bien en caso de dolor de garganta y que debería integrarse en nuestra dieta.
PIÑA: La bromelina que contiene la piña fresca reduce la inflamación y la hinchazón. La piña está considerada como un importante remedio natural tradicional para el dolor de garganta.
AJO, CEBOLLA Y PUERRO: La alicina que contienen estos productos es un bactericida muy eficaz contra ciertas infecciones típicas invernales.
BERROS: Son muy ricos en vitaminas A, C y E, y además contienen una sustancia que actúa como un potente antibiótico. Resultan muy beneficiosos para las infecciones respiratorias.
MIEL, POLEN Y JALEA REAL: Estos excelentes productos de la colmena concentran lo que más necesitamos para luchar contra el frío: Vitaminas, minerales, oligoelementos y energía de rápida asimilación para levantar el ánimo y subir nuestras defensas.
COL: Es rica en vitaminas y minerales (azufre, cobre, calcio). Licuada, suavizando su sabor con zumo de zanahoria o de manzana, desintoxica y resulta antiinflamatoria.

Vacúnate contra la Gripe

Tal y como comentábamos en otros apartados, seguir una dieta pro-defensas durante todo el año, desarrollar una actividad laboral satisfactoria, practicar algún ejercicio físico regular adecuado a cada persona, así como disfrutar de un justo equilibrio entre trabajo y ocio, son las mejores vacunas contra la gripe. Pero si aún así, no logras librarte de ella, aquí tienes algunos remedios naturales que te ayudarán a recuperarte más deprisa y mejor.

Reglas para pasar mejor la Gripe

REPOSO: Si sigues en actividad, aceleras la respiración y los virus penetran más profundamente, atacando los bronquios y pulmones.
MANTÉNTE CALIENTE: No basta con abrigarte bien, sino que hay que evitar también las bajadas y subidas de temperatura. El frío disminuye la actividad de los filtros que protegen las vías respiratorias y por lo tanto permiten que los virus y las bacterias desciendan a las vías respiratorias bajas. El agua, las tilas o los líquidos calientes ayudan a combatir la gripe, la enfermedad más extendida durante los meses de la estación invernal.
BEBER MUCHO: De esta forma conservarás fluidos los líquidos que mantienen los pulmones. Infusiones de plantas medicinales como LLANTEN, TUSILAGO, TOMILLO, MALVA, SAUCO, EUCALIPTO o YEMAS DE PINO, tomadas solas o en aconsejadas mezclas, te pueden servir de gran utilidad a la hora de combatir los característicos síntomas tanto de la gripe como de cualquier resfriado.
EVITA TOMAR MEDICAMENTOS (excepto alguna aspirina o paracetamol) SIN RECETA MEDICA, ya que aunque pueden aliviar los síntomas temporalmente, pueden provocar una falsa recuperación, teniendo siempre en cuenta que la gripe es una enfermedad vírica y está demostrado que los antibióticos no matan los virus.

Como evitar el Contagio

Gran parte de los virus de la gripe y de los resfriados se difunden por contacto directo. Basta tocar un objeto usado por una persona enferma para contagiarse. Por tanto, hay que desinfectar los interruptores de la luz, el teléfono, el mando a distancia de la tele… y todos los objetos de uso comunitario.
Lavarse las manos con frecuencia utilizando un jabón antibacteriano.
Cambiar las sábanas cada día.
Desinfectar el termómetro después de cada uso.
Ventilar la habitación cada tres o cuatro horas.
Sustituir las toallas y las esponjas cada dos días, ya que si están húmedas son el terreno ideal para que se desarrollen los virus.

Como Evitar Contagiar

Para evitar contagiar a los demás cuando tosas o estornudes, no pongas las manos delante de la boca, porque los gérmenes y los virus atacan la piel; es mejor hacerlo dándose la vuelta, retirándose de los demás y bajando la cabeza, o poniendo delante de la boca un pañuelo de papel.
Suénate a menudo para evitar la acumulación de mucosidades. Si no lo haces, corres el riesgo de provocarte una congestión dolorosa en los oídos.
Evita los pañuelos de algodón ya que son un excelente terreno de cultivo de los gérmenes.
Si tienes la nariz congestionada, lávala con una mezcla hecha con una cucharada de sal marina y media de bicarbonato en 250 mililitros de agua caliente. Llena una pera de goma con este líquido e introdúcelo por una de las fosas nasales mientras mantienes la otra tapada, para limpiar bien la nariz de bacterias.
Si tienes molestias de garganta, haz gargarismos con SALVIA y agua salada,3-4 veces al día.

¿ Sabias Que…?

La fiebre es la prueba de que el organismo se está defendiendo contra la infección y, por tanto, es una buena señal. Así pues, mientras no pase de los 37,5-38 grados, es mejor no tomar nada para bajarla. Además, el ambiente caliente creado por la fiebre hace circular más deprisa las proteínas que aniquilan los gérmenes de la sangre. El fuerte malestar que acompaña a la gripe, es una advertencia al organismo de que debe interrumpir toda actividad para reservar toda su energía en defenderse contra la invasión de los virus.

Volver arriba Volver al Inicio