Dietas & Nutrición > Trastornos & Desórdenes

La compulsión por bajar de peso

La compulsión por bajar de peso
El 95% de las personas que hace dieta dejan sus esfuerzos de lado y abandonan su intento por bajar de peso. Pocos lo logran, y aún son menos los que pueden mantener el peso que han logrado bajar.

Es por esta causa que el sobrepeso y la obesidad han ido en aumento hasta llegar a convertirse en una verdadera "epidemia" en los últimos 40 años, ya que afecta a la mayoría de la población. A su vez, en los medios y la televisión nos invaden con mensajes e imágenes de que tenemos peso extra y estamos "gordos".

Mucha gente que hace dieta fracasa únicamente porque su meta es errónea, y eso los lleva a una compulsión por "perder peso". Creer que el problema es el número que indique la báscula es una visión equivocada. El problema es estar excedidos en el nivel de GRASA en el cuerpo, allí sí clasificaríamos como "gordos".

La locura de la grasa

Hay un punto clave que debemos ver antes de ponernos a dieta para luego sentir que fracasamos porque no "bajamos de peso" como hubiésemos querido. La gran diferencia es establecer la meta correcta. No es lo mismo la “baja de peso” que adelgazar.

"Perder peso" puede referirse también a la pérdida de agua, músculo o grasa. El único objetivo plausible es reducir la grasa. Sin agua estamos deshidratados, y eso conlleva a que el metabolismo se lentifique, lo que provocará eventualmente que engordemos.

Reducir músculos tampoco es el objetivo, pues nuestra piel quedará con flaccidez. "Adelgazar" es reducir la grasa, y a eso apuntamos con la dieta.

La gente se obsesiona con el peso del cuerpo. Quieren un "número". Y eso a costa de olvidarse todo lo que compone el cuerpo, como decíamos: agua, músculos, huesos, carne y grasa. Y volvemos a recalcar, el objetivo es perder la grasa.

El exceso de grasa también bloquea nuestras arterias y nos lleva a problemas cardíacos y de hipertensión. Nos produce la "resistencia a la insulina" que puede derivar en una diabetes. También provoca que las mujeres tengan menstruaciones dolorosas o irregulares y muchas puedan padecer infertilidad. La grasa es algo necesario para el organismo, pero en su justa medida. Cuando se acumula en exceso trae un gran número de problemas hormonales y otros tantos a la salud en general.

Sin embargo, medir el peso de la persona nunca a sido una buena referencia respecto al nivel de grasa que uno tenga. El cuerpo humano está compuesto de al menos 65% de agua, y el agua es más pesada que la grasa.

La grasa no es muy pesada, pero es voluminosa. Ocupa mucho espacio. Por ello el número en la balanza o báscula no te ayudará a determinar la baja de peso, y creerás que has fallado. Lo que uno debe tener en cuenta, si estamos adelgazando o no, es la talla de la ropa. Ver como nos queda la ropa puede ser muy revelador para ver si estamos perdiendo la grasa del cuerpo o no.

Además, al estar presionados por la pérdida de peso, creamos ansiedad y eso aumenta los niveles de cortisol en el cuerpo, lo que no nos permite adelgazar.

El estrés continuo sabotea nuestro esfuerzo pues la hormona cortisol reduce el metabolismo, hace que tengamos más hambre y por ende, engordamos.

¿Estar pesado equivale a estar gordo?

Si desea realizar algo efectivo y útil para adelgazar, deje de lado la balanza. No se pese más que 1 vez por semana.

Observe qué sucede con su ropa, si cambia de talla, y cómo le queda. Si le preguntan ¿cuántos kg o libras ha bajado?, conteste "2 talles de ropa" si es mujer, o "he reducido mi cintura en 3 pulgadas" si es hombre. Es más importante que pueda volver a entrar en esa ropa que tenía guardada hace tiempo en el ropero porque ya no le cabía.

Sumando al tema del peso, cuando uno comienza a hacer ejercicio, en realidad aumentamos de peso. Esto es algo bueno ya que la masa muscular crece. Recuerde que los músculos pesan 2 veces y medio más que la grasa.

Si aumenta la masa muscular, la grasa del cuerpo se reducirá y podrá adelgazar. La mejor forma de adelgazar es con la dieta correcta y acompañar dicho esfuerzo con una rutina de ejercicios.

Por lo tanto, olvídese del tema del peso. No es lo más importante. Sí la talla de su ropa o las pulgadas o centímetros que se reduce su cintura. Deje la balanza o báscula de lado y notará cómo adelgaza y aumenta su energía.

Volver arriba Volver al Inicio