Dietas & Nutrición > Trastornos & Desórdenes

15 señales de que estás comiendo mal

Señales que estas comiendo mal
Comer los alimentos equivocados puede provocar que cada parte de nuestro cuerpo sea más susceptible a las enfermedades. En cambio, los bocadillos ricos en vitaminas, como las frutas, verduras y los granos enteros, pueden impulsar nuestro sistema inmunológico, por lo que le será más fácil defenderse ante los primeros síntomas de que algo está mal.

A continuación, algunas señales para escuchar cuando su cuerpo le está diciendo que las cosas no andan del todo bien…

Problemas gastrointestinales

1) Inflamación.
La hinchazón es uno de los clásicos signos de que el alimento que consume no está funcionando del todo bien en su cuerpo. En algunos casos, puede ser un síntoma de condiciones como la intolerancia a la lactosa o un signo de que hay un desequilibrio en las bacterias intestinales, que puede ser causado por múltiples factores, que van desde una dieta baja en fibra hasta el uso de antibióticos.

2) Dolor de panza.
Si le duele su vientre, lo más probable es que tenga algo que ver con su comida. El dolor de estómago puede ser un signo de una intolerancia alimentaria, también conocida como enfermedad de reflujo ácido. Si usted nota que su vientre duele después de comer un tipo específico de alimento, trate de cortar su consumo para analizar si los síntomas se resuelven y por lo tanto, esa era la causa o no.

3) Estreñimiento.
Esta problemática está directamente relacionada con lo que usted come o bebe. El estreñimiento es a menudo el resultado de consumir muy poca fibra y beber escasa agua. Así que asegúrese de que está recibiendo suficientes vegetales ricos en fibra y granos y a su vez mantenerse hidratado, especialmente si está activo.

Consecuencias en el aspecto físico

4) Cambios en la piel.
Siempre existe algo de verdad en la idea de que sus hábitos alimenticios y el estado de su piel están interrelacionados. El Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología confirma que los cambios en la piel pueden ser un signo de tanto de intolerancia alimenticia como de alergia.

5) Pérdida de cabello.
Si usted está encontrando pedazos de pelo por todas partes su hogar, usted que necesite reevaluar el estado de su dieta. La pérdida de pelo puede ser un signo de anemia, que puede ocurrir cuando no está recibiendo suficiente hierro en su dieta. Afortunadamente, muchas verduras verdes, como la espinaca y la acelga, son excelentes fuentes de hierro.

6) Formación de hematomas.
Los moretones puede ser un signo de torpeza, pero también un signo de anemia o diabetes. Si usted encuentra hematomas con frecuencia y se están desvaneciendo más lentamente de lo que está acostumbrado, pídale a su médico un análisis de sangre para evaluar las causas de fondo.

7) Aumento de peso.
Ganar peso no siempre significa que está comiendo los alimentos equivocados, sino que en cambio puede significar que está comiendo los alimentos equivocados para su cuerpo. Una dieta compuesta en gran parte de vegetales, granos enteros y proteínas magras puede ayudar a mantener su cuerpo funcionando eficazmente mientras que garantiza el equilibrio en su intestino.

Alteraciones en el humor y en la rutina diaria

8) Hambre constante.
Si usted está sintiendo hambre todo el tiempo, su cuerpo podría estar tratando de decirle algo. Ciertas condiciones, como la sensibilidad al gluten, pueden hacer que usted se sienta como si estuviera hambriento incluso cuando recién acaba de comer.

9) Dolores de cabeza.
No considere su dolor de cabeza persistente como una señal de que está mirando demasiado la pantalla del ordenador, ya que su dieta podría ser la causa. Todo, desde la cafeína a los lácteos y a los edulcorantes artificiales, podrían ser la fuente de sus dolores de cabeza.

10) Irritabilidad.
Si usted se siente enojado, su mala alimentación también podría ser la culpable. Un estudio publicado en el Journal of Consumer Research (Diario de Relevamiento de los Consumidores) descubrió que ejercer el excesivo autocontrol (algo que toda persona necesita en abundancia para seguir la mayoría de las dietas y los planes de ejercicio) condujo a un aumento de la agresión.

11) Insomnio.
Nuestros teléfonos no son lo único que nos están manteniendo en vela hasta altas horas de la mañana. Muchos de nosotros estamos consumiendo inadvertidamente más cafeína de la que pretendíamos, desde nuestra taza de café de la mañana hasta el chocolate negro que estamos disfrutando para el postre. Cada poco suma, por lo que conviene limitarse a una sola bebida con esta sustancia por día.

12) Fatiga.
Después de un largo día en el trabajo, es natural estar cansado, pero si ese sentimiento es constante en su vida, es posible que deba examinar lo que está comiendo. La fatiga es un efecto secundario común de la intolerancia a ciertos alimentos, por lo que es recomendable que pregunte a su médico si hay algo que debe evitar. La fatiga también puede estar relacionada con problemas de la tiroides, cuya situación puede empeorar por el consumo de gluten, de acuerdo con un estudio de la publicación académica “Revista Europea de Endocrinología” (European Journal of Endocrinology).

Otros signos de alerta

13) Problemas para quedar embarazada.
La fertilidad y los alimentos pueden estar más vinculados de lo que comunmente pensamos. Un estudio realizado por el Diario de la Asociación Ginecológica Turco-Alemana reveló que la obesidad y la infertilidad van de la mano.

14) Antojos.
Acceder a nuestro deseo de todos los alimentos que se nos antojan no significa que debamos ignorar lo que nuestras papilas gustativas nos están diciendo. Si usted tiene un antojo de un alimento específico, puede ser la manera de su cuerpo de decirle que le faltan ciertas vitaminas o minerales esenciales, por lo que hay que escuchar los antojos en determinadas ocasiones.

15) Enfermarse muy fácil.
Comer los alimentos equivocados puede hacer cada parte de nuestro cuerpo más susceptible a las enfermedades. En cambio, como se explicó al principio del artículo, los alimentos correctos pueden ayudar a impulsar nuestro sistema inmunológico, por lo que es más fácil defenderse de todos los males, desde el resfriado común hasta la desagradable gripe invernal.

 

Volver arriba Volver al Inicio