Warning: embed_me.html could not be embedded.
La Artrosis y la Alimentación
Sección - Comida y Salud >>

-
El ser humano como ser vivo se mueve gracias a su esqueleto, formado por los huesos que se desplazan desde las articulaciones.
-
REUMOL ANTIARTROSICO NATURAL
carritodecompras

Las articulaciones o lugar donde contactan dos huesos, permiten la soltura corporal y la movilidad.

Los huesos son movidos por los músculos. El ser humano es un ser “articulado”, en el mejor de los sentidos de la palabra y gracias a las articulaciones se puede mover. Si los huesos fueran rígidos en su forma y en su unión estaríamos “plantados en el suelo”. Quizás la articulación sea uno de los saltos evolutivos más importantes en el paso de la planta al animal. Los animales y el ser humano, permaneciendo aún en contacto con la tierra, se mueven por sus articulaciones.

Los niños se mueven con ligereza, en sus huesos y articulaciones hay elasticidad y los músculos están relajados. En las personas mayores las malas posturas corporales, las contracciones o tensiones musculares, el exceso de peso, la vida sedentaria; provocan trastornos en las articulaciones.

Las contracciones o bloqueos musculares son muchas veces consecuencia de problemas o tensiones psicológicas (ansiedad, angustia, miedo, rabia reprimida,...). La rigidez mental se transmite a una rigidez física, como bien lo estudió Wilhem Reich, tan conocido como marginado psicoanalista e innovador en el campo de la psicosomática y la relación cuerpomente. El llamó coraza muscular a los bloqueos musculares consecuencia de la falta de contacto y amor humano y las represiones psicológicas que vivimos desde niños.

Rigidez muscular

Un niño que vive protegido, amado y sin represiones psicológicas en el campo de las relaciones humanas, en su sexualidad y capacidad de expresarse ,es un niño suelto, espontáneo y abierto. En cualquier movimiento se expande hacia fuera, sin miedo, crece. Por el contrario un niño sin amor, sin protección es un “animal humano” indefenso, asustado, que se aísla cerrándose hacia dentro, contrayendo el cuerpo, en un intento de defenderse del mundo hostil y frío (emocionalmente hablando). Un niño que se siente amenazado cierra el cuerpo, se contrae, corta la respiración, esconde la cabeza en los hombros, y si la amenaza sufrida es grave intenta no tener contacto con el mundo e incluso aparece un gran retraso en su crecimiento, se niega a crecer. El niño maltratado, siendo mucho peor , entre otras cosas por ser menos visible, el maltrato psíquico que el físico, se defiende con su rigidez corporal que se manifiesta en dos formas importantes: el miedo y la rabia destructiva, más o menos reprimida esta última.

En el adulto, la rigidez muscular es igualmente un síntoma de defensa ante el mundo. Las personas con graves problemas psíquicos tienen una grave también falta de movilidad. Con frecuencia ellas mismas se ponen una “camisa de fuerza” (acorazamiento según Reich) invisible que les impide toda movilidad espontánea. Los músculos contraídos como defensa ante el mundo vivido como agresivo, tanto en el niño como en el adulto, “atan” las articulaciones , disminuyendo la capacidad de movimiento, favoreciendo así la aparición de inflamaciones y rigideces articulares . Este factor, añadido a otros que iremos viendo, dan lugar a los trastornos reumáticos, al reuma.

El reuma

En el libro “Enfermedades reumáticas, todas las respuestas” de la Sociedad Española de Reumatología, uno de los autores, el Dr. Eliseo Pascual escribe : “Algunas enfermedades reumáticas tienen su origen en problemas en la función de algunas estructuras, por ejemplo una contractura muscular mantenida relacionada con defectos de la postura u otros factores”. Los estudios de los especialistas en psicosomática demuestran que entre esos “factores” tienen un papel primordial los problemas psicológicos.
Cuando predomina la inflamación, hecho más frecuente en los jóvenes, la afectación articular se conoce como artritis. Si predomina la degeneración articular (cartílago y hueso) se llama artrosis o “desgaste”. Tanto en unas afecciones como en otras actúan varios factores además del psicosomático , como veremos más adelante. A estas múltiples afecciones se las conoce como enfermedades reumática o simplemente reuma. La palabra reuma es un saco donde se colocan afecciones de los huesos, articulaciones y músculos en general.

Estudiamos en principio una de las afecciones más comunes y más representativas de nuestra forma de vida: La artrosis.

Una enfermedad que duele

El dolor es uno de los síntomas de la artrosis, dolor que generalmente cede con el reposo y que de nuevo comienza al iniciar el movimiento, sobre todo cuando es brusco y descontrolado. Al ponerse de pie tras haber estado sentado mucho tiempo , al subir o bajar escaleras o llevar peso.

Tras un cierto tiempo en movimiento las molestias disminuyen (la articulación se “calienta”) aunque estas vuelven a aparecer cuando se prolonga el movimiento y se “carga” de nuevo la articulación.
Vemos ahora las características de las dos formas de artrosis más frecuentes. En la artrosis o desgaste de rodilla el dolor se acentúa al bajar escaleras o iniciar la marcha o al caminar durante mucho tiempo. Los crujidos en la marcha pueden ser audibles y puede haber también un derrame del líquido sinovial. En la artrosis de cadera la persona siente dolor al subir escaleras, ponerse calcetines o cruzar las piernas. En dicha artrosis se siente dolor en la zona de la cadera, siendo contínuo e intenso en la artrosis avanzada.

La intensidad del dolor no siempre es proporcional al grado de lesión. A veces las lesiones vistas a rayos X son muy grandes pero no producen mucho dolor. Más del 40% de las personas que tienen alteraciones visibles a de artrosis a los rayos X no tienen síntomas. Según parece los más deprimidos y ansiosos suelen sentir más dolor.

El dolor puede aumentar con los cambios de tiempo, al aparecer una tormenta o al cambiar la temperatura y la humedad del medio ambiente.

Para muchos autores la obesidad es la causa más frecuente de artrosis. Según un estudio del Dr. Framinghan la obesidad o bien otros factores asociados a ella pueden causar artrosis de rodilla. El exceso de peso sobrecarga las articulaciones, y como el dolor de la articulación hace que la persona se mueva menos aumenta la obesidad, entrando así en un círculo vicioso. Incluso la frustración que con frecuencia vive el obeso o la falta de una aceptación de la imagen corporal y la falta de autoestima, la inseguridad, la necesidad de afecto o la rabia más o menos escondida y no expresada, debida a veces a la burla de otras personas, le lleva a comer en exceso, en un intento vano de tapar la ansiedad así originada. Según Lore Deggeller, médico antropósofo, toda sobrecarga corporal lleva a anquilosamientos (rigideces) en lo físico.

Alimentos Acidificantes

La formación de ácido en el cuerpo puede hacerse excesiva por el consumo de una gran proporción de proteínas concentradas en la dieta. Estas proteínas acidificantes están contenidas en alimentos como carnes, pescados, huevo, queso, legumbres y guisantes y frutos secos.

No deben tomarse nunca en grandes cantidades de una sola vez, y con poca frecuencia tomarlos más de una vez en un sólo día.
Las personas que sufren de artrosis deben hacer la parte principal de su dieta diaria a base de frutas y verduras en una u otra forma, aunque algunas modificaciones ocasionales no hacen daño.

Alimentos Neutralizadores y Alcalinizadores

Aunque parezca extraño, las llamadas frutas 'ácidas' que incluyen al limón y al pomelo, tienen un efecto neutralizador de los ácidos corporales. Además, ayudan a la eliminación o dispersión de los minerales que han formado depósitos en el cartílago de las articulaciones. La mayoría de las frutas frescas, verduras y frutos secos, producen una reacción alcalina. Las espinacas por ejemplo aunque tienen un alto contenido en ácido oxálico, son ricas en hierro.

Frutas 'ácidas' de todos los tipos, frutos secos, incluyendo dátiles son siempre buenos. Vegetales como apio, berro, perejil, rabanitos, tomates, lechuga, col y zanahorias, preferiblemente crudos y en pequeñas cantidades.

Los guisantes, repollitos de Bruselas y brócoli cocidos, son buenos todos si se van tomando en forma rotativa.

Para quienes padecen artrosis, es esencial una ensalada diaria de hojas verdes, pero quienes no están habituados a comer alimentos crudos, deben comenzar de a poquito. Todas los alimentos crudos deben masticarse mucho, lo que puede ser un problema para quien tenga dificultades en los dientes.

Los que poseen una licuadora tienen a mano una valiosa herramienta para producir buenos alimentos alcalinizadores con casi todas las frutas y verduras, o una mezcla de frutas o de verduras, pero no ambas cosas juntas. Las frutas o verduras se cortan en pequeñas rodajas y se licúan añadiéndoles agua, y el zumo resultante contendrá todos los minerales y vitaminas junto con la fibra filtrada.

Sin embargo, estos licuados son algo fuertes y sólo se debe empezar con unas cuantas cucharaditas al día, tomadas por la mañana o la noche, que gradualmente se irán aumentando hasta llegar a un vaso.

Pero, como forma general, el alimento debe comerse no beberse. Las bebidas son útiles en los casos de enfermedad. Los que no están acostumbrados a digerir alimentos verdes crudos, superarán de este modo el problema, lo mismo que los que tengan digestiones débiles o dificultades para masticar.

Alimentos no sanos

La alimentación incorrecta es otro de los factores importantes en este proceso. Tanto el hueso como el cartílago y el resto de los elementos de la articulación se encuentran en contínuo proceso de nutrición y regeneración. Tenemos una idea muy falsa de la realidad que acontece en el hueso y la articulación si creemos que son zonas muertas y rígidas. Una mala alimentación con pocas frutas y verduras, y llena de productos refinados, especialmente en hidratos de carbono: (pan, azúcar, dulces) es uno de los factores, a mi juicio, más importante en este proceso. Con mucha frecuencia la persona reconoce que abusa del pan u otros alimentos hidrocarbonados (almidones y azúcares). El exceso de carnes, pescados, fritos, embutidos, derivados lácteos, son factores especialmente importantes también en la artrosis. Se sabe que el exceso de proteínas - carnes , pescados, huevos, derivados de la leche, aunque parezca paradójico este último grupo - favorece la pérdida de calcio por la orina, y ya sabemos que este mineral es fundamental para el buen mantenimiento de nuestro sistema óseo.
La gran cantidad de alimentos refinados y no adecuados producen un acumulo de sustancias acidificantes que desde el punto higienista se reconoce que actúan movilizando las sales de calcio que hay depositados en los huesos. Estas sales de calcio son utilizadas en la neutralización de ciertos productos ácidos y tóxicos originados con la alimentación incorrecta. El calcio es como un “tapón” que neutraliza los tóxicos.

Por el contrario una alimentación rica en frutas y verduras, frutos secos, cereales integrales,... y otros alimentos sanos facilitan la regeneración de los huesos y articulaciones. En mis padres (aitas) tengo la experiencia para contarlo. Un dolor de artrosis mejora mucho con una temporada de alimentación básicamente de frutas y verduras. Mi propio padre, operado de artrosis de cadera hace más de 20 años, cuando yo estudiaba medicina, sabe que cuando le duele un poco la articulación un par de días de ayuno o una dieta de frutas es suficiente para que el dolor desaparezca. Antes necesitaba muchos y continuos medicamentos para aliviar el dolor, que por otro lado cómo es bien conocido, le fastidiaban el estómago.

Alimentos que Tienden a ser Acidificantes

Todas las carnes, pescados y quesos (salvo el requesón). Se deben reducir a un mínimo. El objetivo es tomar cualquiera de estos alimentos solo una vez al día y evitar las raciones abundantes.
Huevos y productos de los huevos. A la semana sólo se debe tomar el equivalente a 3 huevos. Los huevos se asimilan más fácilmente cuando se mezclan con leche como en los huevos revueltos.
Legumbres secas, incluyendo lentejas y guisantes. Pueden alternarse con las carnes, quesos y huevos para obtener proteínas, y no deben utilizarse en grandes cantidades.
Todos los productos del azúcar y la harina blanca. Sólo se pueden utilizar ocasionalmente y escasamente.

Bebidas alcohólicas, NO se deben consumir diariamente y nunca en grandes cantidades.
Alimentos fritos. No se deben comer nunca.
Te y café fuertes. Son acidificantes y probablemente aumentarán los síntomas de la artrosis.
Otras sustancias nocivas como la sal (salvo la sal marina con moderación), el adobo y la mayoría de las salsas.

La zona lumbar

La alteración lumbar, en relación a la artrosis de esa zona, da lugar a dolor o lumbago, aunque el lumbago agudo puede darse sin artrosis ni alteración visible de dicha zona. Con frecuencia los músculos de la zona están muy tensos produciéndose la crisis de lumbago , sin aparecer ninguna alteración visible a los rayos X. Cuando decimos “ me duelen los riñones” lo que en realidad nos duele, normalmente, es la zona lumbar y si el dolor es fuerte es un lumbago..

La crisis de lumbago aparece con frecuencia tras un movimiento brusco o mal realizado por una persona que tiene tensa y afectada la zona ( por ej. al levantar un peso sin flexionar la rodillas). Afectando a la persona que tiene una tensión acumulada en esa zona, no a la que tiene relajada. Un niño puede hacer un movimiento mucho más brusco y no sufre de lumbago porque aún la zona está “suelta”.

En la crisis lumbar hay un dolor intenso y un bloqueo de la columna en posición flexionada que le impide enderezarse y le obliga a mantener cama. El dolor aumenta con el movimiento, la tos, o el estornudo. Otras veces aparece después de permanecer largo tiempo en una mala postura o tras una exposición prolongada al frío.

La mayoría de los lumbagos tienen su origen en el disco intervertebral.

La columna vertebral es el órgano de la verticalidad. Por el proceso evolutivo y el paso de andar “a cuatro patas” a caminar sobre los dos pies, el ser humano puede caminar de forma erecta teniendo la mano libre para manipular ( en el sentido original de la palabra), pero esto lleva consigo que la columna lumbar ha de soportar más peso. Si además llevamos un peso encima, aumenta el esfuerzo que tiene que realizar los músculos lumbares y que es soportado por la columna de dicha zona. El lumbago aparece a veces por una mala postura al dormir, y las posturas más cómodas para descansar son las de lado , en postura fetal o la de boca arriba con las pierna un poco flexionadas y colocando una almohada o cojín bajo las rodillas.
Según Passebecq cuando alguien permanece de pie, erguida , sin ninguna carga, el último disco intervertebral (situado entre la 5ª vértebra lumbar y la 1ª sacra, soporta el peso del cuerpo que descansa sobre él, es decir en torno a las dos terceras partes de su peso total. Cuando se inclina hacia delante o más aún al llevar o levantar una carga pesada, la columna vertebral tiene que hacer un sobresfuerzo que afecta a la persona sensible en dicha zona.
La situación de la mujer embarazada es propensa a tener molestias lumbares por el desplazamiento del peso y con ello del centro de gravedad hacia delante. Es recomendable que la mujer embarazada haga ejercicios de estiramientos de los músculos lumbares.
Las alteraciones de columna pueden darse en los niños pequeños , consecuencia muchas veces, de su relación con los padres y el entorno. Puede manifestar con frecuencia los problemas de relación con su entorno más cercano ( ver al principio del escrito). Otras veces está en íntima relación con las malas posturas en la escuela, las pesadas maletas que portan o la imposibilidad del libre juego en la naturaleza , consecuencia de nuestro hacinamiento en las grandes ciudades.

La zona lumbar alterada es consecuencia en gran parte del bloqueo de la pelvis que como hemos visto tiene que ver con la represión de la vivencia sexual sana; de la contracción abdominal ya que los músculos del abdomen tensos “tiran” como las bridas de un caballo de la columna lumbar aumentando la curvatura en la zona lumbar y emparentado con esto último el bloqueo del diafragma o músculo más importante de la respiración (que separa el pecho del abdomen en forma de cúpula o paraguas) que también tira de la columna lumbar arqueándola aún más. Esta estructuras están en el origen del arqueo lumbar o lordosis.

Con frecuencia se incita al niño a andar demasiado pronto para su edad y lo que es más curioso a veces es el mismo niño el que intenta ponerse de pie cuanto antes. Esta actitud, cuando es muy precoz, puede estar indicando que el niño no se relaciona con sus padres desde su altura, estos no se sientan ni se tumban, revuelcan o se ponen de cuclillas o de rodillas para encontrarse a la misma altura que su niño. Inevitablemente esta falta de relación a la misma altura del niño provoca que éste haga por erguirse cuanto antes en un intento de situarse a la altura que sus padres. Esto favorece la aparición de trastornos en la columna así como trastornos en la motricidad del niño, sobre todo cuando no ha gateado lo suficiente. Debemos favorecer que los niños gateen porque es una buena manera de prevenir futuros problemas de columna

El dolor de lumbago se puede extender o irradiar hacia las piernas y los pies por irritación del nervio ciático que surge de la zona lumbar bajando hacia las piernas y los pies, esta afección se conoce como ciática. La ciática puede decirse que es una complicación del lumbago. En la mayoría de los casos de ciática hubo un cuadro previo de lumbago. Normalmente afecta a una de las dos piernas. El dolor, especialmente agudo al extender o estirar la pierna, se acompaña de trastornos de la sensibilidad como el hormigueo o el acorchamiento de la zona.

Según la Sociedad Española de Reumatología: “ En un lumbago benigno las radiografías ayudan muy poco al diagnóstico, ya que en el 90% de los casos no muestran la causa que la produjo”. Cuando hay un estrechamiento del espacio que separa dos vértebras y que puede verse en las radiografías se habla de “pinzamiento”. Este es consecuencia del envejecimiento del disco intervertebral. En el pinzamiento se pueden comprimir las raíces nerviosas que surgen de la médula espinal, por los agujeros existentes entre dos vértebras.
La práctica de deporte puede contribuir a disminuir la frecuencia de aparición del lumbago. Por el contrario la influencia del frío y la humedad, favorecen el empeoramiento de los síntomas de la enfermedad. En general de cualquier enfermedad reumática.
Cuando una persona afectada por problemas de columna lleva un collarín en el cuello o un corsé en la zona lumbar durante mucho tiempo , estos “instrumentos“ impiden realizar movimientos o ejercicios suaves y se pierde así movilidad en esa zona y se atrofian los músculos correspondientes. Por ello no los aconsejamos, especialmente a largo plazo. Además si el corsé oprime la zona del vientre impide la buena y profunda respiración abdominal . Muy importante y vital para la salud física y energética, siendo incluso esencial para mantener un buen equilibrio mental y emocional.

Para los orientales la base de la energía vital y del despertar espiritual en el organismo se encuentra en la base de la columna vertebral (kundalini). Con los diferentes ejercicios corporales, de respiración y meditación , el adepto al conocimiento y la búsqueda espiritual intenta elevar dicha energía a lo largo de la columna vertebral, despertando diferentes centros energéticos (chakras) situadas a todo su largo.

En la meditación oriental es importante la postura y en ella es primordial mantener la columna vertebral recta para que la energía fluya por ella . La energía verdaderamente fluye mejor por una columna recta y flexible. No olvidemos que los principales centros nerviosos del sistema vegetativo o autónomo , sistema que regula internamente las funciones corporales, se encuentran a lo largo de la columna.

Cuando la columna de un edificio se tambalea el edificio corre peligro, lo mismo pasa con nuestra columna, la columna vertebral. Gracias a que está “vertebrada” mantiene la movilidad y flexibilidad que no tiene ninguna otra columna. Para que la columna del niño se desarrolle en buenas condiciones necesita el “apoyo “ en principio de su madre y luego de su padre, que el niño pequeño duerma apoyando la columna sobre el colchón, de espaldas y posteriormente le facilitamos el gatear , época donde la columna se desarrolla especialmente junto con el movimiento del cuerpo.


ARTICULOS RELACIONADOS

Warning: embed_me.html could not be embedded.

Warning: embed_me.html could not be embedded.
Warning: embed_me.html could not be embedded.