Cocina & Salud > Fitoterapia

Analgésicos naturales para el dolor

Analgésicos naturales para el dolor
A veces uno abusa de los analgésicos sintéticos, es decir, de las píldoras que nos ofrece el mercado y acabamos adictos a los analgésicos y con malestar estomacal porque muchas veces provocan acidez.

Hoy en día además de visitar al médico, se han complementado a los tratamientos diferentes alternativas: remedios naturales, la acupuntura, la hipnosis, los masajes y la meditación que pueden brindar el ansiado alivio. El dolor es una señal de alarma que nos indica un daño potencial o real en nuestro cuerpo, así como el grado de recuperación de esa eventual anomalía. Sin embargo, cuando un dolor se vuelve crónico puede equipararse a una estadía constante en el mismísimo infierno...

¿Qué es el dolor?

El dolor es la forma como su cuerpo responde a una lesión o enfermedad. Todas las personas reaccionan al dolor de diferentes maneras. Lo que usted piensa que es doloroso, puede no serlo para otra persona.

Puede ser causado por muchas razones tales como una herida, una cirugía o una enfermedad. Unos dolores son causados por presión en un nervio, como la que hace un tumor canceroso. Otro dolor es causado al cortarse un nervio en un accidente o en una cirugía. Después de una lesión o cirugía, usted no sentirá deseos de mover la parte dolorida en absoluto. Por consiguiente, usted puede sentir dolor porque no mueve esta parte de su cuerpo. Hay ocasiones en que no se sabe la razón de su dolor.

Los beneficios de los remedios naturales



Soluciones naturales antidolor

Lo ideal es volver a los analgésicos naturales, esos que nos ofrece la naturaleza, pero para ello hay que saber qué plantas usar. Aquí un listado de algunos potentes analgésicos.

El jengibre es una de las plantas para el dolor de cabeza, como las migrañas. Además, también puede ayudar a combatir las nauseas que suelen conllevar esos dolores.

El tallo de sauce es un analgésico natural muy reconocido. Es que posee salicina, la misma sustancia que poseen las aspirinas y otros medicamentos para calmar los dolores. Lo mejor en este caso es preparar una infusión a partir de una pequeña porción de corteza de sauce hervida en agua, bebiendo el líquido cada ocho horas.

La lavanda funciona como una buena planta medicinal para el dolor y es comúnmente utilizada en dolor de cabeza tensional. Puedes añadir a la flor de la pasión, o passiflora, manzanilla a esta categoría.

El aceite de menta es bueno para hacer masajes suaves en las zonas doloridas por su acción sedante.

La amapola, la manzanilla, la melisa, la pasiflora, la tila y la valeriana tienen además acción antiespasmódica, por lo que se utilizan en caso de dolores acompañados de espasmos.

La Guanábana o Graviola, su corteza, las hojas y las raíces además de combatir el cáncer se consideran sedantes y antiespasmódicas. Consiga graviola aquí.

Uña de Gato. Las propiedades antiinflamatorias de esta planta ha sido ampliamente utilizadas para el tratamiento de enfermedades muy dolorosas

El Noni contra el dolor

Denominado en el Caribe como "árbol anti-dolor", han surgido diversas teorías acerca de cómo e noni alivia el dolor. El Dr. Heinicke piensa que el alivio del dolor es provocado por la xeronina. Para el Dr. Schechter, el noni le permite al cuerpo curarse a sí mismo, aliviando así el dolor. Se informa que la Xeronina, ingrediente clave del noni, tiene la capacidad de ayudar a normalizar cualquier irregularidad de la función proteica y su subsiguiente función celular, incluida la función cerebral, zona donde se origina el dolor.

El Dr. Heinicke ha recopilado datos que concuerdan con el hallazgo de que la xeronina ocupa un sitio adyacente en los receptores de la endorfina. Cualquiera que sea la razón, los doctores y los otros profesionales de la salud entrevistados piensan que el noni ayudó al 87% de los pacientes que padecían de dolor.

En el Laboratorio de Farmacosnia de la Universidad de Meets de Francia, habían descubierto que el noni tiene un efecto analgésico central, su efecto sobre el cerebro es que alivia el dolor en todo el cuerpo. El noni resultó en un 75% tan eficaz como el sulfato de morfina para aliviar el dolor. Además, el noni no crea adicción.

La xeronina además activa la producción de las proteínas catalíticas, encargadas de transportar hasta las vías excretoras las células muertas y otras sustancias de desecho, tales como los cristales y cadenas de azúcares modificadas por los procesos degenerativos en el espacio articular. Esto incide en una rápida mejoría de los procesos artríticos y reumáticos, al mismo tiempo que alivia el dolor por su efecto analgésico.

Consiga Noni en cápsulas aquí.

Veneno de abejas contra el dolor

La Apitoxina, como antecedente, ha sido usada en dolores desde hace más de 3.000 años. Ese uso empírico, fue avalado en la década del 50 por Orlov (investigador Ruso) y clínicamente, desde siempre, por los pacientes que lo usan. El veneno de abejas tiene en su composición sustancias muy enérgicas desde el punto de vista biológico.

El veneno tiene sustancias complejas con capacidad analgésica, superior incluso a la de la betametasona. Esta capacidad analgésica también se amplía a la anestesia cuando es correctamente inyectado, para bloqueos nerviosos. Tiene histamina y a la vez obliga al cuerpo a liberar su propia histamina, ello se refleja en el color rojo en la zona de la picadura, el calor y la picazón. A su vez, como es vasodilatadora, la presión arterial baja. Tiene una gran capacidad para estimular la circulación, aún en zonas poco irrigadas como el hueso y el cartílago. También "obliga" al organismo a "fabricar" sangre (eritropoyesis). Estimulando hipófisis-suprarrenales, logra aumentar fisiológicamente la secreción de cortisol plasmático, lo que eleva el estado de respuesta del organismo, mayor fuerza física y síquica.

Otros aliados eficaces

Algunas terapias alternativas, que aprovechan la conexión entre el cuerpo y la mente y despiertan las capacidades autocurativas, pueden ser tan eficaces como los medicamentos, para mitigar los dolores crónicos, y además no tienen efectos adversos.

Algunos de estos métodos, enmarcados en la medicina complementaria, funcionan porque mejoran el ánimo de la persona. Dado que el dolor y la tensión están muy relacionados, aprender a calmarse también es un camino para sentirse mejor.

La acupuntura. Con la acupuntura, colocan una aguja en el meridiano que conduce a la zona afectada por el dolor. Esta aguja bloquea el meridiano el cual detiene o disminuye el dolor.

El calor y el frío. Sirven para aliviar el dolor. Unos dolores mejoran usando calor mientras que otros, mejoran con el frío. Los médicos le informarán si el frío o calor y/o frío le ayudan a aliviar su dolor.

Masajes. Son utilizados para lograr un mayor relajamiento de su cuerpo. Los masajes son más efectivos cuando al tiempo usted dirige su imaginación y hace ejercicios respiratorios.

La hipnosis. Puede darle un alivio duradero sin afectar sus actividades normales.

Las técnicas para controlar el dolor. Le enseñan a manejar este dolor en lugar de quitarlo. Es muy importante practicar esta técnica cuando usted no tiene dolor. Esto permite que la técnica funcione mejor durante un ataque de dolor.

Escuchar música, cantar, o hacer ejercicios respiratorios le ayudará a relajarse y a pensar en algo distinto al dolor.

Las imaginaciones dirigidas le enseñan a colocar imágenes en su mente, que le quitan la intensidad al dolor.

Permanecer en un sitio tranquilo. Para ayudar a controlar su dolor, usted debe evitar las luces brillantes o los sitios ruidosos. Asegúrese que su casa no esté demasiado fría, o demasiado caliente.

En caso de sentir las siguientes molestias, llame a su médico:
• La medicina que toma le produce confusión o más sueño de lo normal.
• Tiene un nuevo dolor o este parece diferente al anterior.
• Tiene estreñimiento que no disminuye.

Es útil probar las terapias naturales, que no sólo permiten disminuir la sensación dolorosa, sino que además posibilitan un mejor control de las respuestas orgánicas.

Volver arriba Volver al Inicio