Warning: embed_me.html could not be embedded.
Mini Guia: Consumir Alimentos Seguros
Sección - Comida y Salud >>

-
Los consumidores tienen derecho a contar con alimentos que, además de saludables no presenten ningún riesgo para su salud. He aquí algunas claves para reconocerlos y saber comprar.
-
DESINTOXICARSE CON ALGA CHLORELLA
carritodecompras

No sólo somos lo que comemos, sino que gran parte de nuestra salud depende de los alimentos que ingerimos y cómo lo hacemos. Por tal motivo y dentro del marco del Programa de Alimentación y Salud, la Cooperativa Obrera, junto a la Fundación Cecilia Grierson, el Programa de Prevención del Infarto en la Argentina (Propia) y el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de Chile, difunden entre sus consumidores esta guía sobre el consumo de alimentos sanos y seguros, de la cual extractamos los siguientes consejos que son de utilidad para prevenir una gran variedad de enfermedades.

¿Cómo evitar las enfermedades transmitidas por los alimentos?


Al comprar

  • Observa que las carnes sean frescas, de buen aspecto, color y olor.
  • Los pescados deben tener las escamas firmes, ojos brillantes y agallas rojas.
  • Si los tarros de conserva están hinchados, abollados u oxidados, descártalos.
  • Las frutas y verduras deben encontrarse en buen estado.
  • No te olvides revisar el rotulado.


Al separar

  • Evita el contacto entre alimentos crudos y cocidos.
  • Separa la carne cruda (vacuno, pollo o pescado) del resto de los alimentos de su heladera. Guárdala tapada.
  • Utiliza utensilios de distinto tipo para procesar los alimentos crudos y los cocidos. De esta forma se impide la contaminación cruzada, es decir, se evita que los microorganismos y otros contaminantes se propaguen de un alimento a otro.


Al limpiar

  • Mantené tu higiene personal: manos limpias, uñas cortas, pelo limpio y recogido.
  • Las superficies y utensilios de cocina deben estar limpios.
  • Mantené el interior de tu heladera en condiciones higiénicas.
  • Cambia o lava frecuentemente el paño de la cocina.


Al cocinar

  • Asegúrate que la carne, las aves, los huevos y los guisos estén bien cocidos.
  • La cocción adecuada garantiza la eliminación de microorganismos y evita enfermedades.
  • Al recalentar la comida tenés que hervirla al menos tres minutos.
  • Si utiliza horno a microondas preocúpate de no dejar zonas frías en la comida.


Al almacenar

  • Verifica siempre la fecha de vencimiento de los productos alimenticios y consumirlos antes de su caducidad.
  • Almacene la harina, el azúcar y el arroz en lugares limpios, frescos y libres de humedad.
  • Traslada el contenido de las conservas a un envase de vidrio o de plástico, limpio y seco.
  • En la heladera coloca los alimentos crudos debajo de los cocidos.
  • Nunca uses envases de remedios o productos químicos para guardar alimentos.
  • Coloca los detergentes y productos de limpieza a una distancia segura.


Al refrigerar

  • Refrigera rápidamente los alimentos. Las temperaturas bajas retardan la multiplicación de las bacterias.
  • Seguí las instrucciones de las etiquetas y respeta la fecha de vencimiento.
  • Mantené limpia la heladera y no la sobrecargues.


Al descongelar

  • Podes hacerlo bajo chorro de agua, en microondas o en el refrigerador. Luego no podés volver a congelar los alimentos.
  • Nunca descongeles a temperatura ambiente.
  • La comida que no consumas tápala y refrigérala lo antes posible; nunca la mantengas a temperatura ambiente o dentro del horno.

Frutas o verduras

  • Las superficies de las frutas y verduras pueden estar contaminadas por bacterias, virus o parásitos. Por eso lávalas con abundante agua.
  • Recordá eliminar las hojas exteriores y lava el resto, una por una, con agua potable.
  • Si usas cáscaras de cítricos cepillálas bien.
  • Elimina las hojas exteriores de vegetales de hoja rugosa, tales como repollo o lechuga.
  • Consumí en lo posible verduras y frutas de estación porque conservan mejor sus propiedades. Almacénalas en un lugar fresco y bien ventilado.

Carnes y huevos

  • Estos productos, de gran valor nutritivo, en ocasiones pueden tener bacterias, parásitos o residuos químicos derivados de su producción.
  • Mantenga las carnes y los huevos refrigerados. Al comprarlos descartá los de mala presencia y preferí el consumo de carnes y huevos cocidos.
  • Consumí las hamburguesas y la carne de cerdo bien cocidas.
  • Elegí huevos limpios, no cachados, con cáscara sana.
  • Cocina los pollos por completo y no ingieras zonas crudas.
  • Evita preparar mayonesa casera.

Productos lácteos

  • Mantené el yogur, la manteca, el queso fresco, los postres y la leche en la heladera.
  • Conserva refrigerada la leche que esté consumiendo.
  • Utiliza sólo productos lácteos pasteurizados y con autorización sanitaria.
  • Revisa la fecha de vencimiento.

Pescados y mariscos

  • Al comprarlos en establecimientos clandestinos te expones a afecciones o intoxicaciones, algunas de las cuales pueden causar muertes, por caso la marea roja.
  • Consumí pescados y mariscos almacenados en frío. El lugar de expendio debe estar limpio, sin olores ni basuras acumuladas.
  • Los pescados y mariscos no tienen olor, sólo lo adquieren cuando se inicia la descomposición.

Otros consejos útiles

  • Adquirí alimentos refrigerados y congelados al final de su lista de compras.
  • Utiliza basureros con tapa y elimina los residuos tan pronto como puedas.
  • Preferentemente consumí carnes, pescados y mariscos cocidos.
  • No uses insecticidas domésticos en lugares donde hay productos comestibles.
  • Lávate las manos luego de manipular basura y desperdicios.

Separe los alimentos crudos de los cocidos

Separe siempre los alimentos crudos de los cocidos y de los listos para consumir.
Use equipos y utensilios diferentes, como cuchillas o tablas de cortar, para manipular carnes y otros alimentos crudos.
Conserve los alimentos en recipientes separados para evitar el contacto entre crudos y cocidos.

¿Por qué?
Los alimentos crudos, especialmente carnes, pollos, pescados y sus jugos, pueden estar contaminados con bacterias peligrosas que pueden transferirse a otros alimentos, tales como comidas cocinadas o listas para consumir, durante la preparación de los alimentos o mientras se conservan.

Reglas de Oro para la preparación higiénica de los alimentos

  • Elegí alimentos tratados con fines higiénicos.
  • Cocina bien los alimentos.
  • Consumí inmediatamente los alimentos cocinados.
  • Guarda cuidadosamente los alimentos cocinados.
  • Recalentá bien los alimentos cocinados.
  • Evita el contacto entre alimentos crudos y cocidos.
  • Lava tus manos a menudo.
  • Mantené limpias la superficie de la cocina.
  • Mantené los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores u otros animales.

(Estas 9 reglas fueron tomadas de la Organización Mundial de la Salud –OMS).


ARTICULOS RELACIONADOS

Warning: embed_me.html could not be embedded.

Warning: embed_me.html could not be embedded.
Warning: embed_me.html could not be embedded.