Dietas & Nutrición > Nutrición

Alimentación Antiage

Antiage
Sencillamente, antiaging significa "antiedad". El antiaging es una rama de la medicina que se ocupa del estudio de la longevidad...

El antiaging empieza a principios de la década de los noventa del pasado siglo, cuando se fundó la primera academia de medicina antiaging en Estados Unidos: La American Academy of Antiaging Medicine. Su eslogan oficial dice: "El envejecimiento no es inevitable. La guerra contra el envejecimiento ha comenzado". Actualmente esta asociación cuenta con más de nueve mil médicos, científicos y profesionales de la salud en todo el mundo.

El envejecimiento biológico está directamente relacionado con procesos de oxidación molecular producidos por los radicales libres, átomos o moléculas inestables altamente reactivos que atacan los enlaces de proteínas de los tejidos. La adopción de una serie de hábitos de vida saludables (dieta, ejercicio, cuidados estéticos) que minimicen la producción de los radicales libres, además del empleo de complementos dietéticos y farmacológicos, pueden prevenir y mitigar la oxidación. En esto se basa la medicina “antiaging”.

Come poco y bien

La alimentación es la base de cualquier plan “antiaging”. Comer correctamente y acompañarlo de los suplementos adecuados proporciona energía celular y favorece la reconstrucción molecular. El objetivo es evitar que el oxígeno excedente de las funciones celulares pase a la sangre. De ahí que se potencie tomar alimentos antioxidantes que absorban ese oxígeno, causa del envejecimiento.

Casi todos los programas antiedad incluyen suplementos de vitamina C y E, magnesio, cromo y betacaroteno, los componentes de los complejos vitamínicos habituales. Pero no debes tomarlos por tu cuenta, consulta antes a tu médico de cabecera o farmacéutico. 

Otros de los pilares básicos de la alimentación “antiaging” son las calorías. Algunos expertos afirman que la reducción de la dieta diaria a 1.800 calorías es el camino para que el hombre llegue a centenario, algo que demuestra la población asiática: comer pequeñas cantidades alarga la vida. Hay que comer de todo, haciendo cinco ingestas diarias, pero moderadas en cantidad, incluso algunas, como la cena, frugales. Comer un 40% menos pero de todo retrasa el envejecimiento, ya que frena la pérdida de los niveles de DHEA u hormona del crecimiento, la responsable del envejecimiento. 

Respecto a las grasas y proteínas, hay que controlarlas (las legumbres son una magnífica fuente de proteínas saludables). Más colesterol bueno y menos triglicéridos, ésa debería ser nuestra distribución inteligente de la grasa. La herencia genética condiciona sólo en parte cómo nos hacemos mayores, el resto depende en una buena medida de nosotros. Comer bien no sólo cuida tu aspecto y tu salud física, sino la mental. 

"Es elemental saber que cuando uno se alimenta desarrolla una respuesta hormonal y hay que cuidarla todos los días". 

Despensa antiaging

La dieta mediterránea contiene multitud de productos ricos en sustancias antioxidantes y protectoras contra el cáncer. Las principales sustancias antiaging son:

Vitaminas. Son los elementos antioxidantes por excelencia, sobre todo las vitaminas A (pescado azul, leche, frutas y vegetales anaranjados), C (cítricos y vegetales) y E (aceite de oliva y girasol, frutos secos, trigo, maíz, melón).
Minerales. Como el zinc y muy especialmente el selenio (carnes, mariscos, leche, cereales integrales y verduras).
Polifenoles, y, dentro de éstos, los flavonoides, son poderosos antioxidantes. Los flavonoides no son más que los colorantes de los vegetales, presentes en las más vistosas frutas y verduras. Los encontrarás en el té verde, el chocolate (mejor cuanto más porcentaje de cacao), el vino, las verduras y frutas rojizas (frutos del bosque, fresas, remolacha, etc.).

En tu despensa

Frutas y verduras frescas. preferiblemente de temporada (son más ricas en nutrientes). Aficiónate a las sopas y purés que incluyan zanahoria, calabaza o brócoli. En verano, refréscate con zumos de frutas naturales. Que no falte el tomate en tus guisos y ensaladas, es un potente anticancerígeno natural. Las verduras de hoja verde son las más ricas en antioxidantes. Y aficiónate a las espinacas y las fresas.

Frutos del bosque. Además de ser deliciosos, tienen un potente efecto antioxidante. Añádelos a los yogures, cereales, postres, batidos… Sobre todo, aficiónate a los arándanos.

Pescado azul. sobre todo boquerones, sardinas, caballa. El resto de los pescados y productos del mar también son aconsejables en tu dieta, tómalos al menos dos veces en semana.

Legumbres. No pueden faltar en una dieta “antiaging”, ya que son una fuente esencial de aminoácidos, fibra y proteínas de alta calidad. Tómalas mínimo dos veces en semana, en potajes, purés, como acompañamiento o ensalada.

Productos Lácteos. Imprescindibles para obtener la vitamina A. Si no toleras la lactosa, busca productos de soja enriquecidos en calcio y vitaminas A. Elige las versiones desnatadas.

Frutos secos. Perfectos para picar entre horas o cuando necesites un extra de energía, Te aportan grasas saludables y vitaminas esenciales.

Aceite de oliva virgen. Además de ser cardiosaludable, juega un papel importante en la juventud y la calidad de vida gracias a los ácidos grasos monoinsaturados y a los polifenoles que contiene.

Agua y líquidos. Hidratar tu cuerpo desde dentro es un seguro para tener una piel joven y luminosa, y para mantener tus órganos, músculos y articulaciones en buen estado. Beber poca agua puede acelerar la aparición de arrugas, estrías y favorecer la celulitis. Además, los líquidos son necesarios para ayudar a tu organismo a eliminar toxinas y residuos. Pero debe tratarse de líquidos ‘sanos’, no de refrescos o zumos envasados.

Jugo de arándano. El arándano es una de las frutas con mayor contenido de antioxidantes, de hecho estudios recientes muestran que esta fruta protege a las células del cuerpo, aumentando los niveles de colesterol “bueno” de la sangre, mejora la circulación, reduce la inflamación cardiovascular y evita la obstrucción de las arterias.

Coenzima Q10.Uno de los últimos descubrimientos cosméticos para las cremas antiedad. Puedes asegurarte tu dosis tomando pescado azul, carne, soja o cacahuetes. Toma al menos tres raciones semanales de pescado y do de carne. La soja puedes tomarla a diario y los cacahuetes ocasionalmente o en pequeñas cantidades a modo de merienda o aperitivo.

Té verde. Un par de tazas de té verde al día te aseguran la derrota de los radicales libres.

Plan antienvejecimiento

Mantente joven tomando este menú una vez por semana:

Desayuno. Té verde, un yogur con germen de trigo, una rodaja de papaya.

Media mañana. Zumo de zanahoria y naranja, y tres nueces.

Almuerzo. Ensalada de espinacas, berros, soja y queso de cabra aliñada con una cucharada de aceite de oliva. Un filete de pavo a la plancha. Fresas con zumo de naranja o una tajada de melón.

Merienda. Un vaso de leche o un yogur desnatado con muesli. O una pieza de fruta con un té.

Cena. Pescado azul a la plancha con verduras hervidas y aliñadas con aceite de oliva. Cuajada con miel o 125 g de frutas rojas.

Consejos rejuvenecedores

- Nada más levantarte, toma un vaso de agua templada con medio limón o un yogur, que limpian y regeneran la flora, algo fundamental para asimilar los nutrientes que necesitas para no envejecer.
- En el desayuno incluye cereales, pan, galletas integrales. 
- Cuando tengas estrés, date un masaje o un paseo de 25 min.
- Segrega endorfinas cada día, luchan contra los radicales libres. Lo conseguirás haciendo ejercicio o algo que te resulte muy placentero.
- Duerme entre 6 y 8 horas y haz una siesta de 20 min cada vez que puedas.

Recomendados:
Suplementación antioxidante

Volver arriba Volver al Inicio