Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Agua saborizada casera, la mejor opción en las dietas

Agua saborizada casera: ¿por qué es la mejor opción si estás a dieta?
¿Existen beneficios o diferencias entre las frutas de infusión comparadas con los jugos exprimidos? En este artículo despejamos dudas al respecto, para que sepa con cual quedarse a la hora de preparar un saludable desayuno o una rica merienda en su hogar.

A la hora de analizar si es mejor exprimir los jugos o en cambio cortar sus rodajas y dejar que el sabor se disuelva dentro del agua, hay cinco factores que convendrá evaluar. ¡Aquí vamos!

Sabor: Si bien muchos jurarían que el sabor de ambas bebidas es prácticamente el mismo, la diferencia es drástica. El agua infundida recibe el sabor de la cáscara brillante, fuerte, intensa y penetrante, mientras que el jugo posee un sabor más homogéneo o plano.

Apariencia: Enfrentemoslo, el agua de infusión es más bonita que el jugo, un dato que no es menor, ya que comemos y tomamos con nuestros ojos. Si una bebida luce colorida y saludable, uno estará más inclinado a beberla, lo que lo ayudará a mantenerse hidratado.

Calorías: A pesar de que el jugo fresco es nutritivo, también está plagado de calorías y azúcares naturales. Las aguas infundidas tienen muchas menos calorías debido a que la fruta permanece intacta sumado al hecho de que uno no las come, sino que toma solo el agua. Además, se requiere de menos cantidad de fruta para hacer un agua en infusión que la que se necesita para hacer un vaso de jugo fresco o un batido. ¿Sabía usted que un vaso promedio de jugo fresco de naranja contiene el jugo de cuatro naranjas o el equivalente a más de 240 calorías? Por otro lado, tres rodajas de naranja en agua infundida solo aportan 31 calorías (aunque a veces mucho menos). Punto para el agua saborizada!

Preparación: La juguera es un invento muy difundido y utilizado, con muchos beneficios, sin embargo una de las partes negativas es que lleva mucho tiempo su limpieza y ocupa mucho lugar. En cambio, con el agua de infusión, uno solo busca que hay en su heladera e improvisa un rico trago. Un simple limón en infusión lleva segundos de preparación y le agrega mucho sabor a su día.

Hidratación: Mantenerse hidratado es esencial para permanecer saludable, y con las aguas de infusión esto es muy simple. Es rápido y fácil de hacer, y lo ayuda a mantenerse fresco durante todo el día.

Conclusiones

¿Es correcto exprimir el jugo dentro de las aguas de infusión? Por supuesto! Muchas veces es bueno exprimir los remanentes de los cítricos que han sido cortados para prepararlas. No tiene sentido perder fruta, y además un poco de jugo exprimido le agregará mucho sabor.
Por eso, en resumen, no le tema al jugo exprimido, pero no está mal tampoco incursionar en las aguas de infusión. ¡Mucha suerte!

Volver arriba Volver al Inicio