Cocina & Salud > Fitoterapia

Aceites vegetales en la salud

Aceites vegetales en la salud
Se ha descubierto que muchos componentes que se encuentran de manera natural en los aceites vegetales tienen propiedades beneficiosas para la salud. No es fácil encontrarlos, no se ofrecen generalmente en el mercado.

Una vez aislados y concentrados, algunos de estos principios activos sirven para tratar una gran cantidad de enfermedades.

Los aceites son un parte fundamental de nuestra alimentación por su aportación en nutrientes esenciales, como los ácidos grasos, que necesitamos ingerir porque nuestro organismo, por sí solo, es incapaz de sintetizarlos.

Los aceites vegetales comestibles tienen una función vital en nuestro organismo y constituyen una de las más importantes fuentes de energía, indispensable para mantener el equilibrio de lípidos, colesterol y lipoproteínas que circulan en la sangre, proporcionan vitaminas A, D, E y K y aceites esenciales que nuestro organismo no puede producir; y además, tienen la capacidad de resaltar muchas de las características sensoriales de los alimentos, como el sabor, el aroma y la textura.

Cuando siga una dieta saludable, recuerde que algunas grasas — en moderación — pueden ser buenas para usted. Las grasas y los aceites están compuestos de ácidos grasos. Hay cuatro tipos de ácidos grasos: ácidos grasos saturados, ácidos grasos en posición trans, ácidos grasos mono-insaturados y ácidos grasos poli-insaturados.

Usted debe disminuir las cantidades de ácidos grasos saturados y los en posición trans, ya que ellos pueden elevar su colesterol y ponerlo en un grupo de alto riesgo de enfermedades cardíacas.

Por otra parte, la ingestión de alimentos altos en ácidos grasos mono-insaturados y poli- insaturados pueden realmente ayudar a disminuir el LDL o colesterol “malo”.

Los aceites son una buena fuente de grasa mono- insaturada, pero debe seleccionarlos inteligentemente. Sustituya los aceites en su dieta que son altos en grasas malas por aceites que son altos en mejores grasas.

Los principios activos

Cabe destacar la gran cantidad de principios activos que se han identificado en las semillas oleaginosas. Muchos de estos componentes se encuentran todavía en el aceite de cocina o de ensalada, mientras que otros desaparecen parcial o completamente durante el proceso de refinado.

La vitamina E es un poderoso antioxidante y los aceites vegetales constituyen una de las fuentes principales de esta sustancia. Cada ácido graso tiene además propiedades específicas. El ácido linoléico es un ácido graso poliinsaturado que permite reducir el nivel de colesterol, y el ácido alfalinolénico también tiene efectos en la salud del corazón. El ácido gammalinolénico es el principal responsable de los beneficios del aceite de onagra, que se utiliza entre otras cosas para tratar el dolor de pecho y el eccema atópico. También se sugiere hoy en día que los niveles naturales de fitoesteroles presentes en muchos aceites vegetales pueden contribuir asimismo a reducir considerablemente el nivel de colesterol.

Existen otros muchos componentes beneficiosos que se extraen y se concentran a partir de derivados del proceso de refinado, como los betacarotenos, la vitamina K, la fosfatidilcolina, que se usa en el tratamiento de enfermedades hepáticas, y la fosfatidilserina, empleada fundamentalmente en la prevención del deterioro cerebral.

Síntomas de deficiencia

Deficiencia de omega 6: eccema, caída del cabello, degeneración del hígado y riñón, problemas de comportamiento, sequedad de los conductos auditivos y de las glándulas salivares, infecciones frecuentes, mala cicatrización, esterilidad masculina, abortos no deseados, artritis, problemas circulatorios, crecimiento retardado, excesiva sudoración acompañada de sed.

Deficiencia de omega 3: crecimiento retardado, debilidad general, perdida de la visión, problemas de aprendizaje, descoordinación motora, sensación de hormigueo en las extremidades, triglicéridos altos, hipertensión, inflamación de tejidos, edema, piel seca, metabolismo lento.

¿Donde y como encontrar aceites de calidad?

Virgen, bruto, crudo, natural, de primera extracción, etc.… ¿Qué designan tales denominaciones? ¿Cuáles garantizan un aceite vegetal de calidad?

La presión en frío

La presión en frío, es un modo de extracción exclusivamente mecánico que se realiza a baja temperatura, preservando de este modo la proporción de ácidos grasos esenciales, vitamina E, antioxidantes naturales y no necesita ningún aditivo. La primera extracción denominada «primera presión» da como resultado un «zumo de frutas» puro y verdaderamente oleaginoso.

Desde un punto de vista mercantil y de rendimiento, los aceites vegetales pueden estar prensados en caliente de forma mecánica a temperaturas de 80° a 120°C. Con este objetivo, las materias vegetales de base sufren una serie de tratamientos químicos muy invasivos (refinamiento, peeling, desodorización, decoloración…) que privan a los productos terminados de una parte importante de sus vitaminas, ácidos grasos esenciales y antioxidantes. Los extractos obtenidos son muy estandarizados y poseen una correcta composición pero han perdido todas sus cualidades nutricionales y sus propiedades cosméticas. A pesar de esta completa desnaturalización, hay quién todavía se permite llamar a estos productos «aceites no refinados», «aceites brutos», «aceites crudos», «aceites naturales».

La certificación: aceite ecológico

En cuanto a «certificado ecológico» o «100% ecológico», los aceites vegetales que lo merecen deben provenir de producciones agrícolas exentas de productos químicos de síntesis y cuyos cultivos se sitúan en zonas protegidas de cualquier contaminación exterior. Obtenidos únicamente por expresión mecánica en frío, los aceites vegetales con certificado ecológico están provistos de un etiquetado que permite el seguimiento del producto “desde el campo hasta la mesa”.

•La certificación «ecológica» depende de organismos de control autorizados que verifican la conformidad con los reglamentos en vigor.

Volver arriba Volver al Inicio