Dietas & Nutrición > Trastornos & Desórdenes

Cuando la gordura nos enferma

Cuando la gordura nos enferma
La obesidad se ha convertido, en los países del primer mundo, en la gran epidemia de este siglo. ¿Cuáles son sus causas? ¿Por qué hay personas que tienen más tendencia a engordar que otras?

Soledad Iturrieta, Lic. en Nutrición


Reconocerse enfermo es aceptar que se necesita ayuda para superar un problema ante el que se siente impotente y no puede controlar por sí mismo. Por eso, muchos obesos intentan ocultar su estado, aunque no es de las miradas ajenas de las que se ocultan, sino de sus propios prejuicios y miedos. Ser uno de ellos sólo lo llevará al camino del abandono y empeorará su estado.

Si Ud. ha dejado de mirarse al espejo, por lo que en ocasiones desconoce su estado real, usa ropa compradas en almacenes de tamaños especiales y no la elige a gusto, sino que escoge prendas que pueda tapar su cuerpo, comienza a sentir rechazo por el otro, por lo que surgen dificultades para mantener relaciones sexuales, salir de paseo o simplemente estar con otras personas, y la vida en pareja y las relaciones familiares se vuelven hostiles y conflictivas, debe tomar la decisión de aceptarlo y luchar por su vida.

Es normal que sienta vergüenza de su propio cuerpo y eso lo lleve al aislamiento, pero la obesidad es una enfermedad que puede tratarse y superarse. Por eso es necesario que asuma su problema cuanto antes.

Es la enfermedad que padece la que lo ha llevado a un estado de resignación y miedo. Es común que sienta rechazo por su propio cuerpo y crea que no puede mejorar. Si ya ha probado tratamientos para adelgazar y ha fallado, es posible que se sienta inútil, incapaz de controlar lo que le pasa y no quiera seguir arriesgándose.

Pero Ud. no está solo. Todo cambio requiere de un tiempo de adaptación, paciencia, optimismo y compromiso. Si Ud. está dispuesto a asumir el reto, no importa cuántas veces se caiga, será su constancia la que lo llevarán a la meta antes de lo que cree. La cirugía puede ser un gran aliado para aquellas personas que han intentado y fracasado en su lucha por perder peso usando otros métodos.

¿Cuáles son sus causas?

"Si observamos el mapa de la obesidad, ésta se parece más a una infección que a una enfermedad", y es por ello que "se sospecha" que este trastorno puede tener que ver con "el microorganismo".

"La única explicación que tenemos actualmente", comenta el doctor Felipe Casanueva, director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CiberOBN), "es el cambio que ha experimentado el mundo en tan sólo 50 años. Por primera vez, el hombre ya no pasa hambre ni gasta energía para conseguir alimentos". Así, al sedentarismo se le une un exceso de alimentación. La cuestión a resolver, según afirma, es ¿por qué el ser humano no para de comer cuando ha ingerido suficientes alimentos? "Nos faltan mecanismos que nos defiendan", puesto que es un problema reciente al que el organismo humano nunca se había tenido que enfrentar.

Lo que aumentó notablemente en la población infantil son los casos de colesterol alto y diabetes tipo 2, ambas enfermedades ligadas a la alimentación. Un índice de que en el futuro, estos chicos crezcan tendrán trastornos con el peso.

Entre las causas de este fenómeno figuran el consumo excesivo de grasas, frituras, gaseosas y la escasa actividad física. "Pese a que la obesidad crónica aumenta el riesgo de padecer trastornos del sueño, hipertensión, diabetes, colesterol alto y ataques cardíacos -aclara Cormillot- esta enfermedad continúa siendo prácticamente ignorada como tal. Además, los obesos son discriminados y su cobertura de salud generalmente no la reconoce. De esta manera, las personas gordas se encuentran atrapadas en un círculo vicioso del cual les resulta muy difícil escapar".

Según el especialista argentino, dada la complejidad de las causas de la obesidad, es preciso abordarla con un tratamiento interdisciplinario y continuo, contemplando las diferentes situaciones: sobrepeso estético, sobrepeso, obeso, hiperobeso, niños y adolescentes, mujeres embarazadas y en lactancia.

Además, es importante que los pacientes sean animados a efectuar cambios en la alimentación y a incrementar los niveles de actividad física. En este sentido, todos los especialistas coinciden en que moverse es fundamental para adelgazar porque de ese modo se eliminan calorías, se forman músculos, disminuye la grasa corporal y se instalan hábitos saludables. ¿Un consejo? Conviene elegir un tipo de gimnasia acorde con las preferencias de cada uno (gimnasia sin saltos, caminar en espacios verdes, andar en bicicleta) y comenzar la práctica paulatinamente.

Tratamiento recomendado

"Un tratamiento para adelgazar es un proceso de cambio que debe hacerse muy lentamente, que se empieza una vez y se sigue de por vida y se disfruta. Pretender cambiar nuestros hábitos alimentarios de un día para el otro es una meta irreal, una guerra que inevitablemente conduce al fracaso. Odiarse no funciona. Lo mejor es aprender a ser flexibles, poder adaptarse a situaciones nuevas, a una dieta distinta y una rutina de ejercicios físicos", concluye el médico.

Entre los problemas de salud que habitualmente afectan a los obesos cabe mencionar:

Problema cardiovascular: entre 57 a 70% de las enfermedades cardíacas están asociadas con la obesidad. Un aumento del 10% del peso corporal está asociado con un aumento del 12% del nivel de colesterol, factor que a su vez aumenta el nivel de riesgo cardíaco.

Hipertensión: un 30% de todos los casos de hipertensión se relacionan con la obesidad. En hombres de menos de 45 años el porcentaje alcanza casi el 60%. Las personas sedentarias aumentan entre un 35 a un 52% su riesgo de hipertensión.

Várices: se observan en pacientes con obesidad importante y estilo de vida sedentario. El ejercicio puede prevenir su aparición.

Diabetes: los casos de diabetes tipo 2 -no insulino dependiente- han aumentado en forma alarmante, considerada una epidemia. Está estrechamente vinculada con la obesidad y el sedentarismo.

Edema: los pacientes con sobrepeso muy importante (hiperobesos) desarrollan edemas y retención de fluidos, asociados con mayor susceptibilidad al glaucoma y la hipertensión.

Cáncer: la mortalidad por cierto tipo de cáncer aumenta en pacientes con sobrepeso. Las cifras promedio en mujeres obesas indican mayores porcentajes de cáncer endometrial, de cuello de útero, ovárico, de mamas y de vesícula.

Problemas articulares: la artritis aumenta a medida que el peso sube y puede llegar a ser discapacitante. También aumenta el riesgo de sufrir gota, lumbalgias y o dolor de espalda.

Dieta para deshincharse rápidamente

Lunes y martes
• Desayuno y merienda: té con un poco de pan tostado y una fruta.
• Almuerzo y cena: muchas verduras cosidas y crudas, un buen pedazo de pan y una manzana. Terminar la cena con una manzanilla.

Miércoles y jueves
• Desayuno y merienda: té o café, un yogur y una fruta
• Almuerzo: Un plato de arroz con un poco de salsa de tomate y ensalada de lechuga.
• Cena: Una rodaja de pan, verdura cocida y dos peras.

Viernes
• Desayuno: Te o café con pan tostado
• Almuerzo: Pollo y lechuga con tomates
• Cena: Muchas verduras cocidas pan y dos manzanas.

Sábado y domingo
• Desayuno y merienda: té y fruta
• Almuerzo y cena: Un plato de arvejas y ensalada de lechuga, el sábado a la noche y el domingo coman lo que quieran pero moderadamente.

Notas: La única cosa que van a pesar es el aceite, una cucharita para el almuerzo y una para la cena, durante el día pueden comer zanahorias.

Resultados: Esta dieta esta pensada para como su nombre indica, deshincharse y desintoxicarse, de esta forma luego se podrá empezar una dieta para mantener la línea.

Volver arriba Volver al Inicio