Cocina & Salud > Fitoterapia

Los beneficios del aceite de prímula

Onagra común
El aceite de onagra o primula es útil en enfermedades cardiovasculares, activa el sistema de defensas y ha demostrado ser muy útil para diversas patologías femeninas.

La prímula contiene principalmente ácido linoleico y ácido gamma-linolénico, ambos ácidos grasos esenciales para nuestro organismo. Dichos ácidos grasos se denominan esenciales porque nuestro cuerpo no es capaz de producirlos por sí mismos, por lo que necesariamente deben ser incluidos cada día en la alimentación.

Los ácidos grasos esenciales juegan un papel fundamental en nuestro cuerpo: proporcionan energía, aíslan los nervios, colaboran en el mantenimiento de la temperatura corporal, forman parte de estructuras celulares y son vitales para el metabolismo. Además, a partir de ellos se producen en el cuerpo unas moléculas muy importantes llamadas prostraglandinas.

El aceite onagra se extrae de las semillas de una flor, también conocida con el nombre de prímula, originaria de Norteamérica e Inglaterra. Pertenece al orden de las mirtifloráceas, familia de las onagráceas, del genero Oenotherae, y son usados dos tipos: Oenothera biennis y Oenothera lamarkiana.

La planta de la prímula y sus semillas han sido usadas por los indios americanos durante siglos y la planta como infusión para curar heridas, problemas cutáneos e incluso el asma.

Propiedades del Aceite de Prímula

La prostaglandina formada gracias a la ingesta de aceite de onagra (o de otros alimentos ricos en linoleico y linolénico; aceites de semillas, frutos secos, pescado azul, etc.)
• Regula la producción lacrimal y salivar.
• Ayuda al normal funcionamiento de nuestro sistema defensivo.
• Controla la normal producción de grasa en la piel.
• Tiene acciones similares a la insulina y potencia los efectos de ésta.
• Protege contra el cáncer.
• Impide la formación de sustancias inflamatorias.
Normaliza el comportamiento del ser humano, afecta a la conducción de los impulsos nerviosos, regula la liberación y acción de los neurotransmisores
• Inhibe la trombosis
• Vasodilatadora, por tanto útil en problemas cardiovasculares como la hipertensión, el infarto, la angina.
• Inhibe la formación de colesterol.
• Regula los efectos de los estrógenos, la progesterona y la prolactina en el ciclo menstrual.

Algunas de las indicaciones del aceite de onagra:
Síndrome premenstrual: alteración que sufren muchas mujeres antes de la llegada de la regla que suele cursar con inflamación de las mamas, retención de líquidos, desánimo, mal genio, cansancio.
Enfermedad cardiaca, trastornos vasculares e hipertensión: contribuye a reducir los niveles de colesterol, impide la formación de coágulos y reduce la hipertensión por su acción vasodilatadora. Así mismo previene la formación de trombos y por tanto, contribuye a un menor riesgo de trombosis.
Problemas de la piel y pelo: uñas quebradizas, ojos secos, caspa, alopecia o caída del cabello.
Artritis reumatoide y otros trastornos inflamatorios.
Esclerosis múltiple: actúa estimulando los linfocitos T (células de nuestro sistema de defensas), detiene el agregado de plaquetas (la formación de coágulos), refuerza los vasos sanguíneos, regula y normaliza las conducciones nerviosas.
Neuropatía diabética: contribuye a mejorar la conducción nerviosa

PGE1 y PGE2: guerra y paz a nivel celular

Las prostaglandinas son sustancias biológicamente activas que se forman a partir de los ácidos grasos poliinsaturados. Su vida es muy corta (menos de 5 minutos) y se fabrican en la mayoría de las células del cuerpo cuando se produce una estimulación de la membrana celular. Se conocen alrededor de 15 tipos de prostaglandinas. Pero, a efectos de este artículo, nos referiremos brevemente a dos de ellas: PGE1 Y PGE2.

Las PGE1 se forman a partir del ácido gammalinolénico que contiene el aceite de onagra (o a partir de su precursor, el ácido linoleico) e intervienen en los procesos de dolor, inflamación y fiebre.

Las PGE2 se forman a partir del ácido araquidónico, y tienen el efecto contrario a las PGE1. Por ejemplo: desde el primer momento de una inflamación, estas prostaglandinas actuarán favoreciendo el edema, la vasodilatación y aumentando la permeabilidad de los capilares, incidirán en el dolor y la fiebre, y más adelante en el proceso, intervendrán en las reacciones alérgicas.

La doctora Catherine Kousmine que estudió durante más de 45 años la relación entre los aceites y las enfermedades degenerativas, llamó a las PGE1 "prostaglandinas de la paz" y a las PGE2 "prostaglandinas de la guerra", describiendo de esta forma tan gráfica su acción sobre el organismo humano, y también lo esencial que resulta que tu dieta alimenticia incluya ácidos grasos poliinsaturados de la mejor calidad: Sin ellos desaparece la acción frenadora de la PGE1 (prostaglandina de la paz), dejando la vía libre a la PGE2 (prostaglandina de la guerra) que ya no puede ser regulada.

Si otros aceites lo contienen, ¿Por qué usar el de Prímula? Es una forma de atajar camino. Ocurre que para que puedas llegar a fabricar PGE1, es necesario que durante el proceso estén presente otras sustancias: zinc, magnesio, vitaminas B6, Vitamina C, niacina, etc. Pero además hay factores que dificultan o incluso, impiden que la transformación se complete en alguna de sus fases, por ejemplo:
• La edad
• El ayuno
• Muchas grasas saturadas (aceites refinados, margarinas) en la alimentación
• Mucho azúcar (blanco)
• Alcohol
• Déficit específicos de algunas de las sustancias catalizadoras mencionadas antes.

La presencia del ácido gammalinolénico en el aceite de onagra, le ahorra a tu organismo el primer paso de transformación de prostaglandinas, y de esta forma, franquea la primera barrera.

Usar aceites vírgenes, extraídos por primera presión en frío y procedentes de agricultura ecológica en tu alimentación diaria, normalmente será suficiente para asegurarte la ingesta de ácidos grasos poliinsaturados de la mejor calidad.

Volver arriba Volver al Inicio